A principios de la presente década Harley-Davidson creó el proyecto Rushmore, que contemplaba la incorporación de nuevas tecnologías a las motos convencionales, sin que el diseño, sonido y sentir en general no se cambiaran. Para esto se tomó la opinión de cientos de clientes de la marca, algo sin dudas importante que permitió motos más seguras y confiables sin atentar con la tradición.

Con el éxito del proyecto Rushmore decidieron hacer algo todavía más radical, el proyecto Livewire que era una moto 100% eléctrica con una vista similar a la V-Rod, moto que dicho sea de paso también marcó un antes y un después para la marca. Con la Livewire replicaron el recabar la opinión de los usuarios y realizaron un tour por gran parte de Estados Unidos para conseguir opiniones.

Al término del tour Harley-Davidson informó que una moto de estas características podría llegar pero nunca se dio un plazo, eso hasta ahora que Sean Cummins, vicepresidente de la marca anunció que el proyecto Livewire verá la luz en un periodo de tiempo de cinco años o menos.

Harley-Davidson Livewire

Harley-Davidson Livewire. Foto: Harley-Davidson

El desarrollo de la moto ya existe y en el 2014 el prototipo que se presentó era algo ya muy adelantado hablando de chasis y diseño, aunque apenas ofrecía una autonomía de 86 km, algo que para el enfoque de la marca es poco menos que inservible para un viaje. El problema del pasado y que cada vez se disminuye más con los avances técnicos, eran las baterías ya que debemos considerar que en un auto cuenta con más espacio para distribuir las pilas y en una moto no, además del incremento exponencial de peso.

Según Cummins la Livewire de serie ofrecerá una autonomía de hasta 240 km algo que tal vez se asemeje en el presente a los que puede ofrecer una Sportster y recordemos que en algunos países existen grandes esfuerzos por incrementar los puntos de recarga rápida, punto que sigue siendo el talón de Aquiles para estos modelos.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=TcjMUg38NdU]

Otro punto interesante que dio el vicepresidente de la marca fue el precio, ya que el prototipo se anunciaba en 50.000 dólares, precio simbólico ya que realmente no estaba a la venta. Pero el futuro proyecto de calle podría rondar los 15.000 dólares (unos 290.000 pesos mexicanos) similar a la familia Softail.

Ahora, la pregunta sería ¿el mercado está listo para una Harley-Davidson eléctrica?, la respuesta es muy sencilla, sí. Los gustos y necesidades han cambiado diametralmente en un periodo de tiempo relativamente corto (20 años) y el cliente clásico de la marca podrá seguir adquiriendo el sonido y vibración de una moto a gasolina, mientras que las nuevas generaciones podrán vivir con un extraño zumbido, será interesante vivir el periodo cuando ambas partes convivan en la carretera.