Hace unos treinta años (y más) no importaban los consumos de combustible y podíamos tener motores V8 con menos de 150 hp, esto habla de la eficiencia de dichos bloques en comparación de las nuevas generaciones. En el presente la tendencia o moda está en los autos híbridos y eléctricos donde el principal objetivo es hacer eficientes las máquinas y esto es el punto medular del Shell Concept Car.

Para comenzar tenemos que tener en mente que los motores son máquinas térmicas (a gasolina, diesel y bueno restos fósiles) que del 100% de energía generada se desperdicia en forma de calor un 70%. Con los nuevos motores este porcentaje ha cambiado ya que se trata de usar ese excedente con sistemas de recuperación en la frenada, o con motores muy afinados que se ocupan de reducir fricción y nuevos materiales. En el caso de los motores eléctricos la perdida energética es menor pero sigue existiendo.

Shell Concept Car

Shell Concept Car. Foto: Shell

Hoy tenemos motores de un litro alimentados por turbo que nos ofrecen la misma sensación que un cuatro cilindros de 110 hp de hace menos de 10 años. Todo este comentario es para informarles que en el Shell Concept Car se ha trabajado mucho en el sistema del motor de tres cilindros, aunque no se informa del cilindraje ni especificaciones para mover un pequeño conjunto de 550 kg y capaz de transportar a tres personas, este es un sello de Gordon Murray que también utilizó esa configuración en el mítico McLaren F1.

El trabajo en el Shell Concept Car se dio entre ingenieros de la empresa de Murray y el departamento de desarrollo de Shell que creó lubricantes y fluidos específicos para el modelo y el resultado según sus creadores es un consumo homologado de 2.64 litros a los 100 km, una cifra realmente importante.

Shell Concept Car

Gordon Murray, Shell Concept Car, Hidehito Ikebe and Bob Mainwaring. Foto:
Shell/Justin Leighton

Recordemos que Gordon Murray ha buscado asociados para el desarrollo de su auto, en el pasado Toyota y Aston Martin, ahora con empresas del sector energético y no olvidemos el auto co-creado con Yamaha Motor que tiene muchas posibilidades de llegar a producción.

El mercado automotriz se en encuentra en constante evolución pero ahora también se enfrenta a un nuevo reto, y es el gusto cambiante de las nuevas generaciones, así como el hecho de que el auto ha dejado de ser un bien patrimonial (en muchos de los mercados) sin contar a los millennials que poco o nada les interesa tener un coche. Por este efecto el futuro de la movilidad también se encuentra con autos autónomos y si tenemos un vehículo que se maneje solo tal vez sea poco importante cómo se vea y así modelos como el Shell Concept Car puedan encajar en un mercado que solo quiera moverse.

Un futuro con autos autónomos y parecidos al Shell Concept Car sin dudas será la solución en las grandes urbes nos guste o no, lo interesante es que estamos viviendo esa transición y para la generación presente será triste dejar atrás un fin de semana de aventura manejando nuestro auto.