A mediados del año 2015, tuvimos la oportunidad de probar la nueva generación de las motos para viaje de KTM, puntualmente la 1290 Super Adventure con “solo 160 hp”, una doble propósito que me sorprendió por la respuesta que tenía en el acelerador. Posteriormente en el mundo se presentó la KTM 1290 Super Duke R, que podría considerarse turismo deportivo o naked, y presumía el mismo motor, pero con 177 hp, un auténtico monstruo con potencia de súper deportiva, por ejemplo la nueva Honda CBR1000RR tiene 178 hp.

Pasó algo de tiempo en poder subirnos de nuevo a una KTM y valió la pena la espera, con la KTM 1290 Super Duke R, una moto con un diseño radical, algo que tanto KTM como Kawasaki han logrado un lenguaje único por medio de rectas y ángulos extremos, obviamente cuenta con una gran carga tecnológica de ayudas, pero es muy diferente que en la mayoría de marcas que es algo intrusiva, con la Super Duke, sabes que estás manejando y sientes todo.

KTM 1290 Super Duke R

KTM 1290 Super Duke R

Forma y función

Las formas que vemos no pasan desapercibidas, más allá de los elementos anaranjados del chasis, detalles visuales y rines, encontramos un carenado afilado al frente principalmente que apoya el apartado aerodinámico, por lo que no es 100% naked. La parte trasera cuenta con un sub chasis en tono negro que deja una vista flotante del generoso asiento para piloto y pasajero y en la parte derecha encontramos un escape con detalles en aluminio.

El diseño de las luces también es algo único y va coronado por un parabrisas que sirve muy bien para las velocidades que alcanza esta KTM 1290 Super Duke R. El tablero de instrumentos cuenta con un gran reloj análogo para el tacómetro con una pantalla con la información del viaje, modos y todo eso a lo que ya estamos acostumbrados. A la izquierda está otra pantalla para configurar el mapeo de motor y modo de manejo, pero tal vez eso pudo ser mejor integrado en la pantalla central y no tener una segunda que no sirve para nada más en el viaje.

KTM 1290 Super Duke R

KTM 1290 Super Duke R

En la mano izquierda tendremos los botones para el menú de funciones con una sencilla operación y no debo dejar escapar la oportunidad de señalar la cantidad de detalles que tiene casi en cada tornillo con la marca KTM, algo que solo había visto (y salvando las distancias) con la marca Indian.

Apartado mecánico

Esta nparte es sin dudas la más apasiónate si es que te gustan las emociones fuertes, pero de verdad y no solo aquellas que están dominadas o “capadas” por la electrónica. Y es que esta KTM 1290 Super Duke R presume un motor de 1301 cc que desarrolla 177 hp y un par motor de 141 Nm.

KTM 1290 Super Duke R

KTM 1290 Super Duke R

La transmisión de potencia a la rueda trasera se realiza mediante la confiable cadena y la caja de cambios es de seis velocidades. La KTM 1290 Super Duke R, no es una máquina para principiantes y esto no lo digo por molestar, es que además de ser muy potente es grande y pesada, puntualmente 195 kg y el asiento se encuentra a 835 mm del suelo. El tanque de combustible cuenta con una capacidad de 18 litros.

Mención aparte requiere la suspensión, y es que esta ha sido desarrollada por WP, una marca que ha trabajado de la mano de KTM por muchos años en el mundo del enduro y cross, disciplinas donde KTM es referente, por ello, si en esas facetas la amortiguación trabaja de maneras extremas, en el manejo deportivo nos brinda un manejo muy sensitivo, firme y seguro que es uno de los puntos de mayor personalidad de la moto.

KTM 1290 Super Duke R

KTM 1290 Super Duke R

Nuestra experiencia de manejo

Para esta KTM 1290 Super Duke R de nuevo me olvidaré de ser objetivo y me irá más a lo pasional, al gusto por las motos y es que hace mucho tiempo que no había manejado algo tan potente y contundente. Claro, podrán decir que una deportiva “1.000” tiene más potencia y sí, pero la entrega de la Super Duke es bruta y lo sientes al acelerar, no importando si tienes el modo Rain con solo 100 hp, la moto puede levantarse al acelerar de golpe y la “patada” se sigue sintiendo en cuarta marcha.

Al subirme pude ver las dimensiones, es un tremendo monstruo, mido 1.76 mts y tenía los pies de puntas, esto debido también, a lo ancho del asiento, la posición de manejo es relajada para los brazos y espalda, aunque los pies se encuentran como en el de una deportiva por lo que en viajes largos puede cansar un poco. En la ciudad puse el modo Rain porque encontré un gran problema con la KTM 1290 Super Duke R y es que el consumo de combustible es realmente elevado, claro no se compara con el de un auto pero se siente mucho, sobre todo en la cartera.

KTM 1290 Super Duke R

KTM 1290 Super Duke R

Pero el día de carretera con el modo deportivo y suspensión rígida la KTM 1290 Super Duke R no le pide nada a una súper deportiva, si bein es pesada, al circular se vuelve ligera y muy maniobrable, el chasis es una maravilla y nos permite trabajar muy bien con el cuerpo. La frenada es contundente y el sistema firmado por Brembo trabaja muy bien incluso en situaciones de pista y curveo sinuoso.

Es muy complicado tratar de describirles con letras el sentir de esta moto, pero por ejemplo, en una súper deportiva la entrega de potencia es inmensa, pero lineal, en el caso de la KTM 1290 Super Duke R se asemeja más al de un muscle car de hace unos 20 años, es decir, poderosa y en cada cambio quemas llanta, esto se siente en los brazos y el cuello, tal vez lo más cercano fue la Yamaha MT-01, aunque en el caso de KTM es más extremo.

KTM 1290 Super Duke R

KTM 1290 Super Duke R

La KTM 1290 Super Duke R es una máquina de pulsaciones, algo que te llena la vida si tu necesidad es adrenalina y respuesta, si bien puede ser dócil en la vida diaria el consumo de combustible y dimensiones pueden jugar en contra de pilotos con poco tiempo en una moto. La Súper Duke es a mi parecer una de las mejores máquinas del mercado, hechas para sentir el manejo y no que la electrónica lo haga todo como es el caso de algunas de BMW.