Cuando se ideó la primera generación de la Honda Africa Twin se realizó con la mentalidad de ganar el Rally París-Dakar y posteriormente la versión de calle llegó con un motor de 650 cc. El éxito de aquella moto radicó en su fortaleza y fiabilidad mecánica, así como la utilización de componentes simples que evitaban reparaciones costosas, además gracias al Dakar ganó un potente desempeño como moto doble propósito para el consumidor final.

En el año 2015 Honda Motos sorprendió a todos con la nueva generación de la Africa Twin, que suponía un cambio radical con respecto a la 650 cc para convertirse en una maxi trail de 1.000 cc, en un mercado (al menos en México) donde solo tiene como competencia a la Suzuki V-Strom 1.000. En la presentación mundial Honda presumió mucho el desempeño en tierra y los medios internacionales hablaron maravillas de ella. Y ahora por fin nos tocó probarla en México y ¿saben?, si es una maravilla 

Honda Africa Twin

Honda Africa Twin. Foto: Ricardo Silverio

Forma y función

Tal vez este es el único punto que no es tan bueno de la Honda Africa Twin (pero claro, para gustos colores) y es que Honda tuvo alrededor de 12 años para desarrollar este producto y al salir es prácticamente igual a la Yamaha Super Tenere en el frente, esto creo que se pudo evitar para darle una identidad propia, imaginen las líneas radicales de un Honda Civic Type R en la Africa Twin sin dudas sería un éxito… o no, pero lo importante es que sería diferente.

Como buena moto maxi trail, la Honda Africa Twin es enorme con un largo total de 2.335 y una altura del asiento de 870 mm (850 en modo bajo). Destaca a la vista los brazos de la suspensión dorados, similares a las tapas del motor. El diseño es muy simple en la parte trasera y hasta genérico pero funcional para el uso para el que está hecha. Escape alto, asientos cómodos para dos personas, protecciones en los puños, parabrisas con control manual de altura y un mínimo carenado son todo lo que observamos a primera instancia.

Honda Africa Twin

Honda Africa Twin. Foto: Ricardo Silverio

Algo que agradezco a Honda Motos es que al igual que la V-Strom el tablero de instrumentos es sencillo y no está lleno de “mil” botones para accionar los “mil” sistemas de ayudas, Africa Twin recuerda su pasado y es práctica, solo en la parte izquierda del manubrio tiene dos botones extra (hechos para dedos gigantes) que controlan el control de tracción y al centro y medio escondido está el botón para apagar los frenos ABS.

El tablero cuenta con un diseño modular y es totalmente digital, donde se privilegia la vista del cuenta revoluciones y velocidad. Abajo en grande podemos ver la marcha engranada y tres barras que indican el modo de manejo seleccionado, toda la información restante pasa a segundo plano y eso es algo bueno, al rodar solo necesitamos ciertos elementos y no confundirnos con foquitos por todos lados.

Honda Africa Twin

Honda Africa Twin. Foto: Ricardo Silverio

Apartado mecánico

La Honda Africa Twin nos ofrece una configuración de dos cilindros en paralelo de 998 cc que desarrolla 93.9 hp y un par motor de 98 Nm, que se entrega en el rango medio de las revoluciones (6.000), la transmisión de potencia a la rueda trasera es por medio de cadena.

Cuenta con dos modos de transmisión, primero la de siempre, una manual de seis velocidades y la otra que podría compararse con una DSG de Volkswagen, es decir con clutch dual, esta DCT tiene un modo manual mediante botones tipo bicicleta y uno automático que puede regularse según las necesidades de tracción, cabe señalar que esta caja eleva el peso de la moto en 10 kg más.

Honda Africa Twin

Honda Africa Twin. Foto: Ricardo Silverio

En cuanto a la electrónica las cosas también son básicas, y está hecha para los que les guste manejar (menos la DCT) y solo cuenta con frenos ABS desconectables y tres modos de manejo que como ya es costumbre regulan más o menos la gestión del control de tracción y entrega de potencia, pudiendo ir con una aceleración suave o con todo desconectado en tierra.

Nuestra experiencia de manejo

Esta prueba sin esperarlo se convirtió en una comparativa ya que en el viaje que realizamos que nos llevó por 600 km entre carretera federal, autopista y terracería nos acompaño una BMW R 1200 GS Rallye, un versión hecha para la aventura.

