Volvo Cars ha anunciado que los nuevos Volvo que se presenten a partir del año 2019 tendrán un motor eléctrico. Marcando el final histórico para los autos que solo incluyen motor de combustión interna y posicionando la electrificación como su principal negocio para el futuro en tan solo 2 años.

Este anuncio representa uno de los más significativos movimientos jamás realizados por un fabricante de automóviles para impulsar la electrificación. Destacándose ser un parteaguas de más de un siglo después de la invención del motor de combustión interna, para ir allanando así el camino para un nuevo capítulo en la historia del automóvil.

El Futuro eléctrico de Volvo

El Futuro eléctrico de Volvo

Volvo Cars presentará un portafolio de autos eléctricos a lo largo de todo su rango de modelos, autos totalmente eléctricos, híbridos plug-in e híbridos suaves.

Se lanzarán 5 modelos totalmente eléctricos entre el 2019 y el 2021, 3 de los cuales serán modelos Volvo y los otros 2 serán autos eléctricos de alto desempeño desarrollados por Polestar, su aliado en el desarrollo de automóviles de alto performance. Los detalles de estos últimos autos serán dados a conocer más adelante.

El Futuro eléctrico de Volvo

El Futuro eléctrico de Volvo

Estos cinco automóviles serán complementados por una gama de híbridos plug-in en gasolina y diesel e híbridos suaves en opciones con 48 voltios para todos los modelos, representando una de las ofertas de electrificación más amplias desarrolladas por un fabricante automotriz.

De esta forma, todos los autos Volvo en el futuro contarán con un motor con alguna opción eléctrica. Por su parte los autos con motor de Combustión Interna únicamente, se irán eliminando de forma paulatina hasta ser sustituidos en su totalidad por la oferta eléctrica de la compañía.

El Futuro eléctrico de Volvo

El Futuro eléctrico de Volvo

El anuncio hace hincapié en el compromiso de Volvo Cars de minimizar su impacto ambiental y de hacer más limpias las ciudades del futuro. Volvo Cars se centra en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero tanto de sus productos como de sus operaciones. Su objetivo es que todas las operaciones de fabricación de Volvo sean carbono-neutrales para el año 2025.

La decisión tomada va en línea con el anuncio del mes pasado en el que Volvo Cars convertirá a Polestar en una nueva compañía totalmente separada que desarrollará automóviles electrificados de alto rendimiento.