Ya sabemos, nos encantan los grandes motores y cientos de caballos de fuerza aunque en el tránsito diario circulemos a 30 km/hr. Pero hablando del mundo real, donde necesitamos movilidad tenemos que pensar con los pies en la tierra, un auto es una necesidad pero ya no es muy práctico, una moto, pero no grande para que sea sencillo manejar sin cansancio día tras día y tal vez alguna de alta cilindrada para el fin de semana.

Les comento que tuve la oportunidad de ir a una presentación de Vento en México y me llamó mucho la atención una moto, la Lucky7 una moto que podría considerarse de estilo retro, con toques scrambler, esta unidad se desmarca totalmente del resto de la gama tanto en diseño como en motorización, con un bloque 400cc algo inédito para la marca.

Vento Lucky7

Purrún, nuestro gato catador de comodidad aprueba la Lucky7. Foto: Motorette

La primera impresión

Como les comenté la Vento Lucky7 me llamó mucho la atención y es que salvando las tremendas distancias me recordó a la Triumph Bonneville. La Lucky7 nos muestra un delgado chasis que deja ver al motor de un solo cilindro, en su mayoría los colores son oscuros por lo que resaltan los detalles del tanque bicolor con terminación de aluminio pulido, el asiento corrido, escapes largos a los costados, placa frontal sobre el faro que se puede personalizar y ese par de caprichosos espejos. A la vista me convenció, pero ¿qué trae esta moto?

Vento Lucky7

Vento Lucky7. Foto Ricardo Silverio

Apartado mecánico

Vento no se complica con electrónica ni cosas raras, es pura máquina como antes, por ello tenemos un motor de un cilindro de cuatro tiempos que llega a los 400 cc y ofrece una potencia de 27 hp, el sistema de ignición es electrónico y también por medio de patada, el tanque de combustible es de 13 litros con un peso en orden de marcha de 143 kg. La altura del asiento es de 79 cm y la longitud total es de apenas 218 cm.

Al frente cuenta con un freno de disco simple mientras que atrás monta un tambor, algo que debería mejorarse e incorporar otro disco (olvídense del ABS), en cuanto a las suspensiones adelante cuenta con horquilla hidráulica y atrás con resortes sin ajustes manuales.

Vento Lucky7

Vento Lucky7. Foto: Motorette

Nuestra experiencia de manejo

Cuando conocía de manera estática la Vento Lucky7 pude prenderla y escuchar el escape, y suena a moto de antaño, metálico y hasta cierto punto brioso, sin llegar a ser un escándalo, ideal para que los autos sepan que estás por ahí. Al sentarme me percaté que la suspensión es muy suave ya que bajó considerablemente (peso 90 kg) pero esto hace que la circulación en las destruidas calles de la Ciudad de México sea algo simple, incluyendo topes y baches.

En las fotos laterales podemos ver una tijera algo adelantada, y se encuentra en un buen equilibrio ya que a velocidad es estable, pero permite maniobras en espacios cerrados (o entre coches), los frenos y clutch tienen un tacto muy firme en las palancas y así es la frenada, da confianza aunque debemos saber que será muy sencillo bloquear el tambor trasero.

Vento Lucky7

Vento Lucky7. Foto: Motorette

Lo anterior será un poco raro que pase, a menos que se abuse de la aceleración y velocidad. Ya en el tránsito normal la Vento Lucky7 se mueve “como una bicicleta” y no lo digo en tono despectivo, la capacidad de maniobra es excelente y no pesa nada, además no es alta y permite tener contacto de los pies con el piso, algo que se agradece mucho cuando comenzamos a andar en moto.

La caja de cambios debo confesar que no me gustó mucho, es algo inexacta y en ocasiones encontrar el punto neutral fue un dolor de cabeza, no sé si todas las unidades son así, pero al menos esta moto demo así estaba. Al ponerme en marcha noté que la primera velocidad es muy corta y la segunda será la ideal para sortear el tránsito lento, ya que a determinado régimen de revoluciones la moto acelera y se siente el empuje, incluso en momentos de rebase.

Vento Lucky7

Vento Lucky7. Foto: Motorette

¿Y qué pasa en una salida a carretera?

En la ciudad me dejó un grato sabor de boca excepto por la caja de cambios, y en carretera además llevé acompañante por lo que la suspensión bajó un poco más. En cuanto a velocidad máxima del modelo les debo el dato ya que en ningún momento pude hacer esto, en ciudad y solo posiblemente llegue a los 120 km/hr mientras que en carretera acompañado (y de subida hacia Toluca) la aguja marcaba 85 km/hr, nada malos.

El manejo dinámico de la Vento Lucky7 se ve mermado por un chasis genérico, ya que el trabajo de inclinaciones no se siente fluido, además que la suave suspensión tampoco brinda confianza necesaria, pero se puede hacer sin llevarla al extremo, los frenos también se comportaron de buena manera aunque los materiales ya sea de las balatas o del disco con tanto peso y uso se calentaron, cosa que no me paso solo en ciudad.

Vento Lucky7

Vento Lucky7. Foto: Motorette

El rendimiento de combustible para esta 400cc es muy bueno gracias al trabajo del régimen del motor. Y un punto que no he tocado pero es sumamente importante es que es muy cómoda en cuanto a la posición de manejo, con la espalda recta y brazos descansados sobre el manubrio alto.

Vento Lucky7

Vento Lucky7. Foto: Motorette

En conclusión

La Vento Lucky7 me gustaría para ser una segunda moto de uso citadino, pero hay muchas cosas en las que debe mejorar, por ejemplo en calidad de componentes ya que en algunas zonas ya se le notaba el oxido, la suspensión puede y debe ser mejor al igual que el freno trasero y tamaño de balatas. Con esto posiblemente subiría un poco de precio pero seguiría siendo accesible.

Vento Lucky7

Vento Lucky7. Foto: Motorette

Esta moto es un gran experimento de Vento que propone una moto sencilla y pura con gran estilo, y no que se vea como de reparto, en este punto la marca lo logró, pero requiere mayor refinamiento, vale la pena y mucho aunque solo como transporte citadino.

Precio de la unidad probada al mes de octubre 2017: 55.649 pesos