Honda Africa Twin

Honda Africa Twin. Foto: Ricardo Silverio

Desde que fui por la Honda Africa Twin a la agencia Power House pude percatarme que esta moto realmente estaba pensada para el manejo rudo, debido a la suspensión firme que ofrece, por otra parte el peso de motor y caja se encuentra repartido en la parte media/baja del conjunto por lo que la maniobrabilidad es de lo mejor y no se siente mucho peso suspendido en la parte superior, en ciudad no me molesté en jugar con los modos de manejo así que dejé las asistencias a todo lo que daban por lo que la aceleración era suave, incluso hasta lenta. El ancho total es de apenas 930 mm por lo que maniobrar en espacios estrechos es sencillo no como en la 1200 con el motor bóxer.

Honda Africa Twin

Honda Africa Twin. Foto: Ricardo Silverio

El fin de semana de prueba comenzó con el trayecto en ciudad, acompañante y equipaje, aun así la Africa Twin seguía siendo sencilla de manejar y el peso extra hacía que la estabilidad fuera total. En el trayecto de autopista puse el modo intermedio, donde toda la potencia del motor se liberaba y la respuesta era contundente, incluso mayor que en la V-Strom 1000 que tiene un poco más de hp, el paso por curva se podía hacer rápido y en ningún momento existieron movimientos nerviosos.

La frenada gracias a la suspensión firme podía ser muy potente sin acusar de movimientos inerciales al frente, vamos que si los tiene pero no como en su competencia directa. En cuanto al manejo en tierra realmente pareciera que estaba hecha para eso, ya que aun sin llantas de tacos la suspensión y chasis ofrecen un manejo muy sólido. Ya sé que de seguro los tengo aburridos con el tema de suspensión, pero en estas motos lo es todo ya que de ella depende el mayor contacto con el piso y que se adapte al terreno irregular, sin eliminar la sensación de manejo como lo hace la R 1200 GS.

Honda Africa Twin

Honda Africa Twin. Foto: Ricardo Silverio

La capacidad de maniobra en la Africa Twin es sobresaliente, tal vez por su figura esbelta, de nuevo por la suspensión o chasis e invitaba a acelerar cada vez más en tierra ya que transmitía seguridad y esto nos llevó a saltar ya sea en altura o longitud y el aplomo de la Africa Twin se notaba en cada aterrizaje, algo que solo me había tocado sentir con la KTM 1290 SuperAdventure, que cuenta con una artillería de ayudas electrónica y un precio un tanto prohibitivo.

La Honda Africa Twin sin dudas es heredera de un largo legado de competencia ruda y la nueva generación le hace honores, y tal vez lo mejor es que Honda Motos ofrece una moto para cada conductor, la manual pura y dura para los que les guste viajar y salir de carretera y la DCT para solo rodar sin mayores complicaciones y que la máquina lo haga todo.

Honda Africa Twin

Honda Africa Twin. Foto: Ricardo Silverio

La mini comparación entre la Honda Africa Twin y la BMW R 1200 GS Rallye

Lo sabemos, no existe competencia entre estas motos si bien pertenecen al mismo segmento, el motor las hace diferentes, por una parte la Africa Twin con dos cilindros en paralelo de 1.000 cc que desarrolla 94 hp y 98 Nm, mientras que la BMW con el bloque bóxer desarrolla 125 hp y 125 Nm. En teoría la BMW con la versión Rallye (optimizada para la terracería) es un mejor producto, o tal vez no.

BMW ofrece una gran carga tecnológica en el motor y suspensión que se adapta de mejor manera a los caminos facilitando el manejo, pero reduciendo sensaciones de manejo al piloto, además la suspensión de BMW aun en el modo más “duro” sigue siendo muy suave a comparación de la Africa Twin, lo que genera movimientos ondulantes algo incómodos. Tanta tecnología resta manos al piloto, aunque esto también ha sido el éxito de la alemana que gracias a las ayudas cualquier persona puede ser buen piloto en ella, claro sin querer ganarle a la física.

Honda Africa Twin

Honda Africa Twin. Foto: Ricardo Silverio

Por otro lado la Honda Africa Twin está hecha para manejar (menos la DCT) es tal vez lo más cercano a una moto Cross, que privilegia al manejo, a los sentidos y a la verdadera aventura, solo bastaría con colocarle neumáticos de tacos para convertirla en una cabra de monte con una mecánica sencilla y seguramente más barata de reparar que la BMW.

Africa Twin está en un nivel superior que la Suzuki V-Strom que es su competencia directa y ofrece mejores sensaciones de manejo que la BMW R 1200 GS Rallye, tal vez en respuesta y manejo se compare mejor con la Yamaha Super Tenere, aunque la ventaja de la Africa Twin es que tiene un motor y chasis más moderno. Todos estos elementos hacen de la Africa Twin un mejor producto, claro, si a ti te gusta manejar de verdad.