El movimiento Café Racer fue hasta cierto punto de contracultura, de rebeldía y también nació como reflejo de la creatividad humana, ya que en la década de los 50´s había poco dinero para comprar una moto nueva, o de plano no existían motos nuevas, así que los pocos usuarios decidieron personalizar sus máquinas, y como bien sabemos la mejor manera de ir más rápido sin motor es eliminando peso y siendo aerodinámicos.

Así, comenzaron a incorporar carenados que prácticamente envolvían toda la moto, por ello esas caprichosas formas de bala en el faro y tanque, además de tratar de ofrecer líneas rectas que funcionaran con el viento y no contra él.

En el presente el gusto por lo antiguo ha ganado mucha popularidad, y en las motos también ha llegado esta “moda”, con modelos Café Racer y Scrambler por ello prácticamente todas las marcas han incorporado un modelo así en su gama.

BMW R nine T Racer

BMW R nine T Racer. Foto: BMW Motorrad

Hace unos años BMW sorprendió con la R nine T, una moto que se salía de todos los cánones de la marca pero que llegó en el justo momento para ser un éxito en ventas. Posteriormente y siguiendo la línea de BMW en coches de crear una infinidad (no siempre útil) de variantes de una carrocería, desarrolló la Scrambler y ahora la BMW R nineT Racer, tratando de evocar a las Café Racer, ¿lo logró?, no.

Hacer un trabajo de preparación y de cambio no es solo agregar algunos plásticos y ya, sino crear algo nuevo a partir de algo existente, en el caso de BMW se limitaron a agregar un nuevo carenado para el faro y color en el tanque de combustible, lo demás se mantiene, además tenemos que obviar el hecho que este gran bloque de dos cilíndros bóxer no es precisamente la mejor opción para una Café Racer.

El escape se mantiene igual al resto de la gama al igual que los rines. Estos últimos son un pequeño detalle pero que puede cambiarle la vista totalmente a un modelo para verse clásico, moderno o conceptual, y en el caso de la BMW R nineT Racer son demasiado genéricos.

BMW R nine T Racer

BMW R nine T Racer. Foto: BMW Motorrad

Mecánicamente no cambia en nada con respecto a la BMW R nineT es decir un motor bóxer enfriado por aire/aceite con cilindrada de 1,170 cc y 110 hp de potencia en combinación con una caja de seis velocidades. Una novedad es que la parte trasera se emplea un paralever junto con un amortiguador central, mientras que la suspensión delantera se mantiene sin cambios. De fábrica se tiene a disposición la opción ASC (control automático de estabilidad).

La BMW R nineT Racer pareciera ser un modelo más para este presente de “modas pose”, donde es más importante parecer que ser, esta moto no es una Café Racer, y lo único que tiene en común además del carenado del faro es la incomodidad de manejo y es que esto se nota en las fotos con la chica que la lleva, así era antes no importaba que el piloto fuera contorsionado en el asiento, sino ir rápido.