KTM de México realizó una presentación muy especial, donde nuestro país se convirtió en la sede de medios de América Latina, de directivos y de concesionarios de la marca. Usando como escenario el museo Soumaya, las máquinas 1050 Adventure y 1290 Super Adventure se dejaron ver por primera vez en América Latina.

 

Para algunos “arte no puede tener movimiento” y por ello los vehículos no pueden considerarse arte, pero para los amantes de las motos KTM presentó un par de obras maestra que presumen una carga tecnológica con ayudas para el manejo sobresalientes que no sacrifican sensaciones. La elegante presentación marcó solo el inició de la aventura programada para el día siguiente en el que se volvió a presentar esa transformación que tienen los motociclistas, de corbata y saco a traje con protecciones para la ruta.

Siendo las 8:00 AM unas 20 unidades entre KTM Adventure 1090 y KTM Super Adventure 1290 se encuentras formadas y listas para arrancar. Para mi buena fortuna me tocó probar el tope de gama, la Super Adventure, una moto que desde que se presentó a mediados del año pasado dejó a todos sorprendidos, el ¿por qué de esto?, es simple, es la moto doble propósito más potente, sobrepasando holgadamente a BMW, Triumph, Yamaha, e incluso Ducati, ya que la Multistrada se queda corta en cuanto a torque.

Para ponernos en contexto les debo decir que la última “camada” de motos deportivas (1,000 cc) que se han lanzado, promedian 200 hp y son ligeras, en el caso de la 1290 tiene 160 hp y un torque de 140 Nm con la ventaja de se pueden tener 105 Nm desde las 2,500 revoluciones, situándola por arriba del desempeño del bloque V-Twin de 1,690 cc de la Harley Davidson Ultra, ¿nada mal verdad?

Este motor comparte muchos elementos mecánicos con la KTM Super Duke R, y mejora algunos aspectos como los pistones que son 47 gramos más ligeros. El cigüeñal también fue mejorado para reducir las vibraciones y hacer una moto más refinada. Esto también se puede notar en el tacto de las manetas de frenos y clutch que son suaves.

La electrónica a nuestro servicio

Este es uno de los puntos fuertes de la Super Adventure, por ejemplo tenemos la suspensión firmada por WP, -lideres en el mundo de enduro- adaptan en tiempo real el nivel de amortiguación. La suspensión cuenta con modos predeterminados: Soft, Street, Sport y Off Road, que varían la dureza de la misma, aunque por ejemplo si rodamos en modo suave y hacemos una frenada de emergencia los sensores adaptarán los amortiguadores para que la motocicleta “no se pique” al frente y perdamos el control.

Las opciones de dureza de la suspensión, se pueden combinar con los modos que ofrece el control de tracción, tendremos la opción Rain, Off Road con “solo” 100 hp, mientras que Street y Sport liberan la potencia con diferentes grados de asistencias, y permitiendo determinado deslizamiento de la llanta trasera.

Otros elementos de seguridad y lujo que ofrece la KTM Super Adventure 1290 son: sensor de presión de neumáticos, luces LED con iluminación que actúa en curva y control de arranque en pendiente.

La prueba

Al principio de la prueba nos dieron los parámetros de seguridad y explicación de la ruta, acto seguido tomamos las llaves de las motos al azar; cuando me percaté que manejaría la 1290 fue primero un gusto pero inmediatamente después sentí preocupación, ya que debía de comenzar con la más grande. La altura del asiento va de los 860 a los 875 mm., además es muy ancha, por lo que un piloto de alrededor de 1.75 metros apenas apoyará las puntas de los pies. Luego de acostumbrarme a las dimensiones arranqué el motor, se percibió un sonido suave y ronco sin vibraciones.

Los primeros kilómetros los realicé en el modo estándar; es decir, con las opciones de suspensión y motor, Street, de esta forma se sentía firme y absorbía topes y baches sin problema alguno. La entrega de potencia era contundente y se puede dosificar con un leve movimiento de la muñeca derecha. En este modo salimos hacia una parte de carretera con amplias rectas donde pude acelerar a fondo por un momento y dejar el velocímetro en 220 km/h.

La segunda parte del viaje nos llevó a una zona sumamente dañada, con tierra y hoyos tipo cráter que nos esperaban en cada curva. Antes de comenzar esta parte del trayecto había puesto los modos Sport, y se sentía mayor firmeza y una entrega de potencia con mayor contundencia. En esta parte me llamó la atención la capacidad de la suspensión para adaptarse al camino, incluso cuando ya no podía evitar un hoyo apenas si se sentía y esto también aplicaba en la curva.

Llevábamos un ritmo rápido y las frenadas fueron claras, sin movimientos nerviosos, esta confianza también se sentía en el curveo con tierra suelta, o cuando se tenía que frenar en curva. Existió una parte donde pudimos meternos a la tierra y utilicé los modos Off Road, donde de inmediato pude percibir un torque mayor con una entrega suave, así como una suspensión ligeramente blanda.

En resumen

Las motos doble propósito siempre han sido las más completas de todas familias, ya que permiten circular por la ciudad con comodidad, además de poder emprender un viaje largo y si se acaba el asfalto, la tierra no nos detendrá. Tal vez su único pecado era la falta de velocidad, cosa con la que KTM no es un problema ya que su desempeño rebasa por mucho a una deportiva 600 cc. El diseño es elegante y moderno, en fin la KTM Super Adventure 1290 es una sobreviviente de la jungla que porta un traje a la medida para lucir en sociedad.