Hace unos años manejé la gama Adventure de KTM, aunque para ser sinceros me tocó solo la 1290, el modelo tope de gama que por mucho es la doble propósito más potente y con mejor desempeño dentro y fuera del camino. Pero esta vez por fin pude conocer la KTM 1090 Adventure una moto que sin dudas sorprende por la herencia que trae de sus hermanas de enduro y cross y gracias a ello el trabajo de la suspensión es sublime.

KTM 1090 Adventure

KTM 1090 Adventure. Foto: Ricardo Silverio

Forma y Función

Poco les puedo platicar del diseño de la KTM 1090 Adventure y es que como les comenté en nuestra prueba de la 12980 Super Duke R, la marca ha logrado un gran lenguaje de diseño con formas afiladas, si bien en este caso no son tan extremas le da un gran toque en la parte del tanque y la integración con el faro delantero y parabrisas.

Atrás cuenta con un asiento generoso tanto para piloto como pasajero, el chasis de tubos gruesos cubre el apartado mecánico y tal vez lo único que desentona un poco es el color del escape que cuenta con una terminación en aluminio pulido, pero en la salida del motor es demasiado convencional.

KTM 1090 Adventure

KTM 1090 Adventure. Foto: Ricardo Silverio

Apartado mecánico

Como les comenté esta KTM 1090 Adventurem es el modelo de entrada a la marca en cuestión doble propósito, y el motor V-Twin de 1.050 cc desarrolla 125 hp y 80 lb.pie (108 Nm), estas cifras son muy similares a la BMW R 1200 GS que obviamente tiene un motor más grande aunque sí, un poco más de torque que llega hasta los 125 Nm. Aun así nos damos cuenta del poderío que tiene esta moto con un motor ligeramente menor.

En cuanto a la suspensión cuenta con un recorrido delante de 185 mm y atrás de 190 mm, con lo que logra una altura del asiento de 850 mm y una libre al suelo de 220 mm, esto te indica que no es precisamente pequeña ni ligera ya que sube hasta los 205 kg (en seco) y el tanque de combustible es de 23 litros. La transmisión de potencia a la rueda trasera es por medio de cadena.

KTM 1090 Adventure

KTM 1090 Adventure. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra experiencia de manejo

Tuve la oportunidad de probar la KTM 1090 Adventure en situaciones por así decirlo cotidianas, en ciudad dode a pesar de su tamaño y dimensiones se desenvuelve bien y obviamente los topes y baches no le afectan en lo más mínimo. El viaje carretero se convierte en una suerte de casi deportiva, gracias a la potencia que desarrolla y la capacidad de recuperarse entre cada cambio.

El paso por curva no le pide nada a las motos de enfoque deportivo pudiendo llevarla a inclinaciones que harán tocar el posa pies sin movimientos nerviosos, vamos podría decirse que la KTM 1090 Adventure va sobre rieles y esto también se siente al momento de frenar donde la suspensión firme del frente absorbe mucho de la inercia para evitarnos ir de frente.

KTM 1090 Adventure

KTM 1090 Adventure. Foto: Ricardo Silverio

La ruta de prueba me llevó por una carretera realmente horrible, rumbo a los Arcos del Sitio en Tepotzotlán, México, donde el camino podía compararse con un paraje lunar, baches por todos lados, tierra suelta e infames topes se convirtieron en la verdadera prueba de la moto por dos razones, primero por la capacidad de maniobra del chasis que se hace natural con los movimientos del cuerpo y claro, la suspensión que trabajaba para que apenas sintiera el pésimo camino.

Con esta moto no pude salir mucho a terracería y no porque no pudiera, sino por los neumáticos que eran más bien lisos, dejando a la KTM 1090 Adventure R (sí, con una R) las mejoras para caminos complicados, como mayor altura, protecciones y neumáticos mixtos. Aun así el trabajo de suspensión lo hacía todo, dejándome en el manejo aquellos derrapones que al principio pueden sacar de balance pero con un poco de tiempo luego los disfrutas.

KTM 1090 Adventure

KTM 1090 Adventure. Foto: Ricardo Silverio

Y como casi siempre hay un “pero” en la vida, el de la KTM 1090 Adventure es que al igual que la Super Duke el consumo de combustible es elevado incluso al ir manejando de manera moderada, por lo que en un viaje largo será determinante planear una ruta con suficientes estaciones de servicio.