Antes de iniciar la lectura de esta prueba de manejo tengo que hacer con algo que posiblemente no sea muy ortodoxo pero en este caso creo que valioso. Hace un par de semanas probé el Volkswagen CC, y a ser vehículos del mismo segmento, pude comparar directamente al KIA Optima Turbo, con su competidor alemán y los resultados fueron muy buenos para el auto asiático.

Forma y función

Para llegar a esta conclusión todo comenzó desde que recibí el auto, sin entrar en detalles concretos las dimensiones del VW y KIA eran similares. Ese día no saldría a la calle por lo que se fue directamente al estacionamiento y aquí comenzaron las comparaciones ya que el KIA Optima Turbo cuenta con una generosa pantalla táctil con función de cámara de reversa, además de las alarmas perimetrales, cosa que el VW no traía. El equipamiento interior en el caso del coreano es mucho mejor como por ejemplo los puntos de recarga rápida e inducción que ofrece hasta para tres dispositivos, algo muy útil en nuestro presente.

KIA Optima Turbo

KIA Optima Turbo. Foto: Ricardo Silverio

El diseño exterior tiene cierto aire juvenil sin demeritar el enfoque señorial del auto, algo como lo que logra el Toyota Camry y el Honda Accord, pero con detalles que le dan una vista agradable en la parrilla, parte baja de la fascia, faldones e incluso el deflector trasero. Cabe señalar que el KIA Optima Turbo se ofrece en México en cuatro versiones dos normalmente aspiradas de 2.4 y dos turbo.

Pero no todo es bueno en esta apariencia y equipo de serie ya que si nos ponemos detallistas encontramos cosas no tan buenas y esto se nota desde afuera, por ejemplo la terminación de la parrilla es demasiado similar a la que usan algunos modelos Peugeot. Los cromos parecieran muy forzados en cuanto a diseño y bien podría prescindir de ellos. Esto también pasa en la parte trasera con el difusor que aloja al par de escapes ovalados, ya que carece de integración con el resto del diseño.

KIA Optima Turbo

KIA Optima Turbo. Foto: Ricardo Silverio

Al interior las cosas tienen también un problema y es que las vestiduras y diseño en general parecieran del pasado, de hecho y disculparan por la comparación pero me recuerda mucho al Mitsubishi Galant o los Cadillac de hace unos 15 años, tal vez por la forma o material de los asientos. Si bien la calidad de los materiales al tacto es muy buena para conductor y pasajero, las plazas traseras requerirían mejor acabado.

En estos detalles interiores y de calidad el Volkswagen le gana a KIA, pero es justo señalar que el Optima cuesta casi 100.000 pesos menos (VW CC – 545.990 y el KIA Optima 441.000 pesos mexicanos). Aun así la experiencia de manejo en cuanto a comodidad y función se la lleva el KIA Optima Turbo.

KIA Optima Turbo

KIA Optima Turbo. Foto: Ricardo Silverio

Apartado mecánico

El tope de gama de los Optima llega con un motor de cuatro cilindros turbo, 2.0 litros que desarrolla 245 hp y un par motor de 260 lb-pie entregadas desde las 4.000 rpm. La caja de cambios es automática de seis velocidades que en el caso del KIA Optima Turbo SXL ofrece paletas de cambio detrás del volante.

Nuevamente haciendo la comparación con el Volkswagen CC, este ofrece también un motor turbo de 2.0 litros, pero en este caso se queda en los 200 hp con 206 lb-pie. Punto para KIA.

KIA Optima Turbo

KIA Optima Turbo. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra experiencia de manejo

El manejo con el KIA Optima Turbo, nos llevó a situaciones de carretera y ciudad similares al Volkswagen CC por lo que las cosas no pudieron ser más parejas en esta comparativa indirecta. Como les comentaba la comodidad en el Optima es muy buena desde el espacio hasta los elementos de infoentretenimiento pero me sentía pequeño en esos grandes y mullidos asientos pensados para el mercado norteamericano, esto puede o no ser de su agrado pero hacían las cosas llevaderas en el tránsito diario.

El manejo en ciudad resultó ser agradable ya que la suspensión es un tanto más suave que la del CC al igual que la dirección, por lo que las maniobras en corto espacio y absorción de la amortiguación de los baches y topes es muy buena. Las dimensiones (4.855 mm de largo por 1.862mm de ancho) obviamente no lo hacen muy ágil en el tránsito, pero con este carácter señorial que tiene no estaremos “serpenteando” entre los coches.

Cuenta con modos de manejo que solo afectan a la entrega de potencia y sensibilidad del acelerador, y si lo dejamos en el modo normal las cosas se hacen muy tranquilas para ir a las acostumbradas velocidades de embotellamientos citadinos, sin sorpresas en la entrega del turbo.

KIA Optima Turbo

KIA Optima Turbo. Foto: Ricardo Silverio

En carretera se usó el modo deportivo y las paletas de cambio, si bien la respuesta de la caja no es la más deportiva si permitía jugar más con el rango de revoluciones. En este punto también pude sentir la contundencia del motor, obvio no deportiva pero si en un rango muy interesante tanto para la aceleración como en la recuperación al salir de las curvas. El sonido del motor era apenas perceptible incluso en alta velocidad (logramos 180 km/hr) con una buena estabilidad.

Algo que jugó en contra del KIA Optima Turbo es la suspensión de tacto suave, que impedía un manejo más dinámico, pero con esto hablamos de un manejo en pista y llevar al auto hasta el límite, así que no crea que no pueda ir a velocidad constante en curvas de carreteras abiertas. El equilibrio de pesos del Optima es bueno y casi no se sienten los efectos de irse de frente o atrás, por el peso del motor o el vacío eventual que pueda tener la inmensa cajuela.

KIA Optima Turbo

KIA Optima Turbo. Foto: Ricardo Silverio

Algo que me llamó la atención en ambos modelos fue el consumo de combustible, ya que circulando en ambos alrededor de 200 km el indicador de gasolina no llegó al medio tanque, teniendo algo más de mérito el KIA al ser más potente. Esto habla muy bien de las nuevas tecnologías de motores eficientes.

Al final como les comenté el KIA Optima Turbo llega como un excelente nivel de equipo de serie, diseño atrevido y fuera de lo convencional, con elementos que sobran pero es aceptable, y una apartado mecánico realmente sobresaliente con un precio más que competitivo, en comparación con sus competidores directos y en el caso del Volkswagen CC que por más dinero tiene menos equipo de comodidad, aunque sí, mejor manejo.

KIA Optima Turbo es un excelente producto con un equilibrio de costo beneficio muy ventajoso para el cliente.