A finales del año 2015 BMW anunció que entraría de lleno en el segmento de motos de baja cilindrada, que es el de mayor demanda en el mundo. Luego en abril de 2016 se presentó de manera estática el modelo, pero por problemas en calidad de manufactura (en la fábrica de la India) y logística de distribución no pudo llegar como estaba planeado, pero ahora la BMW G 310 R ya está en las concesionarias de BMW Motorrad México.

Durante la presentación del año pasado también se había anunciado un precio que rondaba los 84.000 pesos, pero los constantes cambios de paridad peso dólar no permitieron que esto se mantuviera, así que la BMW G 310 R se encuentra disponible en 95.000, con asistencia en el camino, frenos ABS, planes de financiamiento y con un enganche del 10%.

BMW G 310 R

BMW G 310 R. Foto: BMW Motorrad México

Apartado mecánico

Y bueno, este apartado ya es muy conocido, la BMW G 310 R ofrece un motor de un solo cilindro de cuatro tiempos de 313 cc, refrigerado por agua que desarrolla 34 hp y un par motor de 28 Nm. Con esto y según las pruebas de BMW tiene un rendimiento de hasta 30 km/lt y el peso en orden de marcha es de 158.5 kg. La transmisión es manual de seis cambios y la transmisión de potencia a la rueda trasera es por medio de cadena.

La competencia

Algo muy importante en este segmento Premium es que la BMW G 310 R se convierte en la más barata por así decirlo, ya que por ejemplo la Duke 390 se va hasta los 105.000 pesos, aunque esta tiene un corte mucho más deportivo. La que podría ser la rival directa es la Yamaha MT-03, aunque no ofrece frenos ABS y el precio (como en toda la gama) se elevó de forma dramática llegando hasta los 113.999 pesos (sí, más que la KTM). Así que el equilibrio entre costo y beneficio se va hacia la alemana.

BMW G 310 R

BMW G 310 R. Foto: BMW Motorrad México

Nuestro primer contacto

Vamos directo al punto, ya la conocíamos, faltaba manejarla en México y la prueba fue mucho más demandante de lo que parecía al principio debido a las fuertes lluvias que han caído en la zona central de México, ocasionando que la carretera estuviera llena de charcos, lodo, tierra y piedras, pero esto significó una prueba más extrema y real, que si la pasábamos, harían que el día a día en la ciudad fuera algo sencillo.

La prueba comenzó temprano con mucho frío, la salida por carretera libre nos dio los primeros compases de manejo y respuesta. El sonido de motor es ronco y agradable al subir las revoluciones y extrañamente se parece al de sus hermanas mayores. La aceleración sin ser el de una deportiva es apta con primera y segunda muy cortas, de hecho la velocidad óptima que encontré fue la cuarta (o para realizar un rebase) ya que quinta y sexta estaban destinadas más a un tramo carretero.

BMW G 310 R

BMW G 310 R. Foto: BMW Motorrad México

Desde las primeras curvas se sintió una gran estabilidad en todo el conjunto, esto debido a lo largo del basculante que permite un paso por curva rápido, a esto se suma el ancho del neumático trasero. Cuando el cuerpo se acostumbró al clima el contingente de 10 motos tomó un ritmo más alegre. La caja de cambios tiene un tacto muy suave, algo que también se nota en la gama alta de la marca y la calidad de marcha era excelente, esto por la puesta a punto de la suspensión que a baja velocidad se siente muy suave pero a velocidad ofrece mayor rigidez, apoyada por la suspensión delantera invertida.

En el caso de la frenada, si bien es competente tiene un tacto extraño, algo suave para lo que esperaríamos en una moto de corte deportivo, pero tal vez ideal en una moto pensada para el uso citadino.

BMW G 310 R

BMW G 310 R. Foto: BMW Motorrad México

El trayecto continuó por una zona realmente sinuosa, con curvas de doble radio de giro, ciegas y llenas de lodo, por lo que la maniobrabilidad lo fue todo, así como la frenada y la absorción de la suspensión, y fuera de alguna vuelta con pequeñas piedritas en la trayectoria no tuve mayor problema, ya que el bajo peso permitía corregir de inmediato sin esfuerzo.

Pero el plato fuerte fue llegar al Kartódromo de Valle de Bravo, un circuito con curvas cerradas y rectas reducidas que hacían que el juego de cambios se quedara entre la segunda y tercera marcha, la estabilidad y seguridad comenzaron a causar que cada vez inclináramos más la moto hasta el punto de tocar el posa pies, y la estabilidad brindada por los neumáticos fue total.

BMW G 310 R

BMW G 310 R. Foto: BMW Motorrad México

Los cambios de velocidad rápido permitían una salida de curva rápida y la frenada (que insisto me gustaría más potente) nos mantenía sobre la línea ideal todo el tiempo. Luego de casi acabarnos la gasolina en el kartódromo y pasar a cargar combustible, el regreso bajo lluvia y por autopista permitió ir más rápido por momento, en mi caso pude subir hasta los 140 km/hr y todo bajo control, ya en el rango de las 8.000 rpm, es decir muy cercano al límite de corte.

¿Es una moto Premium BMW?

La respuesta es, No. En efecto cuenta con toda la infraestructura y apoyo de la marca y claro, el logotipo, pero al verla es tan diferente al resto de la gama (bien pudo parecerse a la K 1300 R) que bien pudo ser de cualquier otra armadora, desde mi punto de vista les faltó imaginación al diseño. Pero como primera moto y de entrada al mundo BMW es una excelente opción, además del precio que la sitúa como la mejor opción.

BMW G 310 R

BMW G 310 R. Foto: BMW Motorrad México

Ahora fue la G 310 R y tal vez en menos de un año tendremos la versión GS de esta moto, esa creo que al menos en el apartado visual, tiene una personalidad más marcada y diferenciada.

Opinión MUY personal

Como entusiasta de las motos es muy buena la incursión de BMW en este segmento de motos. Me di cuenta que el chasis y motor tiene mucho rango de mejora, tal vez no para la 310, pero sí en futuras versiones como una hipotética deportiva con un motor más “apretado” y suspensión firme, aunque sin dudas las personalizaciones post venta inundarán el mercado en poco tiempo.