Cuando probamos los autos y al escribir algún texto para ustedes nuestros lectores, siempre debemos ser objetivos y parciales, pero debo decirles que existen muchos autos que por sus características nos hacen olvidar esto y “gana la pasión”. Y esto ha causado el Cadillac ATS V Series un modelo que sorprendió en muchos aspectos y dejó un agradable sabor de boca.

Para comenzar debo ser sincero y decirles que el estilo de lujo norteamericano nunca me ha gustado, el exceso de elementos cromados, gran tamaño y la idea de “entre más grande mejor” no es algo que me llamé la atención, pero en la última década tanto Ford como General Motors han tomado muchos elementos de diseño, mecánica y puesta a punto de sus divisiones europeas.

En el año 2012 tuve la oportunidad de manejar el Cadillac CTS V en pista, este tope de gama contaba con mucha potencia pero se sentía el peso del conjunto y luego de un rato el sobrecalentamiento se hizo presente. Posteriormente pude manejar el ATS normal y desde los primeros kilómetros noté que el manejo estaba más refinado, la dirección era precisa y firme al igual que la suspensión, dejando a un lado esa suavidad que caracteriza a los autos del vecino país del norte.

Cadillac ATS V Series

Cadillac ATS V Series. Foto: Ricardo Silverio

Así que cuando nos anunciaron que tendríamos el Cadillac ATS V Series causó una sonrisa y gran expectativa. Este “Cadi” también destaca en su diseño ya si bien guarda el lenguaje lineal y “anguloso” de la marca también presenta una vista sobria que no le envidia nada a un alemán. El frente es agresivo y afilado, desde el cofre con la salida de aire hasta los faros y parrilla superior e inferior cubiertas con una terminación en red negra.

La parte trasera, también es discreta, solo agrega un pequeño alerón integrado a la tapa de la cajuela y un difusor en tono negro que aloja los dos escapes dobles. Destaca que todo el conjunto guarda la sobriedad de un auto de lujo con un toque deportivo, como lo que hace AMG para la gama Mercedes-Benz.

Al interior mantiene las formas generales del ATS convencional, pero agrega nuevas combinaciones de materiales, como la alcántara que tenemos en el volante un excelente detalle para viajes alrgos o en pista, los insertos no pueden escapar al estilo norteamericano y cuenta con tonos cromados y negro brillante en la consola central y controles del volante. Los asientos firmados por Recaro ofrecen una excelente sujeción lateral, lumbar y para las piernas, además de ser totalmente ajustable. El tablero de instrumentos es totalmente digital y rompe con los tonos serios para darnos colores rojo, blanco y azul. Y para terminar cuenta con un HUD (head up display) donde podemos configurar la información que se proyecta en el parabrisas.

Cadillac ATS V Series

Cadillac ATS V Series. Foto: Ricardo Silverio

En el apartado mecánico el Cadillac ATS V Series ofrece un motor 3.6 litros bi turbo que desarrolla 464 hp y un par motor de 445 lb-pie, asociado a una caja de cambios automática de ocho velocidades. Con estos números y según la ficha técnica logra hacer el 0 a 100 km/hr en 4 segundos con una velocidad máxima de 300 km/hr.

La experiencia de manejo

Bueno luego de este largo preámbulo pasemos a lo que nos llamó la atención y debo comenzar por el punto que no fue bien logrado para un auto de este segmento y enfoque y es el sonido, ya que carece de él y esto resta un poco de personalidad a menos que usted busque un deportivo pero no le interese escuchar mucho el motor incluso en altas revoluciones.

Superando este punto comenzamos a circular por la ciudad, y en este punto destacó la comodidad de los asientos, la visibilidad perimetral, el equipo de sonido, el buen agarre del volante con alcántara y por otra parte la dureza de la suspensión y lo poco ergonómicos que están colocados los controles del volante, a menos que usted tenga los dedos pulgares muy largos.

Cadillac ATS V Series

Cadillac ATS V Series. Foto: Ricardo Silverio

Debo decir que la ciudad no es el lugar para el Cadillac ATS V Series ya que además de la dureza de la suspensión la altura es reducida y el pasar por un tope debe ser una tarea casi quirúrgica para no golpear. Por ello el auto se fue a guardar directo a la oficina esperando una salida sinuosa en carretera.

Llegó el día de “jugar” y mientras abandonaba la ciudad tenía el modo de manejo más tranquilo con la entrega de potencia más moderada, pero aquí debo comentarles que este Cadillac recuerda sus raíces norteamericanas, ya que si presionamos fuerte el acelerador al arrancar patinará un poco y si lo hacemos al dar vuelta el auto puede ponerse de lado con todo y las ayudas electrónicas. Esto sin dudas nos recuerda los muscle cars de antaño.

Por fin llegamos a la zona sinuosa y el modo de manejo track apareció y de paso desconectamos el control de tracción, ¿el resultado? Esa fue la sorpresa, un manejo muy sensitivo, una respuesta del acelerador contundente y un derrape que se podía realizar de manera sencilla pero también la recuperación con pocos movimientos del volante, lo cual habla muy bien del trabajo del chasis y la suspensión magnética que se adapta en todo momento al camino.

Cadillac ATS V Series

Cadillac ATS V Series. Foto: Ricardo Silverio

Aun sin el control de tracción el Cadillac ATS V Series se comportaba estable, se podía aguantar la frenada hasta el último momento para entrar a la curva, tener un paso veloz por la misma y salir con el acelerador a fondo, todo esto mientras jugamos con las paletas de cambios detrás del volante.

La suspensión firme en estas circunstancias juega a favor ya que el Cadillac ATS V Series literalmente va “agarrado” al asfalto y las llantas transmiten mucha información al volante y manos, permitiendo un manejo más preciso, con todo y que la dirección no es tan firme a velocidad y bien podría mejorarse este punto.

La aceleración nos hace olvidar que traemos un auto turbo, ya que desde la parte baja de las revoluciones “empuja” y la recuperación en velocidad de crucero es algo sencillo. Los frenos fueron potentes en todo momento y no acusaron fatiga ni causaban movimientos nerviosos, en general el Cadillac ATS V Series por fin está verdaderamente a la par de un M3 o un AMG, es divertido, es pasional sin perder el lujo y personalidad de un Cadillac.