Lotus que ya cuenta con capital chino de la marca Geely se ha mostrado muy orgullosa de este Elise Cup 250 ya que presumen que es el cuatro cilindros más capaz que han desarrollado los ingleses.

Como sabemos Lotus apuesta por el menos es más, que se refiere al peso bajo, un buen chasis y una mecánica no tan exagerada pero que pueda darle vida y manejo de la vieja escuela al auto y así crear el Elise Cup 250 que de entrada pesa en vacío 884 kg, esto debido a los diversos paneles interiores y exteriores en fibra de carbón, material que también está presente en los asientos, tablero y partes mecánicas. El vidrio trasero fue reemplazado por uno de policarbonato y la batería es de litio que baja unos kilos también.

Lotus Elise Cup 250

Lotus Elise Cup 250

Gracias a esto no es necesaria una potencia como la del Hellcat, y el pequeño motor 1.8 cuatro cilindros de origen Toyota es ayudado por un supercargador para llevarlo hasta los 246 hp y un par motor de 250 Nm. Este par motor es entregado desde las 3.500 revoluciones lo cual podría sonar alto pero por el peso del modelo se equilibra. Imaginen un turbo eléctrico que entregue la potencia desde las 1.500 rpm, sería una locura 😀

La caja de cambios como debe ser es manual de seis pasos y con esta combinación se puede lograr el 0 a 100 km/hr en 4.3 segundos, dato equiparable a súper deportivos de muchos caballos más de potencia. La velocidad máxima se queda en los 248 km/hr y de paso anuncia un consumo de 10.1 litros a los 100 km.

Lotus Elise Cup 250

Lotus Elise Cup 250

Visualmente sobra hablar solo basta decir que cuenta con un paquete aerodinámico y un color verde que bien podríamos cambiar por el “British Green”. En el apartado electrónico cuenta con tres modos de manejo, Drive, Sport y Off, este último debe ser muy divertido. De manera opcional el Elise Cup 250 ofrece más elementos ligeros que reducen hasta los 860 kg y sistema de escape de titanio.

El precio de esta máquina ronda los 63.000 euros, ¿lo vale? Sí, si usted lo utiliza en pista o carreteras sinuosas, pero algo así sufre en los caminos diarios. Un juguete que quisiéramos tener.