Haciendo un poco de memoria en la historia de mis pruebas de manejo de motos, recordé que de Suzuki he tenido pocas experiencias, de hecho la anterior fue también de la V-Strom 650, pero de generación pasada. Por ello cuando nos avisaron que tendríamos una semana la nueva Suzuki V-Strom 1000 XT fue un motivo de alegría, tomando en cuenta que apenas llegó a México hace unas semanas.

La Suzuki V-Strom 1000 XT llega con mucha historia en sus ruedas, ya que podría decirse que es una evolución de la Suzuki DR-Z de los 90´s, además de la experiencia que ganaron en el Rally Dakar con modelos como la DR Big, DR750 y DRZ 750 Sr43 y justo de aquellas motos de antaño toma el diseño del carenado frontal con terminación en punta, y no es que sea una copia de BMW GS como pudiera pensarse actualmente.

Suzuki V-Strom 1000 XT

Suzuki V-Strom 1000 XT. Foto: Ricardo Silverio

Forma y función

El diseño se adecúa a los tiempos corrientes, es decir, a favor de la aerodinámica y esto lo podemos ver en el frontal con las caprichosas formas y difusores de aire, el parabrisas cuenta con distintas posiciones y un carenado abultado que le da una vista de mayor tamaño.

La parte baja permite ver el motor y los detalles de la suspensión trasera y basculante. El asiento de una sola pieza es corrido y cómodo para una persona aunque para un pasajero se muestra insuficiente. Un detalle visual que se nota y mucho son los rines multi rayos. El escape es de gran tamaño dándole un carácter rudo.

Suzuki V-Strom 1000 XT

Suzuki V-Strom 1000 XT. Foto: Ricardo Silverio

La posición de manejo como te puedes imaginar es cómoda, primero por el asiento de gran tamaño y luego por la posición del manubrio que permite a los hombros ir relajados. Algo que podría definir a la Suzuki V-Strom 1000 es la sencillez de sus elementos desde los botones de controles hasta el diseño, y es que solo cuenta con lo indispensable para rodar contentos.

Apartado mecánico

La Suzuki V-Strom 1000 como bien lo dice su nombre cuenta con un motor de dos cilindros de 1.000 cc que desarrolla 100 hp y un par motor de 103 Nm para mover un conjunto de 232 kg en orden de marcha. Estas especificaciones solo tienen un rival en el mercado mexicano y es la Honda África Twin de 998 cc pero que desarrolla 94 hp y un par motor de 98 Nm, además el modelo de Honda es más caro por casi 20.000 pesos.

Suzuki V-Strom 1000 XT

Suzuki V-Strom 1000 XT. Foto: Ricardo Silverio

La caja de cambios es de seis pasos y la transmisión de potencia a la llanta trasera es por medio de cadena, la altura al piso desde el asiento es de 850 mm y a capacidad del tanque de combustible es de 20 l. La Suzuki V-Strom 1000 XT llega con frenos ABS de serie y una electrónica básica para el usuario, con tres opciones de manejo, donde varía la entrega de potencia y el actuar del control de tracción y el ABS.

Nuestra experiencia de manejo

Por lo regular como usuarios y probadores siempre asumimos que más es mejor, cuando es todo lo contrario y no siempre es lo mejor tener una máquina grande para una moto de doble propósito, como por ejemplo una Yamaha Super Teneré o BMW GS 1200 que resultan muy pesadas. La Suzuki V-Strom 1000 brinda un gran equilibrio entre peso y potencia.

Suzuki V-Strom 1000 XT

Suzuki V-Strom 1000 XT. Foto: Ricardo Silverio

Lo anterior lo pude comprobar desde el primer momento en ciudad, la moto es más esbelta que las de la competencia y el peso está repartido en la zona intermedia del cuadro por lo que la maniobrabilidad es buena a baja y media velocidad. La respuesta del motor gracias al torque es inmediata en ciudad solo basta hasta la quinta marcha para ir a velocidad crucero sin sobresaltos y en tránsito pesado tenemos la ventaja del ISC, que es un sistema que ajusta la velocidad de ralentí para evitar que la moto se “jalonee” o incluso se apague.

En la ciudad probé los modos de manejo aunque el que desconecta todos los sistemas de seguridad mejor lo dejé para nuestro día en tierra. Algo que no terminó de gustarme y noté desde baja velocidad fue la suavidad de la suspensión delantera la cual ocasionaba demasiados movimientos inerciales al frenar e incluso en frenadas de pánico se “pica” demasiado al frente algo que además de sacarnos de balance complica mucho el maniobrar no importando mucho los frenos ABS.

Suzuki V-Strom 1000 XT

Suzuki V-Strom 1000 XT. Foto: Ricardo Silverio

El manejo en ciudad fuera del efecto que les acabo de mencionar fue realmente cómodo, a baja y media velocidad la Suzuki V-Strom 1000 se comporta como una moto de menor tamaño y los topes, baches y pisos destruidos que solemos tener en la grandes ciudades latinoamericanas no serán ningún problema y de hecho ni los sentiremos.

Pero queríamos llevar a la Suzuki V-Strom 1000 fuera de sus zona de confort, es decir a la tierra, y es que como pueden ver en las fotos tenía neumáticos para calle por ello enfrentarla a piedras y superficies con poca adherencia pondrían a prueba la puesta a punto del chasis. Así que nos dirigimos a la zona del Ajusco en la Ciudad de México donde hay grandes extensiones para ir a empolvarse.

Suzuki V-Strom 1000 XT

Suzuki V-Strom 1000 XT. Foto: Karla Zuñiga

Para llegar al punto tomamos un camino sinuoso que permitió sentir la facilidad de maniobra y la inclinación lateral que se puede lograr, aunque el efecto de irse adelante al frenar no terminó de gustarme. Aceleración y recuperación de velocidad no fueron problema para la V-Strom y al comenzar a jugar con los modos de manejo se siente como la entrega de potencia cambia, permitiendo así tener consumos de combustible menores.

Ya por fin en el sendero de tierra le dije adiós al control de tracción y ABS por lo que la Suzuki V-Strom 1000 permitió más juego con el cuerpo, obviamente las llantas no ayudaron en nada pero eso era parte de la diversión, la tracción aun así fue buena, siempre y cuando no abusara del acelerador a la salida de la curva, la suspensión suave aquí jugó a favor con movimientos rápidos aunque al tocar piedras grandes se comprimía demasiado eso se sentía en los brazos. En algunos momentos en el camino se dieron algunos pequeños saltos y el peso de la moto ayudaba a tener un control total, insisto como si se tratara de una moto de menor tamaño.

Suzuki V-Strom 1000 XT

Suzuki V-Strom 1000 XT. Foto: Ricardo Silverio

Esto último sin dudas es el mejor atributo de la Suzuki V-Strom 1000 la sencillez de manejo que no tienen sus rivales de 1.200 cc, una moto apta para comenzar en el mundo de las de alta cilindrada pero fácil de llevar. Una moto que se olvida de muchos botones y opciones electrónicas para darle al usuario lo necesario para divertirse, tal vez lo único que a mi parecer cambiaría sería la suspensión delantera, pero esto será cuestión de gustos y necesidades.

Costo de la unidad probada al mes de mayo de 2017: 244.990 pesos mexicanos.