Durante el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica, en Detroit 2016, Porsche presentará los modelos más radicales de la serie 911, el 911 Turbo y el 911 Turbo S que ahora cuentan con 20 caballos más de potencia, un diseño más marcado y mejores equipamientos.

Desde el principio, los modelos estarán disponibles tanto versión coupé como convertible. El motor biturbo de seis cilindros del 911 Turbo, con 3.8 litros de cilindrada, tiene ahora 540 caballos de potencia. Esta ganancia de potencia se logró mediante la modificación de los puertos de entrada de las cabezas de los cilindros, las nuevas boquillas de inyección y una mayor presión del combustible. El 911 Turbo S ahora desarrolla 580 caballos de potencia gracias a los nuevos turbocompresores con compresores de mayor tamaño.

Porsche 911 Turbo y 911 Turbo S

Porsche 911 Turbo y 911 Turbo S. Foto: Porsche

Los motores tienen ahora también lo que se conoce como función de refuerzo dinámico “boost” para mejorar aún más la respuesta del motor. Esta función mantiene la presión de carga durante los cambios de carga –por ejemplo, cuando el pedal del acelerador es liberado brevemente–. Esto se consigue simplemente interrumpiendo la inyección de combustible, mientras que la válvula de mariposa permanece abierta. Como resultado, el motor reacciona prácticamente sin ningún retraso a otro apretón del pedal del acelerador. Los efectos de esta función son más marcados en los modos Sport y Sport Plus que en el modo Normal.

En general, los nuevos autos deportivos de alto rendimiento alcanzan un rendimiento de conducción impresionante, mientras que el consumo de combustible ha sido reducido aún más. El 911 Turbo S Coupé acelera de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos. Su velocidad máxima de 330 km/h es 12 km/h más alta que antes.

Porsche 911 Turbo y 911 Turbo S

Porsche 911 Turbo y 911 Turbo S

El 911 Turbo alcanza la marca de los 100 km/h en 3,0 segundos, y su velocidad máxima es de 320 km/h –cinco km/h más rápido que el modelo anterior–. Sin embargo, los coupés ahora recorren 11 kilómetros por litro (41,6 km/g, 25,9 mpg o consumen 9,1 l/100 km), y los convertibles 10,8 kilómetros por litro (40,7 km/g, 25,3 mpg o consumen 9,3 l/100 km). Esto representa 0,6 litros menos de combustible por cada 100 km para todas las versiones. La razón de esto son los mayores avances en la gestión electrónica del motor y la transmisión con un mapeo de cambio de marcha mejorado.

Un equipamiento de serie: Sport Chrono Package con selector de modos y botón Sport Response

El nuevo volante deportivo GT –360 milímetros de diámetro y con un diseño heredado del 918 Spyder– viene de serie con un selector de modos. El selector de modos consiste en un botón giratorio con cuatro posiciones para diferentes tipos de conducción: ‘Normal’, ‘Sport’, ‘Sport Plus’ e ‘Individual’. En este último modo el conductor puede configurar y almacenar un ajuste del vehículo muy personal.

Otra nueva característica del Sport Chrono Package es el botón Sport Response ubicado en el centro del selector de modos. Inspirado en las competencias automovilísticas, al pulsar este botón, el motor y la caja de cambios se ajustan para ofrecer su mejor respuesta. En este estado, el vehículo ofrece una óptima aceleración durante 20 segundos, por ejemplo para una maniobra de adelantamiento. Un cronómetro regresivo en el panel de instrumentos le muestra al conductor el tiempo restante.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=kZVlLBdyoAM]

En los modelos 911 Turbo, el Porsche Stability Management (PSM) ahora tiene el nuevo modo PSM Sport. Una breve pulsación del botón PSM en la consola central pone el sistema en un modo muy deportivo –que es independiente del programa de conducción seleccionado–. El modo PSM Sport seleccionado de manera independiente altera el comportamiento del PSM mucho más que en el caso del modo Sport Plus del modelo anterior.

El nuevo modo permite acercarse a los límites de rendimiento aún más de cerca –por ejemplo, en una pista de carreras–. En este modo, se enciende una luz de advertencia del PSM, y un mensaje en el panel de instrumentos indica que la contribución del sistema PSM a la estabilidad de conducción es limitada. Sin embargo, el PSM aún permanece en un estado activo en un segundo plano para intervenir en situaciones muy comprometedoras, incluso en el modo PSM Sport.

El chasís de los nuevos modelos Turbo 911 con el sistema PASM (Porsche Active Suspension Management o Gestión Activa de la Suspensión) de serie, ofrece ahora una diferenciación todavía mayor entre rendimiento y confort. Además, el 911 Turbo S ofrece una gama completa de equipamientos para realzar el dinamismo en la conducción: el sistema PDCC, un mecanismo que compensa el balanceo, es de serie, al igual que el sistema de frenos cerámicos PCCB.

Los nuevos modelos Porsche 911 Turbo y 911 Turbo S estarán disponibles en América Latina y el Caribe desde mediados de febrero de 2016.