Hace unas semanas tuvimos un día de diversión en pista y es que llevamos el Mustang Shelby y solicitamos a Yamaha de México la R1 para poder usarla en su elemento, la pista, pero la marca nos sorprendió con otras dos motos la XSR900 y la Yamaha FZ-10 (MT-10 en otros mercados) recién desempacada y tan nueva que tuvimos que rodar unas cuantas vueltas lento para asentar el chasis y llantas.

En nivel-C sabíamos que esta moto ya estaba “escondida” en las oficinas de Yamaha en preparación para su lanzamiento, por ello fue una sorpresa verla lista para rodar.

Yamaha FZ-10

Yamaha FZ-10. Foto: Ricardo Silverio

Forma y función

La Yamaha FZ-10 pertenece a la nueva gama de motos que la marca ha desarrollado del “Dark Side of Japan”, con unidades pensadas para el uso urbano y diseño naked, concepto que le da agresividad no importando si es de baja cilindrada como la MT-03, pero en este caso la FZ-10 se ve agresiva, y lo es también ya que llega con el mismo motor que ofrece la R1, si bien la potencia se reduce, eso no quiere decir que 160 hp sean pocos.

El diseño de la Yamaha FZ-10 destaca por sus detalles, por ejemplo las tomas laterales en tono negro, color que aparece en la mayoría del conjunto, y que solo es interrumpido por un mínimo carenado que notamos en los deflectores laterales, salpicadera delantera, tapa de tanque de combustible y deflector de aire frontal. En el caso de la unidad que probamos ofrece rines de color amarillo, algo de gusto dudoso pero como sabemos existe mercado para todo.

Yamaha FZ-10

Yamaha FZ-10. Foto: Ricardo Silverio

La vista frontal de la moto es atractiva y nos recuerda un poco las formas que tenía la R1 de generación pasada con dos faros aunque en este caso solo cubiertos por un minúsculo plástico negro. El asiento es grande y cómodo, apto para dos personas y un viaje largo. En el costado derecho encontramos el escape de forma simple, tal vez esto es lo que menos va con el diseño agresivo del modelo pero siempre existirán opciones post venta.

El tablero de funciones proviene directamente de la R1, por ello encontramos una gran pantalla digital con toda la información requerida, como las revoluciones en la parte alta, marcha engranda, velocidad, combustible, modo de manejo, computadora de viaje, etc. Esto sin dudas le da una buena terminación deportiva.

Yamaha FZ-10

Yamaha FZ-10. Foto: Ricardo Silverio

Pero sin dudas lo que se roba la vista en la Yamaha FZ-10 es motor que está sujeto por un discreto chasis y esto es parte del concepto de motos naked, donde se privilegia la vista del apartado mecánico

Motor y especificaciones

Como les comentábamos la Yamaha FZ-10 usa el bloque desarrollado para la R1, es decir un cuatro cilindros de 998 cc que desarrolla 160 hp y un par motor de 160 Nm, asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. La transferencia de potencia a la llanta trasera es por medio de cadena.

La Yamaha FZ-10 no es precisamente pequeña, ya que tiene una longitud de 2.095 mm y la altura del asiento es de 825 mm, el peso en orden de marcha se va hasta los 210 kg y la capacidad del tanque de combustible es de17 litros.

Yamaha FZ-10

Yamaha FZ-10. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra Experiencia de Manejo

Por fin llegamos a la parte divertida. De entrada la Yamaha FZ-10 ofrece una posición de manejo muy relajada que puede usarse sin mayor problema a diario, aunque en pista no tuvimos oportunidad de saber si emanaba mucho calor al circular lento, algo que pasará en el tránsito normal. Llave puesta, botón de encendido y nos llama la atención un sonido agudo en comparación con la R1 pero que va acorde al resto de la gama FZ/MT. En este caso el sonido se magnifica y le da mucho carácter al modelo ya que se deja sentir desde el rango bajo de revoluciones.

Las primeras vueltas como les comentamos fueron lentas ya que las llantas todavía no estaban “curadas” y eran muy resbalosas, después de un tiempo llegó la confianza para curvear, acelerar y frenar y comenzamos con nuestra prueba, donde pudimos comparar en ese momento la entrega de potencia entre la R1 y la FZ-10.

Yamaha FZ-10

Yamaha FZ-10. Foto: Ricardo Silverio

En el caso de la Yamaha FZ-10 la relación de la caja de cambios es ligeramente más corta por lo que en la Pista del Centro Dinámico Pegaso pudimos engranar la cuarta marcha (Con la R1 apenas dos) dándonos así una mejor sensación de control, pero cuando acelerábamos era contundente, no “brutal” como la R1 pero sin dudas la FZ-10 no será apta para motociclistas con poca experiencia.

Obviamente el concepto naked de la Yamaha FZ-10 influye mucho en la sensación de velocidad ya que no tiene apoyos aerodinámicos y la postura del piloto es erguida por lo que nos convertimos en una “pared” en contra del viento y esto lo resentirán los brazos y el cuello. Ya tenemos el parámetro de aceleración, sonido y comodidad, pero ¿qué tal se mueve en curvas?

Yamaha FZ-10

Yamaha FZ-10. Foto: Ricardo Silverio

Algo que Yamaha ha hecho muy bien, es el desarrollo de su chasis Deltabox y para el caso de las motos nuevas es parte medular del buen manejo que ofrece la gama, una buena moto que se jacte de serlo debe ser maniobrable en baja y alta velocidad y esto se logra con un buen equilibrio de pesos que principalmente se encuentre en la parte baja. Y esto la Yamaha FZ-10 lo logra, con decirles que fuera de un ligero sentir de mayor peso, esta moto se puede mover tan ágilmente como la FZ-09. Aquí también influye un nuevo ángulo de inclinación en la suspensión delantera por lo que los giros pueden ser más cerrados y reactivos en situaciones dinámicas.

El curveo a velocidad puede llevar a la moto a ángulos extremos, más cercanos al de una moto deportiva que el de una Naked y el limite físico (posapies) se alcanza muy abajo por lo que si gusta de un manejo usando mucho el cuerpo con la FZ-10 lo podrá tener. Cuenta con modos de manejo como ya es casi obligado en las motos modernas y este actúa principalmente en la entrega de potencia del motor, algo muy útil si se ocupa en la calle, carretera o pista.

Yamaha FZ-10

Yamaha FZ-10. Foto: nivel-C

Regresando al tema del manejo, los nuevos desarrollos de motores Yamaha brindan gran potencia desde la parte baja de las revoluciones, esto se traduce en una mejor aceleración y sobre todo una mejor recuperación que se utiliza al salir de curva incluso si se está en cuarta marcha. En el trazo sinuoso donde estuvimos la sencillez de maniobra fue sobresaliente haciendo que esos 210 kg se disiparan ya sea tomando las curvas con el cuerpo hacia dentro del radio de giro o manejando relajado. Los elementos del freno son precisos y poderosos gracias al sistema de ABS por lo que en ningún momento tuvimos movimientos nerviosos y gracias a la firmeza de la suspensión prácticamente no había movimientos frontales de compresión.

En conclusión la nueva Yamaha FZ-10 es un gran producto, con diseño agresivo y mecánica contundente, que si bien cuenta con diversos apoyos electrónicos, estos no son intrusivos y permiten tener todas las sensaciones de manejo que los pilotos gustan, pero con la capacidad de tener una entrega de potencia relativamente suave para usarse a diario.