El Grupo Volkswagen se encuentra en el presente en una problemática muy grande luego del software trucado que venía con las mecánicas a diesel y recientemente la puesta a punto de las cajas de cambio de Audi también favorecían los resultados de emisiones, por lo que la marca se ha volcado a ser una empresa “verde” con un futuro a mediano plazo de vehículos eléctricos, enfocando sus esfuerzos en el desarrollo, por desgracia esto ha causado que dejen repentinamente el mundial de rally donde habían dominado.

Fuera de toda esta polémica Volkswagen cuenta con excelentes motores a gasolina, un ejemplo es el 2.0 litros TSI que en la teoría pareciera poco para las dimensiones del Volkswagen CC, pero en la práctica sorprende el desempeño. Recordemos que el CC es ya un primo del Passat luego que la marca decidió crear dos variantes enfocadas a diferentes segmentos de mercado.

Volkswagen CC

Volkswagen CC. Foto: Ricardo Silverio

Forma y función

Hablar de diseño es algo complicado con Volkswagen ya que como sabemos tienen una línea muy “continuista” donde los cambios son apenas imperceptibles y esto puede ser o no de su agrado, lo que es un hecho es que la legión de seguidores VW es inmensa alrededor del mundo y en México no es la excepción. De hecho durante la semana que trajimos el CC notamos las miradas de otros automovilistas y personas en la calle, algo interesante toda vez que el CC no es cuenta con formas extremas o sonido de motor, simplemente es ese “algo” que llama la atención de la marca.

El diseño para esta versión especial 2017 cuenta con un color denominado Rojo Fortana metálico que le va muy bien, aunado a nuevos rines de 18 pulgadas que le dan un toque deportivo. No puede faltar el guiño al mercado estadounidense con los detalles en cromo que vemos en la línea lateral, contarnos de las puertas y detalles frontales. La parrilla se mantiene al igual que la parte baja con detalles oscuros y terminaciones en aluminio pulido. Los faros cuentan con iluminación LED y luces diurnas.

Volkswagen CC

Volkswagen CC. Foto: Ricardo Silverio

Atrás vemos una terminación de forma coupé, algo que diferenció en su momento al Passat CC, aquí también vemos la franja cromada, un difusor plástico, un alerón simulado integrado a la tapa de la cajuela y un juego de luces elegantes que recuerdan un poco un “kanji”.

Al interior la experiencia es totalmente señorial, ofrece espacio de sobra para sus cinco pasajeros, los materiales sin ser de lujo dan un buen tacto y vista, además claro del acabado bitono en las vestiduras de piel. Todos los elementos del tablero y consola central es lo mismo que encontramos en prácticamente toda la gama de Volkswagen, aunque por el precio y enfoque del Volkswagen CC las cosas deberían ser diferentes.

El precio de este modelo es de 545.990 pesos (al mes de noviembre de noviembre 2016 según la página oficial de México) y con ese medio millón no ofrece cosas que ya son básicas en otros modelos, incluso en gamas inferiores como una pantalla táctil de mayor tamaño y funciones, cámara de reversa, sensores perimetrales, acceso remoto con la llave y el encendido sin necesidad de usar la misma. Sí, puede ser algo quisquilloso, pero por ese dinero y por el corte ejecutivo el Volkswagen CC debe tener estas cosas.

Volkswagen CC

Volkswagen CC. Foto: Ricardo Silverio

Apartado mecánico

Como ya les comentábamos el motor es un TSI de cuatro cilindros de 1.984 cc (2.0 litros), el cual desarrolla 200 hp y un par motor de 280 Nm, la caja de cambios es la ya conocida DSG de seis pasos. Para ser un vehículo de 4.802 mm de largo y 1.855 de ancho pesa 1.527 kg, y eso sin ser un vehículo que use muchos elementos de materiales ligeros como lo presumen otras marcas y pesan más.

Según la marca ofrece un rendimiento combinado de 13.5 km/lt, y en ciudad de 10.8 km/lt, nuestra experiencia en la vida real tanto en ciudad como carretera fue muy alentadora con un consumo bajo en la semana de pruebas.

