Las motocicletas son hermosas, sí… desde las más pequeñas a las más grandes y pesadas; desde las más modernas y tecnológicas a las más antiguas y complejas. Sin embargo, hay algunas que se nos quedan en la memoria, en los sentidos y son la referencia cuando alguien comienza a hablar de ellas.

Eso nos pasa con la Ducati Monster 1200 que manejamos; se nota claramente el diseño italiano en cada una de sus formas y sin duda nos remontamos a lo que dijera su diseñador, Miguel Galluzi en aquel Salón de la Motocicleta de Colonia en 1992: “Para realizar una obra maestra de minimalismo visual se dejó de lado todo lo superfluo, lo único necesario es un asiento, un depósito, un motor, dos ruedas y un manillar”. Y es justo eso lo que envuelve la magia de esta Ducati, algunos elementos que antes eran sólo funcionales ahora son elevados a un estado de forma funcional simplemente por el hecho de estar a la vista. ¡Fuego en la pista!

Ducati Monster 1200

Ducati Monster 1200. Foto: José Luis Ruiz

La Monster 1200 transmite sofisticación y modernidad por donde la vea. Salta a la vista el tradicional chasis multitubular pintado de rojo, el cual evoluciona para incorporar un bastidor derivado de competición que utiliza el motor como elemento estructural y está acoplado a un sistema de escape doble, instalado en el lateral que retumba desde que apretamos el botón de encendido. Esta estructura de chasis sofisticada es ligera y rígida, permitiendo a la Monster conseguir un peso de sólo 182 kg y otorgar una agilidad sobresaliente en todo momento. El diseño del depósito de combustible, al más puro estilo Monster, crea una imagen robusta y a la vez es fácil de envolver con las piernas.

Un corazón bien aceitado

La familia Monster 1200 posee un motor Testastretta 11° DS de segunda generación, con doble bujía y sistema de aire secundario. Esto significa que utiliza dos bujías por cilindro para garantizar una perfecta combustión. El sistema de escape recibe un flujo controlado de aire limpio para permitir una oxidación completa de los gases calientes sin quemar y reducir eficazmente los niveles de monóxido de carbono e hidrocarburos o sea, que cada caballo de fuerza es exprimido y además, es amigable con el medio ambiente, no hay desperdicio alguno.

Ducati Monster 1200

Ducati Monster 1200. Foto: José Luis Ruiz

Como lo mencionamos antes este motor es único, ya que su estructura se ha diseñado para que sea un elemento estructural del bastidor y está disponible en dos formatos de potencia distintos: la Monster 1200 arroja 135 Hp y 118 Nm de torque, mientras que la 1200 S cuenta con 145 Hp y 125 Nm. Los más puristas preferirán esos 10 caballos extras pero sinceramente, con los 135 bastan y sobran. La transmisión arropa un clutch con una función anti-rebote y una sensación más que ligera en la maneta. Contrario a lo que se pensaría, que la Monster es más como un clásico muscle car americano, la suavidad con la que arrancas de cero, subes y bajas de marchas es más como de un alemán Premium: dócil y sin golpeteos. Así que en el tráfico citadino es tu mejor aliado o bien, en una carretera sinuosa donde lo que más se utiliza son el freno y el clutch.

El sistema Ride-by-Wire (RbW) consiste en una interfaz electrónica entre el puño del acelerador y el motor de la Monster es decir, que el puño del acelerador no tiene un cable conectado directamente a los cuerpos de inyección, sino que manda una señal a una computadora que opera las mariposas de forma electrónica. Sí, suena a que aquí hay mucha tecnología y efectivamente, este adelanto marca una diferencia descomunal que se agradece… y se paga.

 

Ducati Monster 1200

Ducati Monster 1200. Foto: José Luis Ruiz

La instrumentaciónFull TFT configura la pantalla y se adapta a las condiciones de luz cambiantes, modificándose igualmente en función del Riding Mode seleccionado con los botones de las direccionales. Dispone de tres pantallas diferentes: La vista CORE es la configuración predeterminada para el Riding Mode URBAN: se muestra la información de conducción básica, el motor otorga sólo 100Hp y el ABS está en su máxima capacidad evitando que ambas ruedas se bloqueen a la hora de frenar. La vista FULL, predeterminada para el Riding Mode TOURING, presenta el mismo diseño que la vista anterior pero con más información, el motor ya cuenta con los 135Hp y un ABS no tan controlado; y por último la vista TRACK, para el Riding Mode SPORT con los mismos 135Hp y un ABS menos sobresaliente para permitir al conductor llevar la Monster más al límite, volviéndola más pura.

Además de que el piloto puede desactivar el ABS siempre que lo desee. Entonces tienes tres motocicletas en una sola y es impresionante lo diferente que se vuelve en cada modo de manejo.

Ducati Monster 1200

Ducati Monster 1200. Foto: José Luis Ruiz

Ducati desarrolló esta nueva Monster con el objetivo de hacerla mucho más segura, equipando todas sus versiones con el Ducati Safety Pack (DSP), el sistema ABS 9MP y el Ducati Traction Control (DTC) con ocho niveles de sensibilidad.

Así que estamos frente a una moto llamativa gracias a su diseño italiano y su distintivo color rojo; segura por todo el tren de tecnologías que la equipan, desde sus asistencias electrónicas (ABS,Ride by wire, DTC de ocho niveles, etc), moderna gracias a la evolución de su nuevo motor Testastretta enfriado por líquido y el suave clutch. Bien vale cada peso que pagas por ella una vez que subes, la enciendes, escuchas ese rugido de los escapes, pones primera velocidad y la configuras a tu gusto. ¡Fuego en la pista!

Precio: desde $225, 900 al mes de febrero de 2016

Con información de Motorette