El nacimiento de la Fórmula e, totalmente eléctrica ha tenido mucha polémica, ya sea porque no hacen nada de ruido, por el extraño cambio de auto cuando se acaban las pilas a mitad de competencia y claro, por el hecho de que nos pone a pensar que esto será el futuro. Pero hace un par de meses volvieron a llamar la atención anunciando que tendrían una categoría de apoyo, totalmente automatizada. Roborace.

Y es que para las personas que han tenido la oportunidad de estar en una carrera de la Fórmula e, la verdad es que se tornan muy aburridos los tiempos muertos (hasta tres horas) por l que necesitaban un apoyo y el Roborace surgió como una “buena idea” aunque en estos autos no existirá control por parte de un piloto humano y tampoco serán de control remoto, sino que funcionarán vía software, el cual es lo único que podrán manipular los ingenieros.

Roborace

Roborace

A qué nos lleva a esto, a la pura y temible inteligencia artificial, que hoy es una realidad, con la capacidad de computadoras de tomar decisiones segundo a segundo en una carrera, pero utilizando la “razón” humana, estas máquinas jamás se equivocarán ya que no tomarán riesgos innecesarios, no tendrá errores o corazonadas como un humano, eso en el papel suena muy aburrido.

Hoy algunos pilotos de las máximas categorías e ingenieros se han quejado por las velocidades que pueden desarrollar los autos, y pareciera ser que los pilotos tendrían que usar en el futuro trajes presurizados como en los aviones caza para poder hacer una carrera, esto dista mucho de verse, ya que los circuitos y autos tendrían que revolucionarse completamente. De hecho y la ciencia ficción nos ha pintado que las carreras serán en pseudo naves que leviten sobre un campo electromagnético, e incluso ahí el ruido es reducido.

Roborace

Roborace

Con respecto a la ciencia ficción debo decir que el diseño de los Roborace se inspira en ese mundo ya que Daniel Simon, creador de estos autos fue quien concibió los vehículos que vimos en la película de TRON: Legacy. Y en su mente estaba el desafío y oportunidad de crear algo con las “ventajas” de no contar con un piloto, ofreciendo así una máxima cantidad de aerodinámica.

Esto último lo podemos ver con el cuerpo del auto que es básicamente un cohete (dónde estaría piloto motor y transmisión) con un carenado inferior y superior en la parte delantera y trasera (tipo monoplaza) y las llantas cubiertas por la misma carrocería. Esto le convierte en una máquina hecha para la aerodinámica y claro, para la publicidad ya que cuenta con mucho espacio para varias marcas.

Lejos se han quedado los motores V12 y su sonido celestial, esa es otra era y otra generación, hoy la decadente Fórmula Uno no ayuda en nada a mantener las costumbres, y la Fórmula e comienza el camino de enseñarles a nuevas generaciones que no necesitan ruido sino emoción en pista y luego tal vez sea más digerible el concepto de autos que se manejen solos, algo que ya es casi una realidad en los vehículos de calle.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=2oBnWsVhJms]