Hace un año la marca Victory Motorcycles presentó un modelo conceptual denominado Project 156, el cual participó en el ascenso a Pikes Peak, aquella unidad planteó un nuevo desarrollo de chasis y motor apoyado por el preparador Roland Sands. Ahora y usando el desarrollo del bloque 750 cc se presenta la Indian FTR750 Flat-Track Racer.

La diferencia de la moto Victory y la Indian (marcas del mismo grupo) son muchas, la primera es una naked de alta cilindrada y la segunda, bueno es una Flat-Tracker de competencia. Durante la edición 76 del Sturgis Motorcycle Rally se presentó al público con un objetivo muy claro volver a ganar, y por ello usan a manera de homenaje el número 51 el cual usó Bill Tuman quien fue el último ganador para la marca en el Grand National Championship en 1953.

Indian FTR750 Flat-Track Racer

Indian FTR750 Flat-Track Racer. Foto: Indian

Las competencias de Flat-Track se llevan a cabo en óvalos de tierra (y en algunos países en nieve) donde las motos tienen grados de inclinación espectaculares a gran velocidad, por lo que importa mucho el estilo del piloto y por supuesto el par motor de la moto, así como un chasis ágil. Si bien esta Indian FTR750 Flat-Track Racer se basa en una Scout no tiene nada que ver con ella.

La construcción de esta moto parte del motor de dos cilindros (V-Twin) de 750 cc que genera alrededor de 109 hp y puede “estirar” las revoluciones hasta el rango de las 10.000. De momento no existen más datos de desempeño como el par motor o el peso del conjunto que debe ser ligero para esta competencia.

Indian FTR750 Flat-Track Racer modelo anterior

Indian FTR750 Flat-Track Racer modelo anterior

Algo interesante tanto para el modelo de Victory como el de Indian es que abren la posibilidad a un nuevo segmento de motos, esta Indian FTR750 Flat-Track Racer podría dar lugar a una versión de calle, o con preparaciones mínimas se convertiría en una Café Racer, Naked o Scrambler sin mayor problema, la cuestión es que estas marcas están demasiado “casadas” con su estilo, pero sin dudas tendrían mercado toda vez que las motos citadinas de media cilindrada han ganado muchos adeptos.