La carrera celebrada en el Red Bull Ring tuvo dos protagonistas, en primer lugar el dominio aplastante de Ducati que comenzó desde las prácticas hasta el 1-2 del podio, algo que tenía mucho tiempo que no pasaba y regresa a la senda del triunfo a las motos italianas. Y por otra parte la presentación de la KTM de MotoGP que se integra a la parrilla del campeonato 2017.

En las pruebas realizadas sobre este mismo trazo hace unas semanas, KTM presentó su nueva moto pero ahora en el GP de Austria mostró los colores de batalla y el diseño final que nos da la impresión de una moto del pasado, incluso de cuando el MotoGP era de 500cc. Esto debido a las líneas rectas del tanque de combustible, ancho del frontal y colín.

Tal vez evoca al pasado o simplemente así funciona bien en las pruebas del equipo, cabe destacar que para el 2017 el MotoGP ya no usará alerones en las motos y por ello tal vez las formas de la KTM, pero al final lo que importa es que gane carreras y así sin dudas se verá muy atractiva.

Y con este lanzamiento oficial queda esperar algún anuncio para las motos de calle, KTM necesita una súper moto ¡ya!