Dentro de las tres grandes marcas automotrices alemanas todos tenemos un preferido y bueno a título personal debo decirles que prefiero a Mercedes-Benz y el por qué es muy sencillo es junto a BMW una de las marcas con mayor desarrollo tecnológico pero ha logrado dotar a sus modelos de una elegancia innata pero que puede verse deportiva y extrema con las variantes de alto desempeño AMG y justo una de estas fue la que pudimos manejar, el Mercedes-AMG C 63 S Edition 1.

El Clase C coupé en la versión “normal” cuenta con un diseño sobrio pero sin caer en lo señorial, algo que poco a poco han logrado revertir y así acercarse a un público más joven. En el apartado mecánico podríamos decir que es modesto con solo 211 hp. Pero el tope de gama de AMG ofrece una nueva frontera una llena de poderío, elegancia y desempeño.

Mercedes-AMG C 63S

Mercedes-AMG C 63S. Foto: Ricardo Silverio

Forma y función

En cuanto al diseño, poco o nada puedo decir, basta con ver las fotos con las mejoras con las que han dotado al Mercedes-AMG C 63 S Edition 1, los cuales son puntualmente: nuevos faros LED, paquete aerodinámico en fibra de carbón, molduras en tonos oscuros y terminación aluminio, rines forjados de 19” adelante y 20” atrás, un pequeño alerón y claro los tonos amarillos que vemos en las franjas del cofre, costados, rines y pinzas de frenos, este color puede o no gustarte pero sin dudas llama la atención sobre el color gris mate, aunque ellos le llaman pomposamente designo gris selenita magno (…).

Al interior las cosas son y se ven de lujo, con un diseño atractivo sin caer en la simpleza de elementos que utiliza BMW. En este punto encontramos unos asientos AMG tipo cubo con excelente sujeción lateral y lumbar, cuentan con insertos en aluminio pulido y las costuras son amarillas y este contraste lo vemos en todas las vestiduras, tal vez este tono se ve mejor adentro que afuera.

Mercedes-AMG C 63S

Mercedes-AMG C 63S. Foto: Ricardo Silverio

La experiencia de manejo comienza desde que adoptamos la correcta posición de manejo, y es que el volante forrado en alcántara brinda un tacto excepcional, el volante no abusa en cantidad de botones y esto también lo encontramos en la consola central con un caprichoso control para la interfaz multimedia, que cabe señalar que no es nada intuitiva y es algo engorrosa de accionar. Pero continuando con el diseño podemos ver una textura tipo fibra de carbón, reloj análogo y botonería del aire condicionado con tonos oscuros que contrastan en terminación aluminio. Algo que nunca terminará de gustarme es la pantalla que me parece una tablet sobre puesta sin la opción de esconderse como pasa en Audi, para así tener un diseño más limpio.

Mercedes-AMG C 63S

Mercedes-AMG C 63S. Foto: Ricardo Silverio

Apartado mecánico

Aquí las cosas se descontrolan ya que deja atrás la mecánica de uso diario por una que apunta a un track day. El Mercedes-AMG C 63 S Edition 1 para montar un motor V8 biturbo de 4.0 litros (3.982 cc) que genera 510 Hp y donde destaca el par motor que llega hasta los 700 Nm. La caja de cambios es una Speedshift de doble embrague con siete velocidades y con tracción trasera, algo que hace sentir y mucho el empuje del torque.

Si bien el Mercedes-AMG C 63 S Edition 1 es pesado (en vació 1.800 kg) no se siente como pasa en el BMW M4 aunque la aceleración se encuentra en el mismo rango a los 4 segundos para llegar a los 100 km/hr y una velocidad máxima limitada a 250 km/hr. En cuanto a consumo la ficha técnica dice que tiene un rendimiento combinado de 11.61 km/l, algo en lo que discrepo totalmente al ver como bajaba la aguja del medidor en el tránsito citadino y ni hablar cuando pude acelerar.

Mercedes-AMG C 63S

Mercedes-AMG C 63S. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra experiencia de manejo

Desde que llegó el Mercedes-AMG C 63 S Edition 1 estaba muy contento aunque debía esperar un poco para poder salir y conocerlo, aunque no me pude aguantar a escuchar el sonido del motor que cuenta con dos modos, el estándar para uso en la ciudad y no molestar a la gente y otro que deja escuchar todo el poder del motor. Por medio de un botón el cambio se hace evidente y hará que te volteen a ver. La posición de manejo es perfecta y el conjunto asiento y volante hace que te sientas como en un auto de carreras… con vestiduras en piel, insertos de fibra de carbono, aluminio, música, navegador y aire acondicionado.

Cuando di la vuelta para nuestra prueba, puse el modo confort y aun así el sentir del chasis era muy firme y es un hecho que las calles de la Ciudad de México no están hechas para este modelo que sufre al pasar por un bache, tope o tomar una rampa muy pronunciada, en todos lados raspa. Cuando noté que iba a vuelta de rueda en el tránsito opté por el modo Eco que disminuye dramáticamente la entrega de potencia y con esto creí que el consumo sería menor, pero no fue así.

Mercedes-AMG C 63S

Mercedes-AMG C 63S. Foto: Ricardo Silverio

Al llegar a nuestro camino sinuoso de prueba le dije adiós al control de tracción, y puso el modo sport que “suelta” toda la máquina, disminuye el tiempo de los cambios de velocidad y endurece más la suspensión y dirección, con esto el Mercedes-AMG C 63 S Edition 1 se vuelve contundente, pero sin perder el control lo que habla muy bien del trabajo en el chasis.

El paso por curva lenta deja sentir el trabajo de la dirección apunta de manera prodigiosa sin sentirse muy asistida (y lo está). La caja de cambios es rápida y exacta, causando que quieras usar los cambios detrás del volante ya que esta si responde no como en otros modelos pseudo deportivos que las emplean pero básicamente solo son adorno.

Mercedes-AMG C 63S

Mercedes-AMG C 63S. Foto: Ricardo Silverio

El “bramido” del motor mientras se acelera es impresionante y qué decir de la desaceleración con la caja simplemente excepcional y como les comentaba el control siempre está ahí ya sea en la dirección, en el aplomo en el paso por curva y en la poderosa frenada gracias a los discos cerámicos. No existen movimientos inerciales de la carrocería al atacar las curvas o frenar

La experiencia de manejo que ofrece un AMG es superior y se siente en el chasis y conjunto que sin ser ligero se mueve con soltura desde la parte baja de las revoluciones, no así con el BMW M4 que pareciera pesado al acelerar.

Mercedes-AMG C 63S

Mercedes-AMG C 63S. Foto: Ricardo Silverio

Mercedes-AMG C 63 S Edition 1 no es un vehículo para conducir todos los días, y tampoco lo es para una ciudad como la de México. Este auto pide “a gritos” pistas o carreteras bien trazadas y sin baches o topes, sólo así se puede disfrutar, de lo contrario será una autentica tortura. Con respecto al consumo de combustible si usted tiene los 2,270,000 MXP que cuesta, seguramente no le causará problema llenar el tanque constantemente.