El Salón de Los Ángeles trajo lanzamientos y buenas noticias para los mercados americanos, sin dudas el Alfa Romeo Stelvio robó reflectores, desde el diseño hasta el apartado mecánico que lo posiciona por arriba de modelos de más tradición. Porsche se atrevió a cambiar sus motores a posición central para un vehículo de competencias aunque se supone esto no obliga a la marca a crear uno de calle con esta configuración. Jaguar sorprendió con el refinamiento de su nuevo modelo 100 % eléctrico. Y Mazda enseño que el diseño no está peleado con los autos de carreras y nos muestra su apuesta para el 2017 en Le Mans.