Un SUV de una marca que antes era puramente de autos ya no sorprende, Porsche marcó el camino y luego vimos a Bentley, Lamborghini, etc., y esto es debido a la demanda del mercado, ya que la tendencia de compra en el presente está en las camionetas incluso sobre los sedanes. Por ello todas las marcas deben tener una carrocería familiar si quieren tener parte del mercado.

El Maserati Levante se unirá al resto del portafolio, es decir Quattroporte, Ghibli, Gran Turismo y Gran Cabrio. De momento no existen mayores detalles del desempeño y mecánicas, aunque en este último punto podría emplear lo ya existente es decir, el bloque V6 Turbo de 3.0 litros con 350 hp o 430 hp además de la opción diesel.

En cuanto al diseño, como siempre en el variedad está el gusto y a usted podrá gustarle o no el nuevo Maserati Levante, pero el punto es que no aporta nada sobresaliente al segmento y deja mucho que esperar para una marca con tanta tradición, de hecho el Levante se ha ganado demasiadas comparaciones con el Infiniti QX70 principalmente en la vista lateral.

Al frente lograron mantener las formas generales del resto del portafolio de Maserati, luces diurnas de LED, parrilla baja en forma de red negra y la parrilla principal con detalles cromados con el tridente de la marca de gran tamaño.

A título personal, si Maserati tenía que hacer un SUV bien pudieron ser menos conservadores y genéricos. Durante el Salón de Ginebra conoceremos más imágenes y detalles del Levante.