En los últimos 20 años hemos podido ver como la industria automotriz se ha convertido totalmente, de autos básicos con casi nada de electrónica a verdaderos gadgets con ruedas, y además de ello las dimensiones de los autos se han incrementado dramáticamente por ejemplo el BMW Serie 2 es del tamaño del Serie 3 hace unos años y así es una tendencia que busca mantener un modelo vigente mientras se lanzan nuevos productos de entrada. Esto también lo podemos ver ejemplificado con la familia GTI y vemos en la foto inferior las generaciones del Golf, por ello el manejar el Volkswagen Polo GTI fue un poco regresar a una época pasada.

Volkswagen Polo GTI

Generaciones del Golf GTI. Foto: Ricardo Silverio

En cuestión de diseño pues no podemos decir mucho ya que todos los Volkswagen son prácticamente iguales y solo varían en tamaño, de hecho el Volkswagen Polo GTI es demasiado similar al Gol, pero esto es algo que siempre se ha mantenido en el gusto de los seguidores de la marca, o al menos cada que voy a una concentración de la marca no he escuchado a nadie quejarse porque un modelo de entrada sea similar al “deportivo”.

Volkswagen Polo GTI

Volkswagen Polo GTI. Foto: Ricardo Silverio

Forma y función

Al frente presume iluminación LED diurna y luces de un buen diseño de formas cuadradas, Volkswagen no apuesta mucho en diseños complejos, salvo que sea un ejercicio de diseño de de personas “paralelas a la marca”, así que vemos un diseño simple y hasta genérico, en el caso del Polo GTI gana detalles de faldones laterales, bajo la fascia y en el símil de difusor que aloja dos escapes a la izquierda. Nuevos rines y un pequeño alerón sobre el vidrio trasero completan la vista.

Al interior las cosas tienen más detalle y sí se diferencia, primero con el clásico terminado en las vestiduras de los asientos y las costuras rojas que contrastan con el tono negro del interior. Estas costuras también aparecen en la base de la palanca de velocidades y volante. Los insertos en terminación de aluminio también se hacen presentes así como detalles en plástico color negro brillante que no dura limpio nada.

Volkswagen Polo GTI

Volkswagen Polo GTI. Foto: Ricardo Silverio

Los instrumentos y controles son sencillos y esto es una constante en la marca, pero es algo bueno sin abrumarnos entre muchos botones y pantallas, aquí tenemos la mayoría de las funciones en la pantalla central y volante. En general el habitáculo es agradable y espacioso para cuatro personas.

Apartado mecánico

Aquí las cosas son también sencillas y muy bien probadas, el motor (muy bueno si me lo permiten) TSI de 1.798 cc turbo desarrolla 190 hp y un par motor de 214 Nm a las 1.250 rpm, asociado a una caja de cambios DSG, que sí es rápida y todo, pero para un vehículo así la necesidad de una caja manual es imperante.

Con estas cifras puede hacer el 0 a 100 km/hr en 6.7 segundos y una velocidad máxima de 236 km/hr, nada mal para éste tracción delantera que pesa 1.280 kg. Las dimensiones como les comentaba son contenidas, apenas 3.983 mm de largo por 1.901 (con los espejos) y una altura de 1.442 mm.

Volkswagen Polo GTI

Volkswagen Polo GTI. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra prueba de manejo

Desde hace tiempo habíamos estado esperando la oportunidad de manejar este “juguete” (y del Golf lo seguimos esperando) y es que si bien no es un tope de gama o Premium si pertenece a un nicho reducido, es un hothatch como lo podría ser el Renault Clio Sport, aunque en el caso de este alemán hecho en España no se siente tan robotizado. Además debo confesarles que me gustan mucho los autos pequeños con buen equilibrio entre peso y potencia.

La posición de manejo no me gustó del todo y es que se siente algo alta y esto resta un poco ese sabor deportivo, luego de eso pude observar que la visión periférica es muy buena debido a las dimensiones, pero al igual que en nuestra prueba de manejo con el Volkswagen CC, el Polo GTI carece de elementos ya indispensables en la actualidad como cámara de reversa y esas cosas que encontramos ya en modelos de entrada de otras marcas, tomando en cuenta que este auto cuesta casi 350.000 pesos mexicanos.

Volkswagen Polo GTI

Volkswagen Polo GTI. Foto: Ricardo Silverio

El manejo en ciudad fue de lo mejor, un auto que da vuelta en poco espacio, y con un consumo de combustible realmente bajo, el cual está apoyado en el sistema Start&Stop en los momentos que nos detenemos. Volkswagen en gran parte de su gama (por eso les digo que son iguales solo se diferencian en el tamaño) cuentan con tres modos de manejo y lo controlamos desde la palanca, Drive normal, Sport automático y semiautomático con cambios desde la palanca o pequeñas levas detrás del volante.

La diferencia entre el manejo en “D” y “S” es muy marcada, ya que la entrega de potencia se siente en la aceleración y recuperación, como auto citadino en modo D las cosas son perfectas pero el Volkswagen Polo GTI debía ser probado en caminos sinuosos que es parte de su espíritu, así que luego de una lenta salida de la ciudad llegamos a los caminos secundarios que nos llevarían por 250 km.

Volkswagen Polo GTI

Volkswagen Polo GTI. Foto: Ricardo Silverio

Modo Sport, control de tracción apagado y comenzamos. Lo bueno es que el Volkswagen Polo GTI se maneja como un auto de antaño y cuasi deportivo ya que es nervioso pero permite el control con el volante y pedales, esto debo decirles es por demás divertido (y más al jalar la palanca del freno estacionario…), pero esto podría y debería ser mejor para este modelo y les explico por qué.

El Volkswagen Polo GTI tiene una suspensión con puesta a punto media, a favor de la calidad de marcha pero penaliza en el manejo en espacios cerrados, no es algo de que alarmarse pero podría tener un mejor tacto, otro punto que debería mejorar es un endurecimiento mayor en la dirección, se siente suave aun en alta velocidad y claro un mejor sonido del motor… caray es un GTI, no puede ser discreto.

Volkswagen Polo GTI

Volkswagen Polo GTI. Foto: Ricardo Silverio

Un punto que posiblemente sea una apreciación personal es la falta de torque ya que en algunos momentos cuando presionaba el acelerador le faltaba potencia de salida o recuperación, algo que posiblemente era cuestión de esta unidad que ya tiene rato circulando entre los medios y pruebas de manejo.

La experiencia en el Volkswagen Polo GTI sigue arrojando diversión, pero podría ser mejor, aunque como en el caso de la industria que ha hecho crecer sus autos también ha hecho que los autos sean más cómodos y aptos para todos, esto acaba con el manejo pero se acopla a las tendencias y mismas que apuntan a que todo sea sencillo y políticamente correcto.