Hace unas semanas Porsche anunció que tendría un modelo conceptual en el Salón de Frankfurt, pero el hermetismo con la información y fotos esta vez fue total. Ahora conocemos el Mission E un modelo 100 % eléctrico que además presume un diseño impactante, que recuerda un poco al 918 pero con un trabajo aerodinámico envolvente.

Una de las bases con las que cuenta este modelo es la del 919 Hybrid que ganó en las 24 Horas de Le Mans, el cual emplea dos motores paralelamente sincronizados por imanes, que brindan aceleración y recuperación de energía en la frenada.

Porsche Mission E

Porsche Mission E. Foto: Porsche

El motor eléctrico genera una potencia de 600 hp con lo que hace el 0 a 100 km/hr en 3.5 segundos, lo mejor de este auto es la autonomía anunciada, que llega hasta los 500 km. Por otra parte la carga del 80 % de la pila puede hacerse en apenas 15 minutos. Complementando el apartado mecánico cuenta con tracción a las cuatro ruedas, algo que se antoja lógico para poder gestionar el par motor de salida.

Porsche está a la vanguardia en la introducción de la innovadora tecnología de 800 voltios. El duplicar el voltaje en comparación con los vehículos eléctricos de hoy en día que operan a 400 voltios ofrece múltiples ventajas: tiempos de carga más cortos y menor peso, ya que para transportar la energía se requieren cables más cortos y de menor calibre. Al frente de la puerta del conductor está el acceso al puerto de carga del sistema ‘Porsche Turbo Charging’. A través del puerto de 800 voltios, la batería se puede cargar a aproximadamente el 80 por ciento de su capacidad en unos 15 minutos. Como alternativa, la plataforma de tecnología puede ser conectada a una estación de carga convencional de 400 voltios.

La batería montada en la parte inferior del coche, que se basa en la última tecnología de iones de litio, está distribuida a lo largo del espacio que hay entre los ejes delantero y trasero. Esto distribuye su peso a los dos ejes de accionamiento de manera uniforme, dando como resultado excepcionalmente buen equilibrio. La carrocería se compone de una mezcla de aluminio, acero y plástico reforzado con fibra de carbono. Los rines están hechos de carbono.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=HdYg2EPMKiI]

Al interior llaman la atención los asientos y el diseño tan minimalista que ofrece, el tablero cuenta con pantallas configurables con un formato flotante detrás del volante. EN la consola central contamos con la pequeña palanca de velocidades y una pantalla táctil (tablet) que puede desmontarse. Al centro del tablero contamos con una pantalla integrada al diseño. Detalles que le dan una vista muy elegante y limpia.

El conductor o pasajero puede utilizar los controles sin contacto en las funciones primarias tales como el radio, el sistema de navegación, el control de clima, los contactos y el vehículo. El símbolo deseado se activa mediante gestos que son detectados por sensores. Un gesto de agarrar significa seleccionar, mientras jalar significa control. Por otra parte, el conductor o el pasajero pueden utilizar una pantalla táctil en la consola central para controlar las funciones secundarias, como menús de información detallada.

Hace menos de 10 años la tecnología de autos eléctricos se veía muy distante, hoy ya tenemos algunas opciones en la calle, si bien su precio es elevando el constante avance tecnológico reduce los costos y crea nuevas opciones, en el caso de Porsche son nuevos deportivos, y de paso a mediano plazo podría quitarle la hegemonía a Tesla.