Alrededor del mundo existen muchos campeonatos y seriales que enfrentan a lo mejor de lo mejor en marcas y pilotos, aunque en ocasiones existe un gran nivel entre los amateurs quienes por tiempo o por no atreverse a dar el paso nunca entran a un certamen a medirse.

Por ello BMW en 2008 comenzó con una justa muy interesante, el GS Trophy el cual enfrenta a los clientes normales de la marca (prohibidos pilotos profesionales o instructores) en una serie de pruebas extremas por país, por región, por continente y finalmente el mejor del mundo. El mundial de GS Trophy -por decirlo de alguna manera- se realiza cada 2 años y en el tiempo entre ellos se hacen las eliminatorias, como fue el caso de México que arrojó a lo mejor de nuestro país y Latinoamérica, para la final de 2016 en Tailandia.

BMW GS Trophy Mexico

BMW GS Trophy Mexico. Foto: RS

Por otra parte, muchos de los productos que nos ofrecen las marcas prometen desempeños en todo terreno, pero pocas veces lo utilizamos ya sea por miedo o desconocimiento, (ejemplo, comprar un Jeep 4×4 para ir por las compras) en el caso de BMW Motorrad cuenta con toda una reconocida familia de motos para la aventura.

Las pruebas del GS Trophy consisten en llevar hasta el límite las capacidades de la máquina y del humano, además de trabajar en aspectos mentales y fortalecerse más con el trabajo en equipo, algo fundamental en este concepto. Cada país pone a prueba a sus pilotos durante tres días, en plena preparación para la final mundial que dura 9 días que exige un nivel de resistencia alto.

La prueba en México

La sede de esta final fue Campamento “El Jabalí”, ubicado en la Sierra Gorda de Querétaro, cerca del pueblo mágico, Pinal de Amoles. El Jabalí resultó ser un lugar especial, con un contacto total con la naturaleza, sin señal de teléfono, electricidad limitada y rodeada por los imponentes cerros de la sierra que combinaban exótica vegetación con zonas desérticas. Ríos, lodo, arena, caminos casi inexistentes, puentes, bichos ponzoñosos, moscos necios y un sol inclemente pintaba a una competencia realmente ruda, pero…

Como les comentaba la final regional y nacional del GS Trophy es para preparar todos los sentidos de los pilotos para la final mundial que es extrema, pero el GS Trophy mexicano resultó ser un campamento de diversión ya que de las aproximadamente nueve pruebas que se realizaron cinco fueron de juegos que nos recordaron nuestra juventud y no es que esté mal, sino que esto no sirve para los fines prácticos que busca esta competencia.

En NivelC nos dimos a la tarea de platicar con las delegaciones de LATAM y todos coincidieron que las pruebas no eran duras e incluso que ellos esperaban más, por ejemplo el participante de Colombia nos comentó que recorrieron 300 km en tierra con pruebas de navegación, por la tarde manejo de precisión con obstáculos y pruebas físicas tipo crossfit, y eso tan solo fue el primer día.

En México las pruebas distaron mucho de exigir al piloto y sobre todo prepararlo, tal vez solo se rescató una prueba que emulaba alguna situaciones de enduro, con un camino lodoso, dos pasos por río y zonas con piedras resbalosas, lo demás solo fue un juego.

El GS Trophy es una excelente idea por parte de BMW (algo que deberían imitar las otras marcas) para que sus clientes aprendan a utilizar sus productos y de paso les brinden una experiencia de vida inolvidable en un ambiente de camaradería, aunque por otra parte los pilotos deben llegar con la mentalidad de sufrir y prepararse para algo todavía peor si se van a la final mundial.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=5Jo00SLQQ24]

 

Los ganadores

El primer lugar de México lo logró Leoncio Reynoso Jr. del Distrito Federal, quien con 18 años recién cumplidos, fue el único competidor entre los finalistas de toda la región, que completó el circuito final de habilidades sin penalidad alguna; el segundo lugar fue de Carlos Alberto Castillo del Distrito Federal y el tercer lugar lo obtuvo Jorge Marroquín de León, Guanajuato. Por parte de Latinoamérica, Sergio Piedra Hita de Colombia logró el primer lugar, José Raúl Méndez de Guatemala fue el segundo mejor competidor y el tercer lugar lo logró Carlos Mario López, también de Colombia.