Seguramente la marca Vanguard Motorcycles no les dice nada pero François Xavier Terny y Edward Jacobs quienes desarrollaron la marca Confederate Motors y de hecho esa línea de diseño se mantiene con la Vanguard Roadster con un diseño imponente y rudo, aunque en este caso el uso del metal está llevado al extremo y le queda muy bien.

Comenzando por el apartado mecánico la Vanguard Roadster cuenta con un motor S&S X-Wedge v-twinde, el cual ha demostrado su poderío particularmente en el par motor y por ello también lo encontramos en el Morgan 3 Wheeler. Este gran bloque de 1.917 cc desarrolla 100 hp y un torque de 150 Nm, datos que sobrepasan por mucho a la mayoría de las motos custom de hasta 1.800 cc. La potencia a la rueda posterior se lleva a cabo por medio de cardán.

Vanguard Roadster

Vanguard Roadster. Foto: Vanguard Motorcycles

Al igual que las Confederate, esta Vanguard Roadster es solo para una persona, y el diseño privilegia al uso del metal y a cierto toque minimalista, la Vanguard pareciera la unión de tres piezas simples, tanque y asiento con motor y las ruedas. El motor logra conjuntar todo el apartado técnico y de paso va anclado a el el monobrazo basculante trasero una solución extraña que augura una dureza excepcional.

Las llantas y rines son de gran tamaño y en el caso del trasero se olvida de diseños artísticos, por una superficie completamente hecha de aluminio. Al frente se muestra la tijera invertida con brazos más anchos de lo acostumbrado así como un diseño un tanto raro (podría verse mejor) de las luces con tres pares de LED.

Vanguard Roadster

Vanguard Roadster. Foto: Vanguard Motorcycles

El tanque de combustible no es de metal, es de fibra de carbono pintado y esta parte podría considerarse como la de una moto flat track, café racer o algo entre estos conceptos. Además la Vanguard Roadsteral igual que la Confederate G2 P51 Combat Fighter cuenta con superficies en material transparente en partes como el motor y la suspensión. Pero tal vez el mejor detalle es el sistema de escape donde el tubo sale y se integra de inmediato a la parte trasera del colín del asiento con pequeñas salidas laterales, así que si alguien osa subirse de copiloto seguramente recibirá una fuerte quemada.

Vanguard Roadster

Vanguard Roadster. Foto: Vanguard Motorcycles

Tal vez a primera impresión no se han dado cuenta que la Vanguard Roadster no usa retrovisores, y es que al final del colín cuenta con una cámara que mandará su señal a una pantalla que parece de table montada en sobre el tanque y que además servirá de cuadro de instrumentos, esta posiblemente sea la peor idea en todo el diseño, sin contar lo poco práctica en el uso diario con los puntos ciegos hacia atrás.

El precio de esta moto rondará los 30.000 dólares y de entrada se fabricarán 200 unidades y la puesta a la venta será en 2018, aunque la marca anuncia que la Vanguard Roadster no estará solo y tendrá dos variantes que dicen todo su enfoque en el nombre la Vanguard Cruiser y Vanguard Racer.