Como sabemos Shelby se ha dedicado a realizar preparaciones extremas a los modelos de Ford y uno que se ha convertido en un clásico es el Shelby Super Snake basado en el Mustang, la primera edición salió al mercado en 1967 y hoy 50 años después las cosas se repiten con un poderío impresionante para este muscle car.

Hace unos días Ford presentó la edición 2017 del Mustang que presenta cambios mínimos que van encaminados a afinar y estilizar el modelo, y claro también ayudan al apartado aerodinámico. Usando esta base Shelby se mejoran algunos detalles de carrocería como el cofre, paquete de faldones y fascia, rines, difusor trasero y alerón.

Shelby Super Snake

Shelby Super Snake

El interior al igual que la parte externa pudiera no ser tan llamativo y solo encontramos nuevos asientos con tapicería en piel bicolor y costuras en tono azul, así como los emblemas de la serpiente y la edición, el tablero se mantiene de la versión base y bien pudieron agregar algo más distintivo.

En el apartado mecánico tendrá como ya ha sido costumbre, dos versiones de potencia, en la primera “solo” ofrecerá 670 hp, pero si esto no es suficiente para sus necesidades cotidianas de transporte podrá incorporar un supercargador para llevar las cosas hasta los 750 hp, potencia que le pone sobre el Dodge Hellcat, pero por debajo de su anterior generación lanzada en el 2012 ya que aquella “súper serpiente” llegaba hasta los 850 hp. Pero debemos considerar que el actual Mustang cuenta con un mejor chasis que le hace más apto en pista.

Con estos números el Shelby Super Snake que no es precisamente ligero (casi 1.700 kg) logra el 0 a 100 en 3.5 segundos, de momento no tenemos el dato de velocidad punta ni par motor que genera, el cual sin dudas es inmenso.