Con anteriores pruebas de manejo y últimas presentaciones automotrices, hemos notado como el gusto del mercado ha cambiado y la implantación de mercadotecnia de las marcas ha modificado el parecer de las masas, además claro de la “conciencia verde” que ha hecho que las nuevas tecnologías imperen, y esto en muchas ocasiones es bueno ya que pequeños motores ayudados por mecánicas híbridas y turbo dan un desempeño de los V8 de hace unos 20 años, aunque sin el consumo de combustible y sonido de motor. Pero el que yo creo que es un problema es el hecho de acabar con las raíces de una marca como lo es este Mini Cooper S Countryman, que bien pudo quedarse como BMW X1 y no hacer un Mini familiar.

MINI Cooper S Countryman ALL4

MINI Cooper S Countryman ALL4

Pero los tiempos cambian y esto es lo que pide el público, un Mini de 4.3 metros con capacidad para cinco pasajeros, lo cual para los amantes de la marca que crecieron con ella a la llegada a México y hoy son padres de familia lo podrán atesorar mucho. Este SUV de los Mini cuenta muchas con soluciones de comodidad como apertura de cajuela sin llave, sensores perimetrales y cámara y si lo tuyo es salir a acampar o pic nic, la cajuela cuenta con una protección que puedes colocar para convertirla en un par de asientos más.

MINI Cooper S Countryman ALL4

MINI Cooper S Countryman ALL4

Forma y función

Mini Cooper S Countryman nos ofrece un diseño que lo hace inconfundible, es un Mini “inflado” en toda la carrocería y espacio interior. La parte delantera cuenta con una forma caprichosa y abultada gracias a las molduras inferiores y la combinación de texturas y colores. Mientras que arriba encontramos la nueva parrilla de “boca de tortuga ninja enojada” flanqueada por las luces con iluminación diurna.

A los costados podemos ver la típica forma semicuadrada que evoca un juguete y claro, cuatro puertas que lo hacen muy funcional. La parte trasera tal vez me dejó esperando algo menos serio, y serían más vistosas las puertas dobles del anterior Clubman, pero en su lugar dejan el portón clásico de apertura superior.

MINI Cooper S Countryman ALL4

MINI Cooper S Countryman ALL4

Al interior las cosas parecen más de un BMW que de Mini, obvio el tablero es muy característico, pero tal vez como en toda la escencia del Mini ha perdido mucha personalidad. Claro, destacan los relojes de instrumentos circulares como el inmenso central que ofrece una pantalla táctil y los indicadores de velocidad detrás del volante. Tal vez mi punto es que el Mini en su nueva “ideología de marca” ha querido madurar y dejar de ser serio, gran error toda vez que tienen a BMW para eso, y Mini debería seguir siendo fresco y juvenil.

Apartado mecánico

La versión única que se comercializa en nuestro país del Mini Cooper S Countryman es el tope de gama de los modelos es decir el Cooper S que lleva al pequeño motor de cuatro cilindros (2.0 litros) hasta los 192 hp y un par motor de 280 Nm, asociado a una caja de cambios automática de ocho velocidades. Aunado a esto contamos con toda una artillería de ayudas electrónicas y tres modos de manejo que gestionan la entrega de potencia del motor, estos son Sport, Mid y Green.

MINI Cooper S Countryman ALL4

MINI Cooper S Countryman ALL4

Nuestra experiencia de manejo

Debo decirles que con el Mini me gana la nostalgia, y tal vez no tanta como la de los modelos clásicos donde apenas si caben tres personas, sino el de la primera generación que creo BMW, aquel modelo sí se sentía como manejar un kart, ya que era muy rígido y algo salvaje en la respuesta del acelerador, pero en el mundo políticamente correcto en el que vivimos eso ya no válido y necesitamos que las ayudas electrónicas hagan casi todo por el usuario (recuerden la inminente conducción autónoma) y que la comodidad de marcha impere sobre las sensaciones deportivas. Esto lo perdió Mini en la segunda generación, pero en esta tercera está más marcado.

MINI Cooper S Countryman ALL4

MINI Cooper S Countryman ALL4

Al subirme al Mini Cooper S Countryman noté que en efecto, es muy cómodo y los materiales son agradables al tacto, las funciones del sistema de info entretenimiento son muy completas y se controlan de manera sencilla desde el dial central, igual que en BMW, el Mini gana colores ambientales que cambian dependiendo del modo de manejo seleccionado y esto tal vez es lo único fresco del modelo que ya tiene tintes señoriales. El sonido de motor es suave y el primer día de manejo lo utilicé en modo Green, cuando recibí el Mini el indicador de tanque de combustible restaba dos líneas por debajo del lleno total y en esa primera semana en uso citadino bajó otras dos líneas, por arriba del medio tanque, esto indica que los consumos son realmente bajos, algo que agradecí con estos precios de la gasolina.

MINI Cooper S Countryman ALL4

MINI Cooper S Countryman ALL4

Por fin llegó el fin de semana de carretera donde tenía el modo Mid porque la verdad olvidé poner el Sport, aunque no importó tanto ya que había un tránsito infernal en el camino. Cuando llegué a una zona sinuosa puse el modo Sport y noté que la entrega de potencia mes mayor así como la recuperación entre marchas, obviamente lo iba manejando en modo semimanual con las palancas de cambio detrás del volante.

MINI Cooper S Countryman ALL4

MINI Cooper S Countryman ALL4

En este modo ya pude sentir mejor el trabajo del Mini Cooper S Countryman, y debo decirles que algunos puntos me llamaron la atención, primero el fenómeno de torque steer, es decir que la potencia de la tracción delantera no pueda ser “bien digerida” por las llantas y la dirección se mueva al acelerar ya sea en línea recta o salir de una curva, y el segundo punto y creo más importante en contra de la esencia de Mini es que la puesta a punto de la suspensión es de suave a media por lo que el manejo dinámico se ve penalizado ya que tiene movimientos inerciales a los lados y frontales en la frenada. Pero bueno, es un Mini grande y contra las leyes de la física no se puede… al menos en esta dimensión.

MINI Cooper S Countryman ALL4

MINI Cooper S Countryman ALL4

La dirección del Mini Cooper S Countryman es suave y se siente asistida, por lo que en las manos no se tiene retroalimentación de manejo, esto del lado de la comodidad es perfecto ya que solo nos concentramos en mover el auto por la ciudad sin complicaciones. Aun en este modo de manejo y alargando los cambios el consumo de combustible es mínimo y esto sorprende también por el peso del conjunto.

MINI Cooper S Countryman ALL4

MINI Cooper S Countryman ALL4

En conclusión este Mini que no tiene nada de Mini, es el resultado de un mercado que cada vez está menos interesado por manejar y se apunta más a la movilidad inteligente donde un auto autónomo o Uber los lleve mientras trabajan o se enajenan en sus redes sociales. Este Mini Cooper S Countryman es un SUV, ideal para la ciudad y viajes, pero lejos ha dejado el espíritu deportivo incluso en el Mini Cooper S normal.

P.D. Una sincera disculpa por no tener nuestro propio material fotográfico esta vez, pero tuve un severo problema con el equipo que se realizó la sesión.