Hace más de 60 años Rolls-Royce creó un auto que hoy es una pieza muy codiciada para los coleccionistas, el Silver Down, ahora durante el Salón de Frankfurt la marca retoma aquella denominación para traernos la variante descapotable del Rolls-Royce Wraith, aunque con muchas piezas nuevas en cuanto a construcción y materiales.

En principio de cuentas la marca ha puesto mucha atención en la comodidad de los asientos posteriores, y es que como sabemos en la gran mayoría de vehículos con esta configuración, el espacio para las piernas atrás es sumamente reducido. Una de las soluciones que se ofrecen son las puertas “suicidas” (es decir que se abren de forma inversa). Así los cuatro pasajeros podrán aprovechar los 5,28 metros de longitud total del Dawn.

Como sabemos, Rolls-Royce no suele experimentar mucho en diseños nuevos y se mantiene afinando detalles, algo que agradecen los afortunados dueños de estos modelos. Por ello podemos ver las mismas formas que en la versión Wraith, con diferencias en colores, aunque que esto es algo testimonial, ya que la personalización es total en toda la carrocería.

En cuanto a la capota de tela, cuenta con seis capas que sirven para apoyar la insonorización y reducir las incidencias térmicas. La capota de accionamiento automático se guarda en 22 segundos y puede accionarse circulando a 50 km/hr.

Si bien vemos formas “genéricas” de la marca en este Dawn, la marca informa que algunos materiales empleados en los paneles interiores son totalmente nuevos, de hecho un 80% de los mismos son nuevos para el modelo.

El color que vemos en esta edición de presentación es denominado Midnight Sapphire, con interiores en piel color Mandarin, con esto tratan de emular los colores que podríamos ver en un amanecer. La forma general exterior se complementa con los rines de 21 pulgadas.

El interior cuenta con una combinación muy rica de texturas y materiales, como madera, aluminio pulido, cromo y superficies forradas con piel negra. Obviamente al centro no podía faltar el reloj que puede desmontarse. El equipo de sonido del Dawn viene firmado por Bespoke Audio, con un sistema de 16 bocinas que se ha hecho específicamente para esta configuración de auto y el sonido no se disperse, aun con la capota abajo.

El apartado mecánico tiene que ser grande para mover un auto que tiene una masa es de 2,560 kg, por ello monta un V12 biturbo de 6.6 litros, el cual genera 571 hp y un par motor de 780 Nm, este torque se puede sentir desde las 1,500 rpm. La caja de cambios asociada es una automática de ocho pasos. Con estos datos puede hacer el 0 a 100 km/hr en apenas 4.9 segundos y tener una velocidad máxima de 250 km/hr.

En cuanto al precio, como podrá imaginarse no es nada accesible ya que la versión “básica” se ofertará en 245,000 euros, pero los grados de personalización agregarán muchos miles más.