Para bien o para mal el mercado mexicano (en gran parte de la industria y gustos) es un reflejo del vecino país del norte, por ello nos gustan los autos con máquinas grandes, ostentosos, detalles cromados, etc. Paralelamente una constante en el gusto de la mayoría eran las cajas de cambio manuales, -hoy ya en franca extinción- y obviamente más si trataba de un auto de competencia. Cuando se presentó el Yamaha YXZ 1000 R llegó con una innovación muy tentadora, una caja de cambios secuencial al puro estilo de motocicleta.

En el mercado existen dos productos con mucho reconocimiento, el Maverick de BRP y el RZR de Polaris, ambos con cajas de cambio CVT y con un problema constante de fallas en las correas, esto no lo decimos nosotros, sino los propios usuarios que se han acostumbrado a esa situación y al manejo sin palanca de cambios. Y este punto ha sido el problema para el Yamaha YXZ 1000 R en el mercado norteamericano y por reflejo en el mexicano.

Hace unos meses en nivel-C tuvimos la oportunidad de estar en la presentación de este modelo en México en un circuito de pruebas principalmente de tierra, pero el Rally Sierra Gorda sería una prueba real de las capacidades del modelo, y claro una comparativa directa contra sus archienemigos de BRP y Polaris, que en algunos casos eran las versiones turbo.

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra experiencia de manejo

El Rally Sierra Gorda es organizado por la empresa Rally Playero Entertainment, mismos que también llevan a cabo el Rally Coast to Coast y que están trabajando arduamente por traer a nuestro país una fecha del Dakar Series, lo cual nos habla de la calidad de sus eventos.

La cita fue el viernes en el Pueblo Mágico de Tequisquiapan, Querétaro, punto de reunión para la salida y llegada. Este primer día se dedicó a la revisión de unidades, explicación de la ruta, planeación, aspectos de seguridad, un curso de navegación y organizarnos para manejar los dos Yamaha YXZ 1000 R y un modesto pero muy divertido modelo Wolverine de la marca.

Sábado, el primer día de competencia comenzó a las 5 am y nos llevaría por alrededor de 410 km mixtos entre asfalto y terracería, con mucho frío pero era más grande la emoción por poder arrancar desde la plaza central de “Tequis” cerrada para nosotros. Algo extraño que pasó en este punto fue que participantes con otros modelos de autos se acercaron para conocer el Yamaha YXZ 1000 R y preguntar “cómo andaba” además de interesarse por la caja manual, esto nos indicó que a Yamaha le hace falta mucho trabajo de posicionamiento para este modelo en algunos mercados.

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda. Foto: Ricardo Silverio

El conteo regresivo comenzó, pie izquierdo al clutch, palanca hacia arriba en primera (con un engrane rudo y mecánico) y arrancan. Las demás velocidades todas hacia abajo al puro estilo de una moto nos dan el pleno control de la entrega de potencia y torque en el motor. Los primeros compases fueron sobre pavimento donde la aceleración permitía derrapar con gran facilidad y sí, en cada curva “jugábamos al drifting”.

Antes de llegar a la salida para la terracería pudimos alcanzar a la mayoría de los UTV´s que habían salido antes, por lo que al menos hasta este punto la velocidad era mayor en contra de los modelos normalmente aspirados. La primera parte de la especial del día fue un lecho de río seco sin una vereda marcada por lo que teníamos que buscar el mejor camino entre piedras filosas y otras tantas muy grandes, aquí la suspensión trabajó de manera excelente y prácticamente absolvía todo. Seguimos por un camino angosto con pasto húmedo mismo que causaba muchos derrapes y ocultaba hoyos que nos cambiaban la dirección, así que la atención debía estar al 100% en todo momento.

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda. Foto: Ricardo Silverio

Llegamos a un segundo paso de río también seco, aunque con partes llenas de lodo, donde las piedras nos cobraron el manejo entusiasta ya que pinchamos una llanta y el terreno blando nos causó muchas complicaciones para la compostura del neumático. Por fin arrancamos y el calor del medio día ya era realmente pesado, por lo que al pasar por zonas con agua acelerábamos para refrescarnos.

