En NivelC tratamos de traerles lo más exclusivo de las marcas ya sea de dos o cuatro ruedas, y en ocasiones estos vehículos no necesariamente deben tener interiores en piel, materiales nobles, complejos sistemas de info entretenimiento y es más a veces ni parabrisas…

Así, bajo esta premisa tuvimos la oportunidad de manejar el Yamaha YXZ1000 R (un nombre no muy comercial ni común) el cual significa la puerta de entrada de la marca de los diapasones a los Side By Side deportivos (UTV), este modelo deja muy atrás a lo que ofrecían que estaba pensado más para la movilidad en terreno complicado.

En el mercado ya se encontraban los máximos representantes de este segmento, como lo son el Razor de Polaris y el Maverick de BRP. Yamaha en el desarrollo del Yamaha YXZ1000 R estudió los pros y contras de estos modelos y ofreciendo así un producto competente desde su salida, eliminando problemáticas tan comunes como la poca fiabilidad de la banda y sobre todo una secuencial que deja todo el manejo al usuario.

Yamaha YXZ1000 R

Yamaha YXZ1000 R. Foto: RS

Apartado mecánico

El Yamaha YXZ1000 R es una perfecta combinación de una moto con un vehículo de aventura y esto se nota en las entrañas, comenzamos con el motor tricilíndrico mismo que monta la FZ-09. Si bien no se da un dato concreto del desempeño, la potencia ronda los 120 hp con un par motor superior a los 90 Nm que sirven para mover un conjunto de 699 kg en orden de marcha.

Luego de ese motor tenemos la transmisión que en este caso es secuencial, prácticamente la mismo que en una moto es decir, primera hacia arriba y las siguientes cuatro hacia abajo con la configuración de un auto y con el uso de clutch en cada cambio. Este elemento que es único en este segmento de UTV´s le da una nueva dimensión de diversión y manejo al Yamaha YXZ1000 R.

El Talón de Aquiles de Polaris y BRP es el uso de banda para la transmisión de potencia en el caso de Yamaha no es así por lo que la durabilidad se incrementa y nos disminuye el potencial peligro de quedarnos en el monte sin refacción. A esto también se le suma el sistema de suspensión firmado por FOX, con amortiguadores de gas con doble intervalo. Obviamente cuenta con ajuste total en compresión, rebote y precarga.

Yamaha YXZ1000 R

Yamaha YXZ1000 R. Foto: Yamaha

La experiencia de manejo

Para comenzar la prueba nos dieron una explicación del trazo, el cual ofrecía mucho agarre debido a la tierra húmeda por lo que maniobras de derrape eran complicadas. Luego de esto siguió el momento de subirnos de copilotos para reconocer el camino y desde este punto se pudo sentir un sonido de competencia, una frenada contundente y una absorción por parte de la suspensión realmente sobresaliente.

Luego de ser testigos ahora tocaba manejar el modelo, donde pude acomodar la distancia del asiento y la altura del volante (con todo y tablero) luego de esto venía el momento de engranar primera marcha y poder ver donde cortaba el clutch, fue una sorpresa que el recorrido es corto, rápido y muy suave por lo que la experiencia fue similar a un auto de competencia real. Un golpe al pedal de clutch la palanca rápidamente hacia abajo nos daban las velocidades siguientes al igual que en el caso descendente.

La primera vuelta fue de reconocimiento de acostumbrarme a la caja y ver por mi cuenta el camino, en este momento y aun a baja velocidad el manejo del Yamaha YXZ1000 R requería toda la atención por lo cambiante del terreno. Existía una zona de pequeños montículos que ponían a prueba la suspensión y espalda baja de los pasajeros. La siguiente vuelta ya con un poco más de confianza el acelerador se hundió más, el paso por curva era un constante volanteo para salir a toda velocidad y esto debo decir fue demandante y divertido.

Yamaha YXZ1000 R

Yamaha YXZ1000 R. Foto: RS

Al igual que en una prueba en pista podía aguantar la frenada hasta el último momento y hacer un cambio descendente y frenar para tomar la curva, aunque en este caso el Yamaha YXZ1000 R invariablemente derrapaba. Al llegar esta vez a la zona de montículos a velocidad comenzábamos con un salto y posteriormente era como arrojar una piedra a un lago y que esta rebote en la superficie, ya que la suspensión trabajaba mejor en plena aceleración.
Sin dudas con cada vuelta la confianza al manejar el Yamaha YXZ1000 R se incrementaba y comenzábamos a llegar a los límites, sobre todo los laterales en este terreno y era muy sencillo ponerlo en dos ruedas, pero nuevamente gracias al trabajo de suspensión y dirección era muy sencillo volver a tomar el control.

El Yamaha YXZ1000 R atacará a un nicho relativamente acotado del mercado, uno que busca emociones fuertes y diversión en la naturaleza, pero que también apunta a aquellos usuarios que necesitan más fiabilidad mecánica en sus salidas de fin de semana.

Yamaha YXZ1000 R

Yamaha YXZ1000 R. Foto: RS

Precios: contará con tres versiones que se diferencian por el color, variarán en elementos como asientos y detalles, manteniendo la misma mecánica, además de la versión tope de color amarillo que celebra el 60 aniversario de la marca.

– Anaranjado 410.000 pesos
– Azul 451.000 pesos
– Amarillo 450.000 pesos

Ficha Técnica

Motor: Tricilíndrico 4 Tiempos DOHC, Refrigerado por Líquido
Cilindrada: 998 cc
Alimentación: Fuel Inyection
Transmisión: Secuencial 5 Velocidades
Tracción: On Command 2WD, 4WD y 4WD con bloqueo de diferencial
Peso: 699 kg
Longitud: 3,121 mm
Ancho: 1,626 mm
Altura total: 1,834 mm
Distancia entre ejes: 2,300 mm
Distancia al suelo: 330 mm
Suspensión delantera: Independiente de doble horquilla con barra establizadora y amortiguadores FOX regulables 412 mm de recorrido
Suspensión trasera: Independiente de doble horquilla con barra establizadora y amortiguadores FOX regulables 432 mm de recorrido
Frenos: Doble Disco
Neumáticos: AT 27 X 9 R14 Maxxis MU09
Tanque de combustible: 34 L