A principios de la presente década Subaru y Toyota comenzaron con la idea de participar de manera conjunta en el desarrollo de un vehículo con la misma plataforma, que ocupara tracción trasera y el motor boxer, para así mejorar las capacidades del bajo centro de gravedad. Luego de algunos conceptos el Subaru BRZ sale al mercado, mientras que Toyota lo lanza bajo el nombre de GT86.

Este modelo tuvo una excelente aceptación en un principio pero en poco tiempo fue muy criticado, y no por sus capacidades o diseño, sino por la potencia ya que de un auto enfocado al mundo deportivo, bajo la firma Subaru y con tracción trasera se esperaba más. Este ha sido el lastre con el que ha cargado el modelo y ahora que llega a nuestro país debemos decirles que nos deja con ganas de más.

El diseño es muy limpio y simple, como fueron los deportivos japoneses de antaño, la configuración interior es para cuatro personas pero los pasajeros posteriores realmente sufrirán si miden más de 1.70 metros lo cual bien lo pudo haber dejado como un biplaza con mayor capacidad de carga.

Subaru BRZ en México

Subaru BRZ en México. Foto: RS

Al interior ofrece buenos acabados y materiales así como una consola atractiva y funcional no como la que se encuentra en el WRX STI, los asientos tipo cubo en alcántara ofrecen una excelente sujeción lateral y lumbar, pero debido al enfoque deportivo altura del auto podrá ser incómodo para salir o entrar, aunque esto pasa en muchos autos de este mismo segmento.

Durante la presentación los representantes de la marca nos presumieron mucho la seguridad y puesta a punto del auto, primero por las zonas de deformación programada en caso de choque y luego por el sentir de manejo e incluso la posición de los pasajeros, baja y al centro del auto, algo que ayuda a repartir mejor los pesos.

Apartado mecánico

El Subaru BRZ monta un bloque de 2.0 litros de cuatro cilindros opuestos que genera 200 hp y un par motor de 151 lb-pie (tiene apenas 5 lb-pie más que un Ford Focus, por ejemplo), con una línea roja de revoluciones que puede llevarse hasta las 7.000 rpm. Esto va asociado a una caja de cambios manual o automática con paletas detrás del volante, en ambos casos de seis pasos.

Subaru BRZ en México

Subaru BRZ en México. Foto: RS

Conociéndolo

En este primer contacto con el Subaru BRZ teníamos mucha expectativa ya que este modelo es una apuesta muy fuerte en este segmento tan de nicho y busca un lugar con competidores con mucha tradición como el Nissan 370 Z, Peugeot RCZ, Mazda MX-5 e incluso el Audi TT, aunque en el caso del Subaru la potencia es más conservadora.

La primera prueba que tuvimos fue el eslalon donde llamó la atención la suavidad de la dirección algo que no es tan bueno en un deportivo y de hecho es más firme la del WRX STI, el radio de giro es muy bueno y se puede hacer con pocos giros del volante, eso lo podría ser bueno para maniobras en ciudad.

Posteriormente estuvimos en frenadas de pánico en curva donde los sistemas de ayudas electrónicas actúan de gran manera pero sin sentirse intrusivos como en otros modelos y permitiendo mantener el control hasta en piso mojado. En un ejercicio en un amplio círculo debíamos tratar de mantener la parte interna luchando contra irnos de frente y cuando eso pasaba las ayudas electrónicas actuaban de inmediato, algo que da una sensación de confianza.

Subaru BRZ en México

Subaru BRZ en México. Foto: RS

La prueba siguiente fue un circuito con curvas muy cerradas y zonas de aceleración, este punto mostró las bondades y carencias del modelo. Y es que como les comentábamos la dirección permite apuntar de manera exacta y suave a las curvas pero también le penaliza mucho todo el peso en la parte frontal y a velocidad se sienten las ayudas electrónicas para controlar este efecto cuando se entra pasado

El Subaru BRZ tiene un peso de 1.220 kg algo que podría considerarse como ligero, pero pareciera que al motor normalmente aspirado le cuesta mover al conjunto y se siente pesado y lento en el arranque, algo que se maximiza en la versión automática. A título personal no le caería nada mal la ayuda de un turbo, y no para que tenga muchos caballos más sino para darle un mayor dinamismo y salida en el arranque y las curvas.

Subaru BRZ en México

Subaru BRZ en México. Foto: RS

Por último la prueba más divertida y singular fue la de drifting, donde se tenían que desconectar el control de tracción y ayudas para lograrlo en una superficie de pavimento pulido. Lo que llamó la atención de este ejercicio no fue tanto la facilidad de sacarlo de balance, sino el hecho de poder corregir el efecto de la ida de atrás con relativa facilidad, claro a esto le ayuda mucho la poca potencia del auto, pero es bueno saber que el chasis sin ayudas electrónicas tiene un buen desarrollo.

El veredicto de este primer acercamiento es un tanto agridulce, ya que se agradece que las marcas ofrezcan modelos así con espíritu de manejo, pero le queda mucho a deber al desempeño que se espera de Subaru, además el precio puede ser algo prohibitivo ya que de entrada costará 459.900 pesos que significan poco más de 100.000 pesos más que el Mazda MX-5 su rival más cercano por configuración, potencia y enfoque.