Cuando hablamos de Volvo lo primero que pensamos es en la seguridad y el diseño sobrio, esta marca se encuentra a nivel tecnológico e incluso conductivo de las tres grandes alemanas pero en algunos mercados no ha podido encontrar la fórmula para ser reconocida como se debe.

Volvo ha sido pionera de muchos avances en cuanto a seguridad pasiva y activa así como conducción autónoma, además de presumir un lujo y detalle muy cuidado. La parte deportiva pareciera no existir, pero desde hace años cuentan con su división R-Design que agrega discretas mejoras visuales y da un paso adelante en cuanto al desempeño del conjunto.

Claro, también existe la recién adquirida división de Polestar (antes eran su equipo oficial de competencia) que podría equipararse con AMG de Mercedes-Benz o la M de BMW.

Volvo XC90 R-Design

Volvo XC90 R-Design. Foto: Volvo

Para esta ocasión el Volvo XC90 ha presentado la terminación R-Design, este SUV de para siete pasajeros enfocado al lujo, ahora incorpora nuevos rines 20” con diseño de corte diamante, nuevas molduras para los retrovisores, nueva parrilla delantera, vidrios tintados y el logo de la versión “R”.

Al interior cuenta con nuevos asientos y vestiduras, volante forrado en cuero perforado, pedales en aluminio de corte deportivo, nueva iluminación e insertos en aluminio pulido y tono negro brillante, manteniendo así la sobriedad de Volvo.

Las versiones que tendrán estas mejoras serán en las mecánicas diesel, gasolina con el D5 y el T6 Drive-E y el híbrido T8. En las mecánicas con la denominación R-Design se ajustan los parámetros de la suspensión y electrónica del motor con una ganancia de alrededor de 50 hp, además de tener de manera opcional una suspensión ajustable neumática.

La potencia del Volvo XC90 está en el rango de los 320 hp por lo que con la preparación R-Design podría estar sobre los 350 hp, con el “pequeño” motor 2.0 litros. La mala noticia es que de momento solo se oferta en el Reino Unido, pero seguramente estará en otros mercados.