Harley-Davidson Breakout: “Renovarse o morir” ese viejo dicho popular es la forma con la que quiero comenzar este texto. Como sabemos Harley-Davidson es una empresa realmente antigua en el mundo de las motos, alrededor de 114 años ininterrumpidos de producción a comparación de su competencia de Indian, pero en esos años han apostado a dos cosas, la fiabilidad mecánica (…) de un producto y de crear alrededor de sus motos un estilo de vida que realmente ha sido lo que ha hecho grande a la de Milwaukee.

A principios del año 2000 intentaron revolucionar su gama con la introducción de la V-Rod, pero los puristas de la marca no la recibieron bien, aunque sí nuevos prospectos de clientes, el error de aquella época para H-D fue no tener una visión a futuro de nuevos prospectos y mercados jóvenes, algo que hasta la fecha siguen pagando. Posteriormente a principios del 2010 desarrollaron el proyecto Rushmore donde hacían caso de sus clientes para mejorar cosas sin atentar contra el estilo de la marca, esto si fue un éxito y el manejo y respuesta de la gama Turing era abismalmente diferente y mejor.

Ahora la marca presentó un nuevo motor con mejoras en la gestión que seguramente permeará a toda la gama a mediano plazo, este bloque es de 107 pulgadas cúbicas o algo así como 1.745 cc, en el caso de la Harley-Davidson Breakout que probamos todavía cuenta con el “viejo” motor 103 de 1.690 cc que parecería más que suficiente para dejarnos contentos con la potencia y par motor, pero no fue así.

Harley-Davidson Breakout

Harley-Davidson Breakout. Foto: Ricardo SIlverio

Forma y Función

¿Qué les puedo decir?, el diseño de Harley-Davidson habla por sí solo y en el caso de la Breakout que se basa en la plataforma de la familia Softail nos muestra un diseño clásico, que se muestra en el colín trasero de metal y el tanque de combustible. La suspensión delantera cuenta con un ángulo de ataque pronunciado y eso permite presumir los rines de acero que ciertamente le queda excelente, el de atrás que está un poco escondido por la banda y el freno tiene el mismo terminado multi rayos.

Obviamente el uso indiscriminado de cromo se hace presente desde los detalles en el colín e intermitentes traseros, hasta el escape, bloque motor, transmisión, posa pies, protectores laterales, suspensión y parte superior del tanque de combustible. Destaca el detalle del círculo de instrumentos “flotante” sobre el tubo curveado del manubrio. En este caso el color gris mate le da un toque interesante que puede o no gustarle. El asiento para el conductor está pensado para viajes muy largos, pero el del copiloto (al menos el que traía) era ligeramente más suave que un tabique (…), pero como sabemos la marca nos ofrecerá una gran cantidad de opciones postventa aunque no serán precisamente baratos.

Estacionada y rodando la Harley-Davidson Breakout era un imán de miradas y es que siendo honestos la estampa de este modelo es realmente atractiva y transmite poderío, si a esto le aunamos algunos miles de pesos más en accesorios y vestimenta de la marca logramos sacar el alter ego y convertirnos (al menos ante los que no nos conocen) en un tipo rudo y rebelde.

Harley-Davidson Breakout

Harley-Davidson Breakout. Foto: Ricardo SIlverio

Apartado mecánico

Como les comentaba la Harley-Davidson Breakout mantiene el motor enfriado por aire de dos cilindros 103B de 1.690 cc que ronda los 100 hp y un par motor de 125 Nm, este dato destacaría en cualquier moto, pero no en una pesada H-D ya que en este caso se queda en los 320 kg en orden de marcha.

La longitud total de la moto es de 2.385 mm y la altura del asiento es de 650 mm (sin carga), la altura libre del piso es de apenas 120 mm por lo que algunos topes serán una pesadilla. La capacidad de combustible es generosa, de 18.9 litros que pueden rendirnos más de 200 km, claro dependerá del manejo.

La transferencia de potencia a la rueda trasera es por medio de banda dentada y la transmisión es de seis velocidades, en el caso de la unidad que probamos contaba con frenos ABS que suele ser algo muy bueno para estas motos de gran tamaño.

