Los modelos conceptuales de Peugeot son realmente atractivos y se desmarcan de las líneas habituales de diseño para experimentar con formas caprichosas, así como texturas y materiales tanto interiores como exteriores. Además suelen proponer nuevos segmentos de mercado, como lo es el Peugeot Fractal cuya presentación se llevará oficialmente en el Salón de Frankfurt.

El Peugeot Fractal es un concepto convertible que a primera impresión es un hot hatch de altas prestaciones. Las líneas de diseño son afiladas pero también abultadas en algunas parte lo que le da al concepto una vista de mayor tamaño. La forma envolvente de la fascia logra una sensación de auto de competencia misma que se acentúa con con la parrilla que, al igual que el Peugeot 208 GT, tienen una terminación de bandera a cuadros. Esta parte se integra a los faros y a la atractiva línea de luces LED.

La carrocería como la de su concepto Onix cuenta con una combinación de materiales. A partir del término de la puerta comienza una zona hecha en fibra de carbón y una textura a manera de degradado en la parte baja que da una vista extraña en la parte baja, como si fuera el arco de un pie. La parte lateral se complementa con rines de 19” con terminación de hélice.

Atrás, las formas aerodinámicas también recuerdan un auto de competencia mientras que las luces se encuentran integradas a la forma redondeada del conjunto.

Al interior del Peugeot Fractal las cosas son muy interesantes y es aquí donde está el verdadero trabajo conceptual. La idea es que esta parte está pensada como una cámara anecoica, que es un espacio diseñado para absorber en su totalidad las reflexiones producidas por ondas acústicas tal y como están diseñadas las cabinas de radio de ahí las caprichosas formas las podemos ver en los paneles interiores de las puertas y suelo que transmiten el sonido de los “bajos” no por la vía aérea sino a través de las superficies.

Gracias a lo anterior, además del uso de la aerodinámica y llantas de baja resistencia al rodamiento, el ruido es prácticamente nulo al interior mientras que el equipo de sonido recorrerá la estructura interior del Fractal, generando así vibraciones que llegarán a los ocupantes. Suena raro sin dudas. Un punto interesante de los interiores, es que el 80 % de las piezas fueron hechas en impresoras 3D.

En el apartado mecánico, el Fractal será un auto totalmente eléctrico, con una batería de iones de litio de 40 kWh que alimenta un par de motores, uno en cada eje, los cuales suman una potencia de 204 hp (150 kW), con esta puede hacer el 0 a 100 km/h en 6.8 segundos, y una autonomía de 450 km.

Este vehículo mide apenas 3.81 m de longitud, 1.77 m de alto y se queda en la báscula con 1,000 kg., siendo las baterías las protagonistas de la mayor cantidad de peso. Cuenta con una suspensión de altura regulable desde el interior que puede ir desde los 11 cm hasta los 7 cm.

La conectividad del Fractal se puede realizar por teléfono o reloj inteligente, desde donde se pueden mover diferentes parámetros.

Tal vez nunca veamos este modelo de serie pero esas líneas de diseño podrían dibujar el futuro de algún modelo deportivo, incluso la próxima generación del Peugeot RCZ sobre la cual se sigue especulando.

Con información de Peugeot