Desde hace mucho tiempo Mercedes-Benz ha logrado un gran equilibrio entre las altas prestaciones de una versión AMG con el diseño elegante, sin formas estridentes que alteren el aspecto de distinción del auto. Uno de estos modelos ha sido el Mercedes-AMG C 63 que ahora llega en versión 2016 con las variantes C 63 y C 63 S.

Al frente podemos observar la nueva toma de aire inferior que ocupa todo lo ancho de la fascia, además se encuentra cubierta con una terminación en red negra al igual que en la parrilla las luces cuentan con nuevos fondos negros. La parte lateral cuenta con faldones renovados y las líneas de diseño están acentuadas.

 

La parte trasera recuerda un poco al SLS, pero en este caso incorpora un difusor en fibra de carbón que aloja el par de escapes dobles, también se pueden observar las salidas de ventilación y el alerón integrado a la tapa de la cajuela. Un punto que choca un poco con el enfoque deportivo del auto es el techo panorámico ya que este genera un peso en la parte superior del chasis en un concepto que busca tener el peso en la parte baja para ser más dinámico en las curvas.

Al interior, Mercedes siempre ha ofrecido buenos acabados y un excelente nivel de lujo, y a eso le podemos sumar nuevos asientos deportivos con ajuste de soporte lumbar, lateral y para las piernas. Las vestiduras serán bicolor y ese efecto se combinará con tonos en aluminio pulido y elementos de fibra de carbón.

En cuanto al apartado mecánico, el Mercedes-AMG C 63 cuenta con el bloque V8 biturbo de cuatro litros con dos opciones C 63 y C 63 S, con el primero con 476 hp y un par motor de 650 Nm y el segundo con 510 hp y 700 Nm. Gracias a esto puede llegar a los 100 km/hr en apenas 4 segundos y contar con una velocidad máxima de 250 km/h limitada electrónicamente o existe una opción que permite subir hasta 290 km/h. La caja de cambios será una Speedshift de siete pasos con controles al volante.

El AMG C 63 Coupé lógicamente tuvo que modificar muchas partes del chasis y de hecho crece ligeramente a lo ancho y el peso ronda los 1,715 kg. La suspensión también fue muy trabajada y cuenta con amortiguación variable que se puede regular en tres modos de manejo. La electrónica que ofrece el auto no está peleada con las sensaciones de manejo algo que también ha logrado muy bien Mercedes-Benz. Por si fuera poco la marca ofrece un sistema de alto desempeño en el escape que mejora el sonido del mismo en cualquiera de las dos versiones