Harley-Davidson Breakout

Harley-Davidson Breakout. Foto: Ricardo SIlverio

Nuestra Experiencia de Manejo

Debo de decirles que en cuestión personal aprecio mucho a la marca Harley-Davidson, una por su historia y la otra porque hace unos siete años fue la primera marca que me dejó acercarme a sus productos e incursionar a este apasionante mundo de las motos, pero en todo este tiempo las cosas no han cambiado en nada y las motos siguen teniendo los mismos problemas que conocí hace tiempo. Creo que todas las motos desde un scooter hasta una súper deportiva tienen su encanto y función, casi todas las marcas han aprendido a evolucionar pero H-D no.

Comprar una Harley-Davidson es una aceptación a no ir cómodo pero eso incluso ya es parte de la marca, una que nos pone a luchar contra el aire cuando aceleramos y eso debo decirles se siente muy bien, pero algo que no puedo aceptar es el carente desarrollo para controlar el calor que emana desde los inmensos bloques y va directo a nuestras piernas, además de la posición de los escapes que está directamente en la pantorrilla, eso sin contar que desde el primer día mancharemos los cubre escapes con nuestra suela derretida, eso pasaba hace siete años y sigue pasando.

Harley-Davidson Breakout

Harley-Davidson Breakout. Foto: Ricardo SIlverio

Otra cosa que no ha cambiado en nada es la geometría del chasis por lo que en una curva cerrada rasparemos muy rápido con los “avisadores” de los posa pies y de paso nos hace tomar las vueltas muy lento (imaginen una vuelta en U…) tal vez se digan que esto pasa en todas las motos del segmento crucero, y sí, pero más en las motos de más de 10 años como fue nuestra experiencia en la Yamaha Stryker que también está congelada en su desarrollo desde hace mucho tiempo, mientras que por ejemplo la Indian Dark Horse no adolecía de este punto.

Las nuevas regulaciones de sonido también han afectado a H-D y en la Harley-Davidson Breakout notamos un sonido muy apagado (claro, siempre está la opción de escapes Screamin´ eagle) incluso en los regímenes altos de revoluciones.

Harley-Davidson Breakout

Harley-Davidson Breakout. Foto: Ricardo SIlverio

Con todo esto que les he comentado se pueden dar una idea del manejo, ya se imaginarán que las curvas amplias de carretera son aliadas de la Harley-Davidson Breakout, pero los caminos sinuosos nos pondrán a sudar y esto dicho en todo el sentido de la palabra ya que la posición de manejo obliga a usar mucho nuestro cuerpo para curvear y a baja velocidad y con el calor del motor seguro sudaremos.

El par motor de 125 Nm nos podría indicar un arranque poderoso, pero no es así y es que el motor trabaja en un rango de 3.000 rpm por lo que desde cero no es la mejor opción pero sí lo es a la hora de la recuperación de velocidad en carretera, en este punto de la primera a la cuarta marcha serán las opciones de ciudad, dejando la quinta para trayectos de velocidad controlada en vías primarias (80km/hr) y la sexta es de uso exclusivo en carretera por arriba de los 100 km/hr. En cuanto a velocidad punta el velocímetro dice 220 km/hr cosa que sin dudas es imposible para la Harley-Davidson Breakout que llegó a un rango óptimo en 140 km/hr… y no más.

Harley-Davidson Breakout

Harley-Davidson Breakout. Foto: Ricardo SIlverio

Al final Harley-Davidson sigue vendiendo esa fantasía de libertad y rebeldía de hace unas décadas, una gran idea para los nostálgicos pero los nuevos mercados y segmentos de compradores buscan algo más práctico y funcional, conceptos en los que H-D no queda bien parada, y no por ser el segmento crucero, sino porque no han podido evolucionar. A esto le aunamos un precio realmente elevado de 341.900 pesos mexicanos (según la página oficial al mes de febrero), claro, ese precio será si quieren su Harley-Davidson Breakout en color negro, si quieren otro tono se suman 5.800 pesos o hasta 17.200 pesos si es tono especial.

Tengo a Harley-Davidson en mi corazón por la situación que les comenté al principio, y por ello no me gusta que los diseñadores y encargados de la marca no hayan podido darle un mejor rumbo a la marca, y esto se nota en sus ventas que si bien en mercados extranjeros son aceptables en el mercado interno de Estados Unidos van en plena caída. Próximamente tendremos una nueva oportunidad con H-D y esta vez sí será con el nuevo motor 107 en la familia Touring que sin dudas es la rama más competitiva de la marca y que están hechas para viajar y no solo para presumirlas en alguna colonia hippster.