Para esta prueba de manejo tuvimos la oportunidad de llevar al CLA 45 AMG a pista para poder así comprobar sus capacidades dinámicas reales y no solo un paseo por la ciudad, además de que indirectamente lo comparamos con otro alemán, el BMW M2, conceptos distintos pero con lo mejor en potencia que tienen las marcas.

Apartado visual

Este punto es muy importante ya que Mercedes-Benz siempre ha combinado de manera perfecta el toque deportivo con la sobriedad de la marca sin caer en apariencias tuning, aunque si se debe señalar que se abusa de elementos falsos como la terminación en red negra que vemos en la parte superior del difusor trasero. Si bien ante la vista en general se ve bien, al detalle tal vez sobra.

El Mercedes-Benz CLA 45 AMG es un auto elegante que se diferencia de la gama normal con detalles bien logrados. Al frente incorpora una nueva parrilla baja con plásticos contrastantes en negro (lucen más en el color blanco del modelo), ofrece nuevos faldones y la terminación trasera presume un pequeño alerón integrado a la tapa de la cajuela. La vista se complementa con los rines de 19” específicos para el CLA 45 AMG.

Mercedes-Benz CLA 45 AMG

Mercedes-Benz CLA 45 AMG. Foto: Ricardo Silverio

Como podrán ver los cambios son pocos al exterior y son ideales si a usted no le interesa estar llamando la atención con cosas estridentes. Al interior el nivel de detalle y de confort es realmente elevado. Para comenzar tenemos los nuevos asientos que parecieran de competencia pero con la comodidad de un auto de lujo ya que ofrecen ajuste eléctrico lumbar, piernas y costados. Las vestiduras en piel negra solo se ven contrastadas por las costuras en rojo, combinación que también se ve en el volante y tablero.

El volante cuenta en la zona de agarre con recubrimiento en alcántara y la parte baja está aplanada, que mejora la forma y función, además presume las paletas para los cambios del modo manual. El tablero combina elementos análogos con una pantalla central digital y en la parte derecha superior vemos tal vez el único pecado del CLA 45 AMG y no me refiero a la cubierta en fibra de carbón (eso le queda bien) sino la pantalla central a manera de una tableta inteligente, pero extrañamente no es táctil y a primera impresión pareciera sobrepuesta en el tablero, este elemento está mejor conseguido en Audi o Mazda con una pantalla (que si es táctil) que sí es retráctil y ofrece un diseño más limpio.

Posiblemente lo anterior es algo quisquilloso, pero en un auto de este nivel y precio deberían de cuidar más estos detalles al igual que la llave que no es de proximidad y autos de segmentos inferiores ya cuentan con estas funciones.

Mercedes-Benz CLA 45 AMG

Mercedes-Benz CLA 45 AMG. Foto: Ricardo Silverio

Apartado mecánico

El bloque que monta el CLA 45 AMG es el 4 cilindros de 2.0 litros, mismo que encontramos en el CLA 250 pero que es llevado gracias al turbo hasta los 360 hp y un par motor de 450 Nm acoplados a una caja de cambios de siete pasos y a una tracción total. Estos datos no están peleados con el consumo de combustible ya que en la teoría tiene un rendimiento combinado de 14.08 km/lt (ciudad 10.99) y en la práctica es cierto, tiene un consumo contenido, claro dependerá del modo de manejo que seleccionemos.

Mercedes-Benz CLA 45 AMG

Mercedes-Benz CLA 45 AMG. Foto: Ricardo Silverio

Nuestra experiencia de manejo

Y bueno ya basta de cosas “superficiales” vamos a lo que nos ocupa que es el manejo y debo comentarles que fue una experiencia interesante ya que el día de prueba se realizó en el Centro Dinámico Pegaso, donde coincidimos con otro colega del medio quien llevaba el BMW M2 por lo que si bien no son competencia directa si fue interesante ver los conceptos deportivos de Mercedes y BMW.