El camino continuó por una zona alta de montaña, con caminos de terracería relativamente limpios que nos permitían mucha velocidad, en nuestra unidad el Yamaha YXZ 1000 R marcó los 105 km/hr, que aquí suenan a poco, pero en tierra créanme, es mucho. Este primer día de competencia nos llevó desde Tequisquiapan hasta Jalpan, en la Sierra Gorda queretana y debo confesarles que nos perdimos algunas veces con la navegación pero tomando en cuenta que era la primera vez que hacíamos algo así, no nos fue tan mal.

El regreso fue aburrido por carretera, y con el cansancio se acentuó más, en la tarde/noche el cuerpo quería más descanso que comida pero aún así cenamos, compartimos experiencias y planeamos nuestro segundo día para no cometer los errores de novatos que nos hicieron perder tiempo con la navegación.

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda. Foto: Ricardo Silverio

El segundo día de competencia en teoría era menos largo, y nos llevaría por escenarios ya conocidos como lo es la Presa Zimapán, llegar a dicho poblado y bajar hacia la zona de Mina de Carrizal y continuar hacia el Parque Ecoturistico El Jabalí cerca de Pinal de Amoles. Obvio para comenzar con todo esto tuvimos que pasar por muchos kilómetros de “aburrido” asfalto, aunque gracias a los escenarios de la presa (túneles, montañas, cambios de vegetación) el tramo fue muy agradable.

Luego del Poblado de Zimapán comenzó una de las mejores experiencias que este “cuenta cuentos” ha vivido y descrito, ya que el serpenteante descenso hacia la Mina de Carrizal fue increíble, con un camino muy estrecho sin protecciones laterales, y que en las curvas podíamos ver a los camiones de carga hacia abajo del tamaño de un juguete. En esta parte teníamos que cuidarnos del terreno con tierra tan fina que restaba adherencia, curvas ciegas y camiones en contra sentido que no se detenían por nada.

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda. Foto: Ricardo Silverio

Lo árido y polvoriento de este bloque de curvas se terminó en la parte baja donde circulamos por un lecho de río con cause, aquí la libreta de ruta de papel pasó a mejor vida ya que era imposible no querer acelerar al pasar por el agua y levantar olas que nos refrescaban y de paso nos hacían reír. En estas partes el desempeño del Yamaha YXZ 1000 R era sobresaliente, nuevamente por la suspensión, pero además por la capacidad de maniobra en poco espacio y los ángulos de ataque frontal y trasero.

La última parte de los tramos especiales del día fue un camino ya conocido por nosotros ya que estábamos en las inmediaciones del parque El Jabalí, donde a fines del año pasado estuvimos en la final del GS Trophy de BMW Motorrad, esto causó confianza con el acelerador en el sinuoso camino lleno de piedras, donde cada curva se podía tomar con mucho acelerador y un golpe de volante para salir cruzados a toda velocidad al frente, todo esto mientras subíamos entre los montes verdes que se encuentran en la parte alta de la Sierra Gorda. Los topes no existían para el Yamaha YXZ 1000 R y los vados eran rampas de brinco.

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda

Yamaha YXZ 1000 R Rally Sierra Gorda. Foto: Ricardo Silverio

Por fin salimos hacia el asfalto llenos de tierra, lodo, piedras y un gran cansancio, pero con una sonrisa en la cara por esta aventura, que se convirtió en una experiencia de vida, por el compañerismo y la resistencia que se requirió. Además la experiencia de manejo se vuelve algo muy personal con la caja manual que es la principal virtud del modelo. Debo confesarles que hace unos años pude participar en una prueba de toda la gama de Polaris México en las Dunas de Chachalacas, Veracruz y manejé el RZR 1000 que sin dudas fue divertido y emocionante, pero el poder controlar todo con una palanca de cambios es lo mejor.

El Yamaha YXZ 1000 R brinda emociones y sí, concretamente es mejor y más rápido que los modelos normalmente aspirados de la competencia, los fallos mecánicos son mínimos y no rompe bandas constantemente, nosotros solo nos detuvimos por pinchaduras (y cuando nos perdíamos…) así que si usted ya es dueño de un UTV deportivo o quiere adquirir uno de estos dese la oportunidad de probarlo, y recuerde que en este mundo de la terracería no necesariamente más caballos significan mejor desempeño.