Últimamente tuvimos la oportunidad de manejar toda la gama de Vespa México, aunque solo hemos enfrentado a situaciones cotidianas al modelo Clásico y ahora a esta Vespa Sprint. Y es que lo importante es cómo puede esta pequeña “Vespina” hacernos la vida más sencilla en cuanto a movilidad citadina. Este modelo a diferencia del Clásico, nos entrega una mecánica con inyección de combustible lo que mejora la aceleración y velocidad punta.

Vespa Sprint

Vespa Sprint. Foto: Ricardo Silverio

Forma y función

Qué les podemos decir en cuanto a diseño, solo con ver la Vespa Sprint nos damos cuenta de su estilo inconfundible, aunque destaca el faro de forma trapezoidal y detalles más afilados que brindan una vista más deportiva y fresca. En este caso también cuenta con detalles cromados y un tablero de diseño minimalista pero con la información necesaria.

Al frente en la columna de dirección tenemos un pequeño espacio de carga, que permite un acceso más rápido que el que tiene debajo del asiento, y lo mejor es que puede cerrarse con la llave, y este pequeño lugar me sirvió demasiado cuando repentinamente cayó algo de lluvia y metí mi teléfono y cartera. El espacio de carga es suficiente para los cascos no completos y puede dar cabida a una mochila o bolso.

Vespa Sprint

Vespa Sprint

Apartado mecánico

Las cosas aquí son sencillas y funcionales, como ha sido la filosofía de la marca durante muchos años, encontramos un motor de un cilindro de 150 cc, alimentado por inyección de combustible, dejando atrás la carburación del modelo Clásico. Gracias a lo anterior alcanza una potencia de 13 hp (12.9 hp) y un par motor de 9.44 lb-pie asociados a una caja de cambios CVT.

El tanque de combustible es de 8 litros, algo que se agradece en estos tiempos de alto costo de combustible.

Vespa Sprint

Vespa Sprint

Nuestra experiencia de manejo

Hace unos meses cuando probamos la Vespa Clásica, pensé que tenía que enfrentar al modelo a algo para lo que no estuviera preparada, es decir carreteras con pendientes prolongadas, ahora con la Vespa Sprint quería hacer lo mismo para comparar la diferencia entre el carburador y la inyección. Pero antes de ello pude manejar alrededor de dos semanas la Vespa Sprint en la ciudad, donde se convirtió en una excelente aliada de movilidad.

En ciudad pude rodar a horarios de mucho tránsito, donde los autos puede hacer hasta 2 horas para moverse unos cuantos kilómetros, mientras que en la Vespa Sprint hacía poco menos de media hora, y obviamente no se trataba de ir rápido ya que Vespa no lo es, simplemente manteniendo un ritmo que en algunas avenidas con pendiente se veía reducido, y es que mientras yo circulaba a 40 km/hr o menos los autos iban prácticamente detenidos, y los espacios para pasar podían ser difíciles para motos grandes, pero para la Vespa no.

Vespa Sprint

Vespa Sprint

Por fin llegó el momento de salir a carretera a la misma ruta de la Clásica, es decir de la Ciudad de México al Estado de México, por la vía de carretera libre, es decir, con más pendiente y revirada. De entrada durante la circulación en la ciudad noté que la entrega de potencia era ligeramente mayor así como el alcanzar una mayor velocidad, esto sirvió y mucho en esta carretera.

La Vespa Clásica en la parte con mayor pendiente subía alrededor de 40 km/hr, en el caso de la Vespa Sprint los números mejoraron en unos 10 km/hr brindando más seguridad y mejor paso por curva, por otra parte todas estas subidas posteriormente se convierten en bajadas donde la Vespa alcanzó los 110 km/hr y a diferencia de la Clásica, la Sprint no presenta vibraciones en la dirección a velocidad y déjenme decirles que esto fue sumamente divertido… 😀

Vespa Sprint

Vespa Sprint

Obviamente en la parte de subida los frenos no fueron requeridos para nada, pero al bajar los activé y estos no acusaron fatiga y la frenada gracias al ABS era segura. Debido al tamaño de las llantas el manejo a velocidad debe ser ayudado por nuestro cuerpo echándose para delante y así darle más apoyo a la suspensión delantera, esto causa que adquiramos una posición que sin dudas dará risa a todos los que nos rodeen.

Esta ruta la repetí un par de veces más, la segunda con destino a Metepec, a unos 80 km de la ciudad de México, donde con cada metro disfrutaba el recorrido y pensé, si la Vespa Sprint puede llegar hasta acá con un consumo realmente bajo de combustible, sin dudas la ciudad será algo sencillo donde nuestra velocidad máxima en general es de 80 km/hr y realmente circulas a 30 km/hr.

Vespa Sprint

“EEEYYY, UBER, no te necesito”

Por todo lo anterior Vespa sigue siendo un excelente medio de transporte que además tiene algo que ningún otro scooter tiene, y eso es “personalidad” y un diseño clásico que ha traspasado los años, gracias a estas virtudes nuestro probador especial, el Unicornio elegante, vino desde el mundo de la fantasía a manejar y al igual que yo quedó maravillado con la Vespa Sprint.