Como sabemos el Grupo Volkswagen gusta mucho de compartir sus desarrollos entre todas sus marcas, aunque a veces esto puede ser un sin sentido ya que de una marca a otra un auto con la misma base puede costar mucho más, y este es el caso del Audi R8 que tiene su contraparte en el Lamborghini Huracán, pero si bien prácticamente son lo mismo existe una diferencia de casi tres millones de pesos (…).

Obviamente estamos comparando las versiones de Audi R8 V10 Plus Coupé y el Lamborghini Huracán LP 610 4. En ambos modelos cuenta con motor V10 5.2 litros que desarrollan 610 hp y un par motor de 560 Nm. La caja de cambios es dual de siete marchas y en cuestión de velocidad máxima el Audi R8 es por 5 km/hr más rápido que el “lambo”, quedando en 330 km/hr aunque con la misma aceleración para hacer el 0 a 100 km/hr, es decir 3.2 segundos.

Audi R8 V10 Plus Coupé

Audi R8 V10 Plus Coupé. Foto: Ricardo Silverio

Como podemos ver el apartado mecánico es prácticamente igual así como las dimensiones generales que como sabemos en este tipo de autos suelen ser bajos (1.240 mm) y anchos (2.037mm). el peso del R8 se queda en el rango de los 1.555 kg, que extrañamente representa más de 100 kg que el Huracán.

En cuestión visual si se diferencia mucho del italiano y es que el Audi R8 tiene una forma más “cuadrada” aunque más afilada que la generación pasada. Del diseño podemos escribir poco ya que las fotos son más elocuentes, aunque si debemos señalar que esta unidad Audi R8 V10 Plus Coupé que es el tope de gama en México cuenta con mejoras visuales en fibra de carbono que podemos ver en las tomas laterales de aire y pilar B, así como el alerón trasero.

Audi R8 V10 Plus Coupé

Audi R8 V10 Plus Coupé. Foto: Ricardo Silverio

Atrás cuenta con una superficie acristalada que permite presumir el motor V10. Al interior es minimalista excepto en el volante donde podemos ver los ya clásicos botones de info entretenimiento y además el encendido, modos de manejo e incluso el del sonido del escape, configuración que proviene del mundo de las competencias. En cuanto al tablero de instrumentos es totalmente digital y provee mucha información al conductor. Al centro los caprichosos y elegantes elementos del aire acondicionado rompen con la sobriedad y la parte baja solo encontramos la palanca de cambios y sistema de info entretenimiento, vamos lo mínimo indispensable que es cómo debe ser un deportivo.

Audi R8 V10 Plus Coupé

Audi R8 V10 Plus Coupé y Ford Focus RS. Foto: Ricardo Silverio

Nuestro breve contacto con el Audi R8

Hace unas semanas tuve la oportunidad de manejar el Ford Focus RS en pista, pero en un trabajo en conjunto con otro colega del medio él llevó el Audi R8 por lo que tuvimos la oportunidad de ver como era el concepto de conducción de ambos autos con tracción a las cuatro ruedas y de paso deleitarnos con el sonido del motor del R8 rompiendo la calma de la pista.

Entrar al Audi R8 debería reconsiderarse a “ponerse el R8” y es que la sujeción de los asientos prácticamente nos abraza y la posición de manejo es perfecta. Freno al fondo y botón de encendido, el sonido atronador del V10 en mi espalda es algo que hace sonreír. Así, sin tocar los modos de manejo salí a dar una primera vuelta, con una buena aceleración pero nada del otro mundo, incluso comparable con el Focus RS, aunque en el R8 el agarre es increíble por lo que las curvas se podían tomar a más velocidad.

Audi R8 V10 Plus Coupé

Audi R8 V10 Plus Coupé. Foto: Ricardo Silverio

Luego de esto llegó el momento de ver las opciones de manejo y colocar el modo manual con paletas detrás del volante, modo Dynamic y adiós al control de tracción y aquí las cosas cambiaron totalmente la aceleración era brutal y la línea roja de las revoluciones llegaba rápidamente para que con un movimiento con los dedos de la mano derecha hiciera el cambio y esto sucediera de inmediato no como en otros modelos que esa opción solo está de adorno y para que se vea “más deportivo”.

Si bien el agarre seguía siendo el pilar de este Audi R8 la potencia entregada a las ruedas pasaba factura al salir rápido de las curvas ya que no necesitaba un modo Drift para irse totalmente de costado mientras que iba dosificando el acelerador y contra volanteando, y sí, fue muy emocionante y divertido, de hecho mucho más que el Focus RS. Luego de tomarle algo la medida y evitar el derrape el manejo se torno sólido pero muy físico con los sentidos siempre atentos ya que cualquier error puede costar muy caro (muuuy caro) y tal vez por eso vemos tantos videos en Youtube con choques de súper autos saliendo de la agencia y es que tanta potencia requiere cierto grado de habilidad y solo así se puede disfrutar.

Audi R8 V10 Plus Coupé

Audi R8 V10 Plus Coupé. Foto: Ricardo Silverio

Así como la aceleración y velocidad por el paso de curvas eran contundentes, la frenada también lo es, y es que con discos del tamaño de una llanta de 16” carboncerámicos no podía ser de otra manera, así que incluso después de un derrape controlado o no se puede detener casi en seco de inmediato. La dirección si bien no es tan dura es lo suficientemente firme para transmitirnos información de las llantas y el camino esto ayudado por la suspensión que si es dura y baja.

Sin dudas este Audi R8 es un juguete, que puntualmente en México solo sirve para las pistas y es que la dureza de la suspensión y lo bajo de la carrocería hará que suframos en las pésimas calles que tiene la ciudad y ni hablar de los baches que podemos encontrar en carretera. Y reitero, como les comenté el Audi R8 es el súper deportivo más barato claro, si usted tiene sobrantes 3,029.900 más el mantenimiento posterior.