Ducati, es una marca que ha trascendido todos los aspectos sociales y se ha convertido en una firma mundial, ya sea que a uno le gusten o no las motos, ese nombre nos remite a motocicletas de alto desempeño, pero igualmente hacia el lado el diseño y glamour que le rodean.

A principios de la presente década la marca comenzó a renovarse, informó que en los siguientes años estaría lanzando una fuerte ofensiva de nuevos productos en diversos segmentos, uno de los primeros fue un nuevo ícono para la casa de Borgo Panigale ya que en el 2011, presentó la 1190 Panigale, que con el tiempo ganó diferentes versiones hasta llegar a la “R”, la cual cuenta con números de desempeño sobresalientes como la potencia de 195 hp y un peso en orden de marcha de 189 kg.

Ducati 1199 Panigale R

Ducati 1199 Panigale R. Foto: Ducati

Para Ducati ese no fue sino el punto de partida. La marca continuó buscando soluciones para reducir el peso del conjunto y la evolución de esto es lo que podemos ver en las fotos, una edición exclusiva denominada 1199 Superleggera, que ofrece un desempeño extremo sin perder ese toque de clase. Para lograr su construcción fueron necesarias, además de muchas horas invertidas en investigación y desarrollo, el uso de una serie de materiales exóticos que hacen que su precio ronde los 70.000 dólares.

Ducati 1199 Superleggera

Ducati 1199 Superleggera. Foto: Ducati

¿Pero, qué la hace especial?, la respuesta son los materiales de construcción, comenzando con la fibra de carbón, empleado en componentes del carenado y subchasis, Tungsteno, un metal muy denso que sirve de contrapeso y también es empleado en elementos de rotación, como el cigüeñal. Al emplear este material se puede repartir el peso a lo largo de la moto de manera en puntos muy específicos.

Su batería es de Litio, más compacta y duradera que las de ácido, el Magnesio está presente en el monocasco del chasis y los rines, este material es más ligero y absorbe mejor las vibraciones que el aluminio, que también está presente en partes como manetas, pedales y secciones del motor. Otro material empleado en la construcción de la Ducati 1199 Superleggera es el Titanio que encontramos en el bloque y escape.

Con la exótica dieta anterior, el peso de la Ducati 1199 Superleggera ronda los 170 kg en orden de marcha y 155 kg en seco, es decir sin aceite o gasolina. La potencia si bien no se ha anunciado de manera oficial sobrepasa los 200 hp con una velocidad que supera los 300 km/h.

La moto retoma muchos de la experiencia ganada por la marca en las pistas mundiales del MotoGP y World Super Bike. Detalles como la corona de la cadena hasta la puesta a punto del motor y la electrónica, que la convierten en una moto relativamente dócil, han sido heredadas de su paso por esos circuitos.

En el punto de la electrónica la 1199 ofrece el Wheelie Control (para realizar un “caballito” con relativo control o de plano evitarlo) Traction Control y Engine Brake Control, que sirven para mantener la vertical de la moto aprovechando cada caballo de fuerza del motor sin sacrificar adherencia. La computadora ofrece un sistema de telemetría para estudiar nuestro paso por los circuitos y apunta a zonas de aceleración, frenada e incluso el ángulo de inclinación.

Todas las variantes de modos de manejo se pueden controlar desde el tablero y pueden modificarse en marcha, algo que también llega de las motos de competencia.

Pareciera que esto fuese todo en la Ducati 1199 Superleggera, pero no lo es, ya que sin dudas en un tiempo llegará una versión que marcará un paso más adelante, y de hecho ya existe, ya que el modelo que vemos ofrece un “Race Kit” que además de ofrecer mejoras en la aerodinámica, incrementará su potencia en 5 hp y reduce el peso otros 2.5 kilos.

En el mundo de lo exclusivo a veces menos es más, y este es el caso para la 1199 Ducati Superleggera donde su menor peso le da más potencia, y ese estilo seductor de diseño italiano, un icono, un sueño, es en lo que se convertirán cada una de las 500 unidades que se producirán.