La industria automotriz como todo negocio debe adaptarse a las necesidades del mercado, ya sean los usuarios, regulaciones ambientales, precios, desempeño y un gran número de variables. Esto ha cambiado dramáticamente algunos conceptos de antaño, incorporando motores turbo alimentados en autos que antes eran impensables.

Ahora Porsche se une a este club quien abandona los bloques normalmente aspirados en el 911 Carrera por la turbo alimentación, si bien los puristas de la marca extrañarán el sonido y el poder “estirar” más las revoluciones, el desempeño que brinda este motor bóxer les hará sonreír a la par de una disminución de emisiones y un mejor rendimiento.

Y es que Porsche no es precisamente nuevo con los motores turbo, y en su historia ya tiene alrededor de 40 años con otros modelos e incluso en competencia. Cabe señalar que el 911 tendrá como opción el eje trasero direccional, el cual se encuentra en las variantes más extremas de Porsche como el GT3, GT3 RS, así como el Turbo S.

Porsche 911 Carrera

Porsche 911 Carrera. Foto: Porsche

La incorporación del turbo eleva las prestaciones en ambas variantes del 911, comenzando con el carrera que llega hasta los 370 hp, mientras que el Carrera S se queda en los 420 hp, es decir un incremento de 20 hp con respecto a los aspirados. En cuanto al par motor suben hasta los 450 y 500 Nm respectivamente.

El par motor del bóxer de 3.0 litros se encontrará desde la parte baja de las revoluciones, en el rango de las 1,700 rpm, la línea roja del tacómetro llegará hasta las 7,500 rpm. Estará asociado a una caja de cambios PDK que permite hacer el o a 100 km/h en 4.2 segundos, mientras que el Carrera S lo logra en 3.9 segundos aunque esto se logra con el Sport Chrono Package.

Las velocidades punta también se incrementaron, el Carrera normal sube hasta los 295 km/h y el Carrera S va hasta los 308 km/h. Esto refleja un incremento de seis y cuatro km/h con respecto a los normalmente aspirados, lo cual puede sonar a poco, pero las mejoras se notan en la recuperación y salida de curva.

Combinado con el opcional Sport Chrono Package, el 911 Carrera trae por primera vez un selector de modos de conducción en el volante, que tiene su origen en el selector del 918 Spyder. El selector consiste en botón giratorio con cuatro posiciones para diferentes tipos de conducción: Normal, Sport, Sport Plus e Individual. Además incorpora el Sport Response Button. Cuando se aprieta este botón todo el tren de rodaje se acondiciona previamente para una aceleración máxima durante 20 segundos, algo muy útil en casos como preparar un adelantamiento. Para ello, se engrana la marcha óptima y la gestión del motor se ajusta para una respuesta aún más inmediata en un periodo de tiempo corto.

Los cambios a nivel estético son sutiles, algo que ya sabemos que pasa con Porsche, pero ellos han logrado hacer que esa continuidad sea un encanto y no una carga como en otros modelos. Nuevas luces delanteras y traseras, manijas de puertas, rines son las cosas que se modifican, y claro la parte trasera de la tapa del motor que ahora aprovecha la forma aerodinámica para meter aire frío al bloque.

Las versiones del 911 Carrera llegarán a México en febrero del 2016 y de momento no hay precios.