Ya son ocho generaciones del Nissan Maxima, un modelo que desde sus inicios se pensó como un auto de lujo y enfocado a la comodidad. Su rodar comenzó en 1981, con aquellos diseños un tanto cuadrados de la época, esta forma se mantuvo hasta 1994 con la tercera entrega del modelo.

Las cosas comenzaron a cambiar drásticamente en la quinta generación del Nissan Maxima que fue diseñado por en Norteamérica, y se notó ya que el modelo creció en tamaño. La sexta generación posiblemente era la que tenía un enfoque más deportivo y se parecía en forma al 350Z. En cuanto a la séptima generación fue la que carecía de personalidad aunque marcó la tendencia de auto grande y de enfoque lujoso.

Con la entrada del la octava generación se mantuvo la idea de un sedán grande pensado principalmente para el mercado norteamericano y eso se nota por el tamaño y manejo, pero el diseño sobrio de antaño se rompe por líneas de diseño marcadas y envolventes desde el frontal, la parte lateral y trasera. Además de ofrecer unos interiores según versión realmente cuidados y cómodos.

Nissan Maxima Exclusive

Nissan Maxima Exclusive. Foto: RS

Aspecto mecánico

El incremento de caballos de fuerza se había notado mucho hasta la pasada generación ya que había saltado de3 los 256 hp hasta los 290 hp y el actual solo incrementa 10 hp para quedar en 300 hp extraídos del motor V6 de 3.5 litros. El par motor es de 261 lb-pie que mueven un conjunto de 1.641 kg. La transmisión asociada al modelo es la CVT (continuamente variable).

Tecnología

Cuando se presentó el Nissan Maxima, la marca puso mucho énfasis en la suspensión, la cual viene firmada por Sachs y con una puesta a punto hecha por Yamaha, (sí, los de las motos que también tienen experiencia en cuatro ruedas) aunque esto solo para la versión SR del modelo. Con ello el comportamiento del auto se ve modificado drásticamente, dejando a las versiones Advance y Exclusive con un manejo confortable y señorial.

A lo anterior se suman dos modos de manejo, Normal y Sport que trabajan con los sistemas de control de tracción y estabilidad. El Nissan Maxima que probamos fue el acabado Exclusive el cual ofrece cámara perimetral que nos hace más sencillo el maniobrar en espacios cerrados.

Nissan Maxima Exclusive

Nissan Maxima Exclusive. Foto: RS

La experiencia de manejo

Debo comentarles que hace unos meses tuve la oportunidad de manejar las tres versiones del Nissan Maxima, y debo decir que la versión SR vale mucho la pena en cuestión de manejo ya que el sistema de suspensión trabaja realmente y lo acerca mucho al sentir de manejo sólido alemán, pero el modelo que nos tocó para esta prueba fue el Exclusive el cual es el tope de gama orientado al lujo y confort y se nota en el manejo más relajado y suave.

Desde que nos sentamos en el Nissan Maxima se siente una nueva atmosfera de comodidad incluso contra la generación pasada, cuenta con elementos más detallados en el tablero y una buena calidad de materiales. Al centro tenemos una pantalla multifunciones táctil que también funciona como monitor de las cámaras perimetrales. Tal vez sobran algunos botones pero el diseño es agradable.

Al volante multifunciones aplanado en la parte baja ofrece un excelente agarre mientras que los instrumentos analógicos son claros y grandes. Los pasajeros tendrán espacio de sobra para las piernas y altura. También destaca la comodidad que ofrecen los asientos para viajes largos.

Luego de este primer contacto comenzamos a rodar con una marcha muy suave y en la parte baja de las revoluciones silenciosa, al acelerar la caja CVT entra en acción y sigue siendo ruidosa, aunque no como en las primeras generaciones, en el caso de la versión Exclusive el modo Sport solo afecta a la gestión de entrega de potencia y valores de la caja de cambios por lo que tendremos una aceleración un tanto más rápida pero esa no es la idea de este auto.

Nissan Maxima Exclusive

Nissan Maxima Exclusive. Foto: RS

Posiblemente será complicado acostumbrarnos a las dimensiones del auto ya que el frontal es prominente, aunque nos ayudarán n los sensores y alarmas de proximidad. En la ciudad el auto es cómodo ya que la suspensión suave absorbe todas las imperfecciones y la altura es suficiente para librar los topes, la dirección asistida se siente y mucho pero nos hace más sencillo maniobrar.

Las cosas cambian al tratar de ir más rápido y tomar curvas, ya que el peso frontal le gana al Nissan Maxima y fácilmente se va de frente, efecto mucho menos marcado en la versión SR, aun así el manejo a velocidad crucero se siente sólido y es apoyado por unos potentes frenos que evitan movimientos nerviosos en altas velocidades.

Algo que llamó mucho la atención fue el consumo de combustible, ya que al ser un auto tan grande y pesado no requiere estar visitando a la gasolinera cada rato, por ello este modelo se encuentra en un buen equilibrio de costo beneficio e incluso mantenimiento post venta. Además ofrece opciones para las necesidades de los usuarios que en general son personas mayores de 40 años. Si usted necesita un manejo tranquilo para moverse por la ciudad y además ir cómodo las versiones Advance y Exclusive son lo suyo, pero si de repente le gusta tener un poco de mayor manejo deportivo y sólido el SR es la opción.

El costo del Nissan Maxima Exclusive al mes de diciembre de 2015 es de 593.000 pesos y debo decir que los vale, fue una grata sorpresa de manejo que deja muy atrás a la generación pasada.