A primera impresión el Mercedes tiene mucha más clase y estilo, mientras que el BMW se nota más tuning y esto puede o no gustarle, con respecto al sonido la verdad es que se extrañan los motores V8 de antaño y en el caso del CLA 45 AMG suena muy parecido al Seat León Cupra algo que le resta personalidad, pero bueno ese es el precio de la modernidad y de los bloques eficientes.

El trazo de la pista que nos tocó era muy sinuoso y técnico, y también cuenta con un gran círculo de pavimento pulido que de paso tenía charcos debido a las fuertes lluvias de la noche anterior y este punto sería muy interesante para poder sentir las ayudas electrónicas.

Mercedes-Benz CLA 45 AMG

Mercedes-Benz CLA 45 AMG. Foto: Ricardo Silverio

Para comenzar vimos la aceleración, que tenía un ligero retraso a la salida pero en el régimen intermedio de revoluciones se mantiene en buen rango para salir de las curvas, debo decir que pronto me aburrió el modo automático por lo que coloqué el modo deportivo y desconecté el control de tracción (pero como sabemos se mantiene un rango muy limitado) destaca que la caja de cambios se puede configurar a 100% manual y si no mandamos el cambio con las paletas podríamos tener problemas, esto nos da un mayor sentimiento de control sobre el CLA 45 AMG.

La zona sinuosa del trazo permitió sentir la solidez del chasis y la nula existencia de movimientos inerciales (hacia adelante o los lados) y un control total gracias a la tracción a las cuatro ruedas. Entrar a la curva bajando a segunda marcha, manteniendo las revoluciones arriba para salir a fondo a la recta colocando la tercera fue algo divertido pero me percaté que era casi imposible sacar de balance al CLS, incluso con movimientos bruscos del volante en curva, esto de nuevo por la tracción.

Mercedes-Benz CLA 45 AMG

Mercedes-Benz CLA 45 AMG. Foto: Ricardo Silverio

Con lo anterior mi meta fue sacar de balance al CLA 45 AMG por lo que fui a la zona de pavimento pulido a intentar “hacer donas” lo cual fue imposible ya que el movimiento desestabilizante apenas llegaba a los dos metros y los neumáticos tomaban adherencia y si continuaba dando dirección perdía potencia. Esto si bien coartó mi diversión habla muy bien de la seguridad que nos ofrece este potente auto y la confianza de ir en una carretera con lluvia o suciedad en el camino.

El CLA 45 AMG se siente sólido y el manejo es como su diseño es decir, sobrio. En el caso de BMW repetí los mismos ejercicios con las mismas circunstancias, con el modo más deportivo y con el control de tracción/estabilidad al mínimo, el resultado al principio fue divertido ya que el M2 cuenta con tracción trasera por lo que entrar o salir de la curva pasado de velocidad era prácticamente era un “trompo” seguro, el M2 se comportaba muy nervioso pero permitía más manejo al piloto. Esto está bien en pista, aunque rara vez un dueño de estos vehículos lleva a estos límites su unidad o jamás quita las ayudas electrónicas.

Mercedes-Benz CLA 45 AMG

Mercedes-Benz CLA 45 AMG. Foto: Ricardo Silverio

Por último la zona de pavimento pulido se antojaba para estar dando vueltas como locos y acabar con las llantas del M2 pero las cosas no eran así ya que no se completaba un giro cuando entraba el control electrónico (sí, el que estaba desconectado) lo que me hizo dudar mucho de qué tanto uno está manejando realmente sin las ayudas.

En muchos aspectos el Mercedes-Benz CLA 45 AMG es superior, pero le faltan algunos detalles que bien podrían entrar para un auto de esta jerarquía como una repartición de entrega de potencia que pueda mandarse al eje trasero ajustable según mis necesidades, un mejor sonido de motor que me haga sentir en un Mercedes y una revisión al diseño de esa pantalla interior. Mercedes apostó por sobriedad pero podría ser mejor y BMW apuesta todo a la electrónica aunque sin ella no es tan sencillo manejar sus modelos.

Costo de la unidad probada

Al mes de agosto de 2016, según la página oficial de la marca es: 1,035,000 pesos mexicanos