Para los más experimentados, adultos contemporáneos, con más kilómetros recorridos o como les guste decirse podrán recordar que el manejo de antaño era una situación de gusto, de potencia y placer. En Norteamérica las cosas siempre fueron de una sola forma, muchos caballos y motores gigantes dispuestos a rodar en largas autopistas con pocas curvas, esto definió una era y permeó el estilo existente en México.

En el caso de las motos no fue diferente ya que marcas como Victory, Indian y claro, Harley-Davidson apostaron por la misma fórmula, e hicieron máquinas ideales para largos recorridos y un manejo muy físico, en el caso de la marca de Milwaukee pasaron muchos años para que se percataran que las nuevas tendencias, tecnologías y necesidades se les venían encima. No fue hasta el 2013 que dieron inicio al Project Rushmore.

Road Glide 2015

Road Glide Special Foto: Ricardo Silverio

 

Esta iniciativa consistía en escuchar a los usuarios de la marca y literalmente preguntarles cómo se podían mejorar las motos en cuanto a respuesta y ergonomía, además de ello la marca también incorporó “nuevas tecnologías” como frenos ABS, renovado sistema de refrigeración, clutch, suspensiones, conectividad, luces y respuesta gracias al nuevo bloque V-Twin de 103” de 1,690cc.

¿El resultado? algo realmente sorprendente, de hecho me tocó la asistir a la presentación de la primera familia surgida del proyecto Rushmore, la gama Ultra que se veía y escuchaba igual, siendo esto un gran logro para los seguidores de la marca, mientras que el manejo era una mejora diametral respecto las unidades de años anteriores.

Road Glide Special

Luego de este preámbulo histórico, permítanme comentarles que tenía mucho tiempo que no me subía a una moto del segmento touring de Harley-Davidson, de hecho tenía poco más de un año, cuando presentaron la Ultra Roushmore, por ello al ir a buscarla lo primero que pensé fue ¿Cómo iba a lidiar en el tránsito citadino, medir las distancias y pesos además de que existe un punto que no se nota hasta que te subes, y es que el deflector frontal que aloja los faros impide ver el camino a corta distancia?

Road Glide 2015

Road Glide Special Foto: Ricardo Silverio

 

Al comenzar la marcha con la Road Glide las cosas cambian y pareciera que el peso desaparece, gracias a la configuración baja aunada a la corta altura del asiento al piso que nos da un control pleno. Esta moto del segmento bagger (maletas traseras bajas) se convirtió en cada semáforo y avenida en un imán de miradas y esto también es parte de ese “espíritu harlero” de llamar la atención, de convertirse en un personaje rudo al momento de comenzar a rodar.

De hecho lo anterior es realmente el punto medular de todo. Como si fuera la historia del Dr. Jekyll and Mr. Hide, que nos hace pasar de un estado de responsabilidad a una libertad total, algo que solo se siente al subirse a una moto y particularmente a una H-D, el sonido, la vibración y el poderío encienden algo dentro del piloto y ese sentir se magnifica al tomar rumbo desconocido en la carretera, dicen que no importa el destino, sino el viaje y aquí aplica perfectamente, y por ello esta moto que mide poco menos que un auto subcompacto se quedó guardada en la semana, con un plan ya hecho para el siguiente fin.

Una mochila con muda de ropa, artículos básicos, cámara fotográfica y cargadores de equipos fueron los acompañantes en la experiencia de manejo y que mejor que aprovechar las maletas donde sobró espacio, luego, poner algo de música desde el iPod para los tramos citadinos (en carretera no se escucha nada) y si bien no tenía un destino trazado, puse el navegador con mapas carreteros de México esperando tener un buen viaje.

 

Road Glide 2015

Road Glide Special Foto: Ricardo Silverio

Ignición puesta, botón de marcha y la Road Glide toma vida, misma que ya es característica por su sonido, ajusto los espejos, clutch y el sonido metálico y seco de la primera marcha se deja escuchar, del lado izquierdo, el posa pies cuenta con la segunda palanca trasera de cambios, por lo que con un leve movimiento del talón subimos la marcha. Al salir a la carretera noto cierta turbulencia, y me doy cuenta que había olvidado cerrar las entradas de aire frontales, al hacer esto el ruido y movimientos se reducen dejando el sonido del motor más claro mientras que la sensación de “volar” aparece.

En la carretera la estabilidad se siente gracias a los 385 kg (en orden de marcha), pero no reduce el control en la moto, rápidamente engrano la sexta marcha y tomo velocidad de crucero, ¿la velocidad? Aquí no importa, tal vez voy a 150 km/hr, no lo sé y no me interesa, solo sé que voy cómodo contemplando todos los matices de la naturaleza, y si necesito realizar un rebase, se que el V-Twin de aproximadamente 96 hp y el par motor de 142 Nm, estarán a mi disposición y de paso haré rugir un poco más la máquina.

A diferencia de las touring de antaño ahora se siente mayor seguridad de marcha, menos vibraciones y claro un frenado competente gracias al ABS, algo que pedían a gritos estas motos, como les comentaba el cambio fue inmenso gracias a la tecnología.

Road Glide 2015

Road Glide. Foto: Ricardo Silverio

 

Harley le ha dado nueva vida a sus “viejos” productos, aunque todavía les falta mucho camino para hacer que este tipo de motos dejen atrás esa imagen de motos prohibitivas para jóvenes, además de permear a toda la gama con estos avances. Esta es una moto hecha para disfrutarse en viajes largos y con pareja sería mucho mejor, ya que la comodidad que ofrece en la parte trasera hará que llegue de buen humor y bueno sin contar que puede llenar una de las maletas, (o las dos si se descuidan) de todos esos artículos “básicos e indispensables” que las mujeres suelen cargar.

Un punto que destaca también es el trabajo de la suspensión que absorbe prácticamente todo, incluso en caminos adoquinados y terracería ligera, puntos que me tocaron gracias a las interminables obras viales que existen por todas partes, debo decir que se sufre un poco a baja velocidad por el tamaño del conjunto, pero invariablemente terminaremos acostumbrándonos.

La experiencia de manejo en moto siempre variará dependiendo del segmento en que se maneje, este humilde cuenta cuentos que les escribe ha tenido la oportunidad de manejar desde un scooter hasta una deportiva, todas tienen su encanto y función, pero Harley-Davidson siempre tendrá un sabor especial, es como subirte a una máquina del tiempo y retornar “la vieja escuela”, es una burbuja atemporal, es la raíz del manejo, ese que cada día se pierde más. 2015 © nivel-C

http://biomecanico.nivelc.com/top-news-bio/harley-davidson-road-glide-special-aquel-viejo-espiritu-de-manejo-norteamericano/#jp-carousel-5371