Cuando BMW Motorrad lanzó su moto súper deportiva posiblemente no tenía mucha idea del éxito que llegaría con esta pieza. Un motor de cuatro cilindros en el rango de los 200 hp que le quitaría el protagonismo a las japonesas, pero lo que si sabían era que debían diversificar su gama aprovechando las plataformas existentes, al igual que lo hacen con sus automóviles.

En estos cinco años comenzaron a experimentar y primero conocimos la S 1000 R, que es la variante tipo Naked y este año conocimos la S 1000 XR que entra a un segmento que solo ocupaba la Ducati Multistrada, es decir, unidades con base deportiva pero con enfoque doble propósito. Aunque al final no se desempeña al 100% en ninguno de los dos campos.

Comencemos por el apartado visual donde podemos ver un nuevo trabajo aerodinámico en el frontal que además ofrece un parabrisas de altura regulable. El manubrio cuenta con una posición alta y la línea del asiento cuenta con una forma más horizontal. La suspensión también sufrió modificaciones, incrementando la carrera y el chasis cuenta con mayor altura con respecto al piso.

Estos cambios señalados se traducen para el piloto y pasajero en una posición más erguida y cómoda, ideal para recorrer muchos kilómetros. El trabajo aerodinámico reduce la turbulencia a velocidad y claro, la altura de la suspensión y chasis la harán algo más confortable, aunque habrá que considerar que el conjunto tiene un sentir firme.

En el apartado mecánico las cosas prácticamente se mantienen iguales, es decir, monta el bloque de cuatro cilindros refrigerado por aceite/agua de la S 1000 RR pero en este caso la potencia no es de 198 hp, sino que se reduce a 160 hp, manteniendo prácticamente el mismo par motor con 112 Nm (113 Nm para la S 1000 RR). La caja de cambios es la misma de seis relaciones con asistente electrónico para subir o bajar marchas sin necesidad de clutch. La transmisión de potencia a la llanta trasera es mediante cadena. En el caso de la S 1000 XR el peso se incrementa alrededor de 30 kg, quedando en el rango de los 228 kg en orden de marcha.

Las ayudas electrónicas que ofrece la S 1000 XR se heredan de la deportiva y cuenta con frenos ABS parcialmente integral y se puede desconectar totalmente. Cuenta también con el control electrónico de suspensión (ESA) que permite regular la dureza de la misma desde suave para ciudad hasta firme para pista. Esto se puede combinar con los modos de manejo que gestionan la entrega de potencia, par y los sistemas de controles de tracción y estabilidad.

La experiencia de manejo

Debo comenzar con lo que a nuestro parecer es el error más grande de esta moto, y es que si la S 1000 XR quiere tener aspiraciones de doble propósito, esos neumáticos y rines le hacen un flaco favor ya que son los mismos que los de la deportiva, pero con el peso y altura nuevos el dinamismo en curva se disminuye. BMW presenta esta moto como la combinación entre una Trial y una Deportiva, pero esa es una “cruza” un tanto imposible o se es de un lado o del otro.

Las cosas buenas que ofrece la S 1000 XR son en principio de cuentas el sonido, el cual se incrementa con las revoluciones así como el corte de caja, la caja de cambios solo tendrá que llegar a las 3.000 rpm para poder realizar los cambios ascendentes o descendentes sin usar el clutch, esto se aprovecha de mejor manera en zonas sinuosas. La comodidad de marcha es buena sin llegar a ser excelente ya que el chasis es firme por lo que seguiremos sintiendo las imperfecciones del camino.

Las ayudas electrónicas maximizan la sensación de control y sencillez de manejo de la moto mientras que a velocidad apenas tendremos turbulencia.

Por otra parte la S 1000 XR se siente pesada, y es que el volumen está repartido en la zona media y superior de la misma, lo que la hace algo complicada en maniobras a baja velocidad. Como les comentaba los neumáticos y rines siguen siendo los mismos por lo que los cuidados deben ser similares al de la S 1000 RR, así que olvidemos de poder pasar rápido en zonas dañadas, baches o topes, reduciendo así la idea de practicidad.

Con lo anterior la BMW S 1000 XR se convierte en un capricho de moda o de necesidad de tener algo diferente, además y según los precios de lista de BMW de México esta moto tiene un precio de 261.000 pesos, mientras que la R 1200 GS arranca en los 256,300 pesos. Y vamos la GS es mucho mejor para surcar caminos pavimentados y poder soportar terracería y uso rudo. Pero como siempre en la variedad está el gusto y usted tiene la última palabra.