Cuando Bruce McLaren fundó McLaren Automotive seguramente jamás imaginó lo que llegaría a ser su empresa que nació como un equipo de carreras para luego ser McLaren Cars en 1989 y presentar a uno de los modelos más icónicos de la industria, el McLaren F1, tristemente Bruce no pudo ver esto debido al accidente fatal que terminó con si vida en 1970 a los 32 años.

McLaren entró en una recesión creativa de modelos de calle enfocándose al mundo de la Fórmula 1, y fue hasta la década del 2000 con el trabajo en conjunto con Mercedes-Benz que desarrollaron el Mercedes SLR McLaren un modelo exclusivo con diseño claramente influenciado por la F1, aunque con un peso realmente excesivo de 1.759 kg.

Pero en el 2010 llegó la revolución para McLaren de la mano de Ron Dennis quien encabezó la nueva era de la marca como constructores de deportivos de calle, comenzando con el MP4-12C y de ahí comenzó la creación de variantes (que cambiaron la forma del nombre) usando la misma plataforma y potenciando el motor con los modelos 650S, 570S, 540C, 675 LT y 570 GT. Las variantes se enfocan a modelos gran turismo y deportivos.

Además de esto presentaron el híbrido desarrollado con lo aprendido en la Fórmula 1, el McLaren P1 que tuvo una corta edición, aunque también se desarrolló la versión de competencia. Por otra parte también está el plan a mediano plazo de revivir al McLaren F1 situándolo por arriba del P1 tanto en mecánica como en exclusividad.

El auto marcado con el número 10.000 es un McLaren 570S color gris ceramic. Se debe tener en cuenta que les tomó 42 meses fabricar 5.000 autos y 22 meses para sumar los siguientes 5.000 esto luego de duplicar la capacidad de producción de 10 a 20 autos al día con una fuerza laboral de 750 empleados. Nada mal para una empresa tan pequeña que ha logrado colarse en ventas por debajo de Ferrari y Lamborghini.