Volkswagen CC

Volkswagen CC. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra experiencia de manejo

Debo confesarles que el Passat CC me gustaba, esa forma de coupé le hacía escaparse a los clones de diferentes tamaños que conforman la gama de Volkswagen, además contaba con ese manejo preciso muy al estilo alemán, una dirección firme sin ser dura al igual que la suspensión. Aquella ocasión hace unos cinco años pude manejarlo en el Autódromo Hermanos Rodríguez, donde sin ser un deportivo se desempeñó muy bien en las curvas y no acusó fatiga en los frenos.

Ahora con el Volkswagen CC así a secas las cosas se han mantenido con un auto realmente interesante de manejar ya que a primera vista se muestra como un tanto señorial… sí, aburrido, pero no lo es ya que la respuesta del motor es excelente y mueve al conjuto de tonelada y media con mucha soltura, ya sea desde el arranque hasta la recuperación de velocidad.

Volkswagen CC

Volkswagen CC. Foto: Ricardo Silverio

Al tomar posición de manejo pude notar que es algo baja de forma natural, (aunque obvio puede regularse en el asiento), la vista perimetral es buena y las vestiduras de tono rojo le dan un excelente toque. Debo confesarles que no me gustan los volantes de Volkswagen grandes y delgados, pero en este caso van con el Volkswagen CC y su enfoque ejecutivo. A la mano contamos con todo lo necesario en cuanto a infoentretenimiento sin mayores pretensiones de diseño, pero insisto sin desmarcarse del resto de la gama.

El primer día de manejo nos llevó a la carretera por tramos sinuosos, donde puse el modo de manejo Sport (básicamente solo la caja de cambios, no cambia nada más), y comencé a tocar el volante buscando las paletas de cambio, pero tristemente no existían (insisto, un mal detalle para un auto de este precio), así que tuve que conformarme con el movimiento hacia arriba y debajo de la palanca de cambios. Olvidé pronto las paletas para enfocarme al manejo y sentir la precisión del mismo. Volkswagen ha tenido mucho tiempo para aprender las necesidades de puesta a punto en el mercado mexicano y desde un Up, hasta un Passat las cosas son muy buenas.

Volkswagen CC

Volkswagen CC. Foto: Ricardo Silverio

La caja de cambios DSG también ya está muy probada y la respuesta en modo semi automático y automático es excelente, permitiendo al Volkswagen CC recuperar impulso rápidamente al salir de las curvas y claro, realizar cambios descendentes en un manejo deportivo. La suspensión trabaja muy bien absorbiendo las imperfecciones del camino y la altura del conjunto le permite librar los topes.

En cuanto al manejo en ciudad las cosas también son sencillas gracias al equilibrio que tienen el conjunto de chasis y dirección, aunque por lo largo del Volkswagen CC no es ágil en espacios cerrados.

El Volkswagen CC es una excelente opción de sedán (que parezca coupé) grande, ya que además del diseño atractivo también cuenta con un gran desempeño motriz y un consumo de combustible destacable. En nuestro caso consumimos poco más de medio tanque en 4 días, dos de ellos en carretera con aceleración constante (subimos hasta los 180 km/hr con plena estabilidad) y los trayectos citadinos. Pero este consumo reduciría con un manejo más conservador.

Volkswagen CC

Volkswagen CC. Foto: Ricardo Silverio

El problema que vemos con el Volkswagen CC es el costo (y en el resto de la gama también), ya que por ese precio se pueden acceder a modelos de gama de acceso de marcas Premium, por ejemplo el BMW Serie 3 Sedán desde 539.990 pesos o el Clase C de Mercedes-Benz que aunque sube el precio a 590.000 pesos todavía se puede acceder a estos niveles. En ambos casos cuentan con un mejor equipo de serie y pronto les treremos nuestra prueba de manejo con el KIA Optima Turbo que tiene más equipo, potencia y menor precio. Aun así la legión de seguidores de VW es fiel con sus productos.