En nivel-C tuvimos la oportunidad de manejar la nueva gama iPerformance de BMW la cual en pocas palabras son híbridos enchufables que cuentan con muchos elementos de la Serie i (i3 e i8). En este caso se ofertan dos opciones que atacan los principales mercados, es decir el X5 bajo el nombre xDrive40e y el sedán de la Serie 3, el 330e.

Algo que nos llamó mucho la atención es que esta gama híbrida no abusa de un diseño diferenciador, ya que es una constante que los autos de este tipo sean totalmente diferentes, como lo podemos ver en el Toyota Prius. BMW solo los diferencia por algunos emblemas, detalles mínimos y claro la pequeña puerta para la conexión a la corriente eléctrica. Esto sin dudas es bueno para los clientes que no buscan alardear o ser parte de la moda, pero que si requieren una opción híbrida.

Tuvimos un recorrido de alrededor de 400 km por carreteras sinuosas y un ritmo de velocidad elevado. Nuestra ruta comenzó en la ciudad de México con un tramo de alrededor de 300 km con el Serie 3 330e que mantiene todos los elementos del 3 normal, aunque ahora incorpora tres nuevos modos de manejo, uno puramente eléctrico denominado eDrive máximo que puede usarse por un rango 40 kilómetros según ficha técnica. SAVE Battery se encarga de maximizar la recarga con la caja de cambios, desaceleración y frenos, y el Auto eDrive gestiona los motores de forma automática.

BMW 330e iPerformance

BMW 330e iPerformance. Foto: Ricardo Silverio

Este serie tres cuenta con un motor de gasolina de cuatro cilindros que desarrolla 184 hp 290 Nm de par y un bloque eléctrico de 88 hp con 250 Nm, el paquete de baterías se encuentra en la parte trasera por lo que el equilibrio de pesos no se ve comprometido. Ya en cuestión de manejo fue realmente interesante primero al experimentarlo y luego con la explicación (sí, en ese orden). Y es que al presionar el acelerador del 330e se sentía una potencia muy agradable al igual que en la recuperación de velocidad y esto es porque la potencia total es mayor a la que se anuncia en la ficha técnica ya que interviene la variable de la carga de batería e incluso la temperatura que pueden desarrollar las pilas de iones de litio. No se preocupe no es algo que temer, pero entre cada entrega de potencia (muy al estilo de un KERS de competencia) se debe refrigerar el conjunto alrededor de dos minutos, pero esto solo pasará en manejo dinámico.

Esta tecnología permite tener un sentir de mucha potencia aun cuando se tengan muchos caballos de fuerza, y el conjunto está principalmente pensado para un manejo conservador y citadino ya que en ese escenario los consumos se reducen si se utiliza el modo eléctrico, aunque en carretera y a velocidad el consumo es normal y sobre todo si se busca la fuerza del par motor eléctrico. La velocidad no se sacrifica ya que en tramos controlados pudimos desarrollar velocidades de 230 km/hr.

BMW X5 xDrive40e iPerformance

BMW X5 xDrive40e iPerformance. Foto: Ricardo Silverio

En el caso del X5 xDrive40e pudimos maximizar más el consumo de combustible ya que el segundo tramo fue muy sinuoso y sobre pavimento muy accidentado, por ello pudimos dosificar la aceleración y el consumo fue reducido en poco más de 100 km, eso sí cuando se podía el conjunto de casi dos toneladas podía despegar al pisar a fondo el acelerador. Esto gracias al motor térmico de 245 hp con 350 Nm y el motor eléctrico de 111 hp con 250 Nm, y las mismas funciones de manejo que además se pueden combinar con los modos de serie Eco-pro, normal y Sport.

En ambos casos no sentimos estar en un vehículo especial, la tecnología eléctrica mantiene el manejo y desempeño de un BMW, si bien aumenta el peso no es algo que sea molesto en el día a día. En cuanto a la recarga de las baterías además de la regeneración de los modelos también se podrá cargar en una toma convencional de pared o con los dispositivos de recarga rápida y claro, con los cargadores que se encuentran en algunos puntos de México que de momento solo estaban destinados para el Nissan Leaf así como los BMW i8 e i3.

PRECIOS
BMW X5 xDrive40e Excellence 1, 099,900 MXN
BMW 330e Luxury Line $ 724,900 MXN

En cuanto al a Serie 2 Gran Tourer las cosas fueron totalmente distintas ya que este modelo fue el que nos trajo de regreso los 400 km, en este caso no cuenta con las tecnologías híbridas pero presume un formato casi de minivan con mayor espacio y comodidad.

BMW Serie 2 Gran Tourer

BMW Serie 2 Gran Tourer. Foto: Ricardo Silverio

Estos puntos los logra sin mayor problema y la capacidad de carga se ve maximizada, es cómodo y si bien no es contundente en la aceleración si puede desarrollar buena velocidad (alrededor de 220) aunque su fuerte no es el manejo dinámico al contar con una suspensión de carácter suave que beneficia a la comodidad pero causa movimientos laterales a velocidad.

Mecánicamente ofrece un motor de cuatro cilindros 2.0 turbo que desarrolla 192 hp y un par motor de 280 Nm asociado a una caja de cambios de 8 pasos que mejora la calidad de marcha y optimización del combustible. Un punto que notamos y no fue muy agradable en un viaje largo es el excesivo ruido que causa el rodamiento de los neumáticos que es directamente proporcional al tipo de pavimento en el que circulemos, algo que no pasa en los demás modelos, tal vez con un cambio de llantas con un dibujo distinto mejore esta situación.

BMW 220iA Gran Tourer Luxury Line desde: $ 554,900 MXN (única versión)