Royal Enfield es una de esas marcas con una historia muy rica, que ha pasado la barrera del centenario en su existencia, con altas y bajas y claro con un inicio muy variado, basta con decir que Ciclo United (1893) fabricaba motos, bicicletas, podadoras de césped, motores y de paso hasta fusiles. Pero algo que mantuvo desde el principio en cuestión de motos fue en especializarse en unidades de cilindrada baja y media. Y esto se nota con la nueva Royal Enfield Himalayan.

Con el paso del tiempo el origen inglés de Royal Enfield solo se quedó con el nombre, luego de ser adquirida por Madras Motors de la India y con el tiempo toda la producción se fue para aquel país, algo que le sentó bien a Royal Enfield toda vez que en la India se han especializado por motos resistentes y de cilindrada media.

Royal Enfield Himalayan

Royal Enfield Himalayan. Foto: Royal Enfield

En el presente la marca cuenta con cuatro familias, Retro Street (familia Classic), Cruiser (familia Thunderbird), Standard Street (familia Bullet) y la más reciente Café Racer con la Continental GT. Pero ahora se suma un nuevo producto la Royal Enfield Himalayan que hace gala de toda la filosofía de la marca, cilindrada media, diseño MUY retro, hecha para resistir y que se remonta a la época de las motos cuando era importante su función y no su potencia, una compañera de aventura.

El apartado mecánico es simple y ese también es parte de su encanto ya que incorpora un motor de un solo cilindro de cuatro tiempos enfriado por aire de 411 cc, y desarrolla 24.5 hp y un par máximo de 32 Nm que sirven para mover un conjunto de 182 kg. La caja de cambios es de cinco marchas y presume una horquilla telescópica delantera de 200 de recorrido y un amortiguador monoshock trasero.

La altura del chasis se encuentra en los 220 mm y algo que la marca se ocupó mucho en informar es que el pequeño tanque de combustible de 15 litros puede ofrecer una autonomía de 450 km, eso sí, no sabemos a qué velocidad máxima.

El tablero de la Royal Enfield Himalayan es extraño, ya que muestra una combinación de elementos analógicos y digitales, en un círculo encontramos el velocímetro y la parte baja cuenta un pequeño display, se complementa con el indicador de gasolina, tacómetro y de paso una brújula digital, por si gustan aventurarse al Himalaya.

Posiblemente la visión empresarial de Royal Enfield no ha sido la más adecuada ya que en el presente las motos de media cilindrada y de aspecto retro se han vendido mucho, pero en algunos mercados aun cuando se oferten las personas no las conocen.

Royal Enfield Himalayan una moto de estilo y apariencia del pasado pensada para el uso rudo y si puede con las montañas sin dudas podrá con la jungla de asfalto.