Las imágenes que acompañan a este texto pertenecen a un modelo conceptual presentado hace tiempo, pero que hoy sabemos dista mucho de la realidad, si bien es un hecho que tendremos un Lotus Elise en el año 2020, este mantendrá su tradición de diseño y no tendrá un cambio radical.

La historia de Lotus comenzó con el gran visionario Colin Chapman quien fue uno de los pioneros de hacer autos ligeros que no requieran grandes motores y cientos de caballos para dar una sensación pura de manejo.

En 1994 se presentó el Serie 1 y posteriormente se produjo de 1996 a 2001. Aquella versión pesaba 720 kg y era movida por un motor de cuatro cilindros Rover de 118 hp, y podía hacer el 0 a 100 km/hr en 5.8 segundos (algo que pocos modelos del presente hacen). Para el 2002 llegó la Serie 2 con un motor que se convertía en una tradición, el 1.8 litros de Toyota (que utilizaba el Toyota MR2 pero con mejor puesta a punto) .

Lotus Elise Concept

Lotus Elise Concept. Foto: Lotus

Esta combinación de Lotus con Toyota brindó una serie de mejoras y versiones especiales para el pequeño modelo como lo fueron el Elise de entrada, Elise R y las variantes de competencia los cuales iban de 136 hp hasta los 222 hp. Si bien pareciera que no son potencias de llamar la atención, Lotus hizo algo muy bien y fue la puesta a punto del chasis, dirección y el equilibrio de potencia y peso.

Esto fue el éxito del modelo, uno que privilegia el manejo más allá de la potencia, un modelo que puede correr contra modelos más grandes y salir victorioso en la pista. En el presente la versión más extrema es el Lotus Elise Cup 250 (en el nombre la potencia) y un peso de 921 kg que no es una diferencia muy marcada con respecto al peso de la primera generación, como pasa en todas las demás marcas.

Lotus Elise Concept

Lotus Elise Concept. Foto: Lotus

El futuro cercano de Lotus es una renovación total del Lotus Elise y esto ya ha sido confirmado por la cabeza de la marca Jean-Marc Gales, si bien no existen detalles mayores, Gales informó que el auto mantendrá su construcción, es decir un chasis de aluminio extruido y seguramente carrocería de fibra de carbono, el peso que se anuncia para esta tercera generación sería de 900 kg y a no ser por alguna sorpresa mantendría la sociedad con Toyota para el corazón del deportivo de Hethel, Inglaterra.

Los autos deportivos pequeños han tenido un auge interesante y parece ser que esa tendencia se mantendrá algunos años más, así que toca esperar un poco para ver cómo será el nuevo Lotus Elise y eventualmente el